Búsqueda de resultados inmediatos con tu equipo

Búsqueda de resultados inmediatos con tu equipo

Búsqueda de resultados inmediatos con tu equipo a través de tus gritos a los jugadores. Hacen mucho daño porque pierden la motivación.

Valentía y Madurez de sus palabras

Estamos presenciando un partido en un club de la ciudad. El entrenador mantiene un enfoque agresivo hacia los jugadores, con broncas y gritos que se oyen incluso fuera del campo. La tensión era palpable y los jugadores se encontraban desanimados y frustrados.

Esta actitud generaba un ambiente tenso y poco motivador en el equipo. Los jugadores comienzan a perder la ilusión por seguir luchando. Además la diferencia de goles era amplia. Los gritos y las broncas del entrenador continúan, acentuando aún más la presión sobre sus jugadores.

El capitán del equipo, Marcos, se acercó al entrenador en el descanso y, en lugar de hablar con enojo o resentimiento, se dirigió a él con calma y sinceridad.

–“Creo que todos estamos tratando de hacer lo mejor que podemos, pero la forma en que nos hablas no nos está ayudando”, expresó Marcos con voz firme pero respetuosa.

El entrenador se sorprendió por la valentía y la madurez de las palabras de Marcos. Se detuvo por un momento. Le había impactado el comentario de Marcos y la forma de expresarlo. Por unos instantes se generó un silencio. Era un buen entrenador pero algo pasaba en los partidos que gritaba mucho a sus jugadores. Marcos le había ayudado a darse cuenta de su error.

Un cambio radical

Tras una reflexionó sobre su actitud y su impacto en los jugadores, algo emocionado comentó:

–Gracias Marcos por tu sinceridad y comprensión. Creo que he estado demasiado enfocado en la búsqueda de resultados inmediatos y habían pasado por alto la importancia de construir un ambiente positivo y motivador. Nunca nadie me había hablado así.

El entrenador se disculpó con el equipo y prometió hacer las cosas de manera diferente. Decidió implementar una nueva estrategia de comunicación, basada en el respeto, la empatía y el feedback constructivo. A partir de ese momento, se comprometieron a apoyar y motivar a los jugadores de una manera más positiva.

Con el nuevo enfoque del entrenador, el equipo comenzó a trabajar en conjunto, enfocándose en mejorar y aprender de sus errores. Los jugadores se sintieron escuchados y valorados, lo que fortaleció su confianza y motivación.

Los errores del entrenador

Los errores del entrenador

Uno de los problemas más importantes en el fútbol base es que los entrenadores se dedican a echar broncas a sus jugadores en lugar de ofrecerles un “feedback” regular. Los jugadores suelen quedarse estancados en su desarrollo futbolístico. No recibir información sobre sus fortalezas y áreas de mejora dificulta su capacidad para trabajar en aspectos específicos de su juego y mejorar sus habilidades técnicas y tácticas.

Además se desmotivan con tanta bronca: El “feedback” constante y constructivo ayuda a mantener la motivación de los jugadores para seguir mejorando. Es esencial para que los jugadores corrijan sus errores. Sin “feedback”, los jugadores pueden no ser conscientes de las áreas en las que necesitan mejorar y pueden continuar cometiendo los mismos errores una y otra vez. Esto puede llevar a la frustración y al estancamiento en su desarrollo.

Como consecuencia de todo esto, pierden la confianza y seguridad en sus habilidades y conocimientos del juego. Cuando los jugadores no reciben retroalimentación regular, pueden comenzar a dudar de sí mismos y a perder la confianza en su juego. Esto puede afectar negativamente su desempeño y su actitud hacia el fútbol.

¿Cómo puedes aplicarlo en tu club?

Para mejorar el club y resolver el problema de la falta de “feedback” constructivo por parte de los entrenadores, es importante implementar estrategias y cambios en la forma en que se aborda el entrenamiento y la comunicación con los jugadores. 

comunicación abierta

Promueve una atmósfera agradable en la que los jugadores se sientan cómodos compartiendo sus problemas y opiniones con los entrenadores. Los entrenadores deben estar preparados para escuchar y responder de manera constructiva, sin temor a represalias. La confianza es clave para una comunicación abierta y efectiva.

Practica la escucha activa al interactuar con los jugadores. Presta verdadera atención a lo que dicen, mostrando interés y empatía hacia sus inquietudes y comentarios.

Facilita múltiples vías de comunicación para que los jugadores puedan expresarse. Además de las conversaciones personales, utiliza medios digitales, como correos electrónicos o aplicaciones de mensajería, para que los jugadores se sientan más cómodos al compartir sus pensamientos.

Programa reuniones regulares uno a uno entre los entrenadores y los jugadores para brindar “feedback” individualizado. En estas sesiones destaca las fortalezas del jugador y señala áreas específicas en las que pueden mejorar.

Transmite los comentarios de manera constructiva, resaltando los aspectos positivos y ofreciendo sugerencias para la mejora. Evita el lenguaje negativo o crítico. Suele desmotivar a los jugadores.

Además de la retroalimentación del entrenador, anima a los jugadores a que realicen comentarios entre ellos. Creas un sentido de comunidad y compañerismo, y permites que los jugadores aprendan unos de otros.

Deja claro que valoras la comunicación abierta y que estás dispuesto a escuchar y responder a las inquietudes de los jugadores. De esta manera, animas a los jugadores a compartir sus pensamientos sin temor.

Celebra y reconoce a aquellos jugadores que se comunican de manera efectiva y brindan “feedback” constructivo. Esto animará a otros a seguir su ejemplo.

Si surge algún conflicto o discrepancia, abórdalo de manera constructiva y justa. Ayuda a los jugadores a resolver problemas y llega a soluciones justas. De esta forma  refuerzas la importancia de una comunicación abierta y respetuosa.

Establecer una cultura de comunicación abierta y efectiva en el club permite que los jugadores se sientan valorados, motivados y comprometidos con su desarrollo futbolístico. Además, esto también fortalecerá los lazos dentro del equipo y mejorará el ambiente general del club.

feedback positivo

Los entrenadores aplican los principios fundamentales de la retroalimentación constructiva, si se centran en el comportamiento y no en la persona. Y si son específicos en los comentarios y ofrecen soluciones prácticas para la mejora.

De la misma forma, enseña a los entrenadores a equilibrar la corrección con elogios. Señala áreas de mejora, pero antes reconoce y elogia los esfuerzos y logros de los jugadores. Cuando destacamos lo positivo, es más sencillo que acepten y asuman sus errores y se esfuercen más por mejorar. Has creado un ambiente positivo y de apoyo fundamental.

Una buena corrección no puede ser genérica sino específica. Ayuda a los jugadores a comprender exactamente qué aspectos de su juego necesitan mejorar y cómo hacerlo. En lugar de decir simplemente “juega mejor”, los puedes comentar, por ejemplo, “trabaja en mejorar tu precisión en los pases cortos”.

Además de identificar áreas de mejora, mentaliza a los entrenadores en ofrecer sugerencias prácticas para ayudar a los jugadores a superar sus errores o carencias. Diseña ejercicios específicos para implementar durante el entrenamiento. De esta forma, les brindas a los jugadores una oportunidad clara para su progreso. Por ejemplo:

  • Si un jugador tiene dificultades en el regate, puedes recomendarle ejercicios específicos para mejorar el control del balón y la técnica del regate.
  • Si un jugador tiene problemas con el posicionamiento defensivo, proporciónale pautas tácticas y ejercicios para trabajar en la comprensión del juego y la colocación adecuada.

Estas sugerencias deben ser realistas y adaptadas a las habilidades y nivel de cada jugador.

El diálogo bidireccional crea una relación más sólida y confiada entre los entrenadores y los jugadores.

como medir el progreso

Estas evaluaciones permiten medir el progreso de cada jugador, identificar áreas de mejora y reconocer fortalezas.

Las evaluaciones deben realizarse de forma periódica, preferiblemente al final de la temporada, así como en puntos clave durante el año futbolístico. Con la evaluación ofreces una visión completa del progreso a lo largo del tiempo y puedes adaptar el plan de mejora de tus jugadores según sus necesidades.

Las evaluaciones abordan los aspectos técnicos (habilidades individuales, regate, disparo, etc.) los tácticos (posicionamiento, toma de decisiones, trabajo en equipo, etc.) físicos (velocidad, resistencia,…) y los actitudinales (esfuerzo, compromiso, disciplina…) Proporcionas una imagen muy completa del rendimiento de los jugadores en el campo y fuera de él.

Cada evaluación debe ser individualizada, enfocándose en las necesidades únicas de cada jugador.  Al ofrecer retroalimentación personalizada, es más sencillo diseñar planes de desarrollo efectivos.

Establece criterios claros y objetivos para las evaluaciones. Es la clave para garantizar que el proceso sea justo y coherente. Los criterios deben ser transparentes y conocidos por todos los jugadores y entrenadores involucrados en el proceso de evaluación. Para que realmente sea útil, deben entender el informe que se les entrega. Y, a la vez, ha de motivarlos a seguir mejorando.

Para obtener una evaluación más completa y precisa, es recomendable utilizar múltiples fuentes de información: observaciones durante los partidos y entrenamientos, análisis de video, datos estadísticos y la opinión de otros miembros del cuerpo técnico.

El objetivo principal de las evaluaciones es el desarrollo de los jugadores. Tiene que quedar claro desde el primer momento. Enfatiza la importancia de aprender de los resultados, sean positivos o negativos y utiliza la retroalimentación para mejorar sus habilidades y su rendimiento en el futuro.

Al compartir los resultados de las evaluaciones con los jugadores, es esencial hacerlo en un ambiente positivo y constructivo. Enfoca la evaluación en el crecimiento y la mejora, con sugerencias prácticas necesarias para que los jugadores puedan trabajar en sus puntos débiles.

Después de la evaluación, trabaja con cada jugador para establecer metas claras y alcanzables basadas en los resultados obtenidos. Define objetivos específicos y medibles que ayudará a los jugadores a mantener el enfoque y la motivación para la mejora continua.

A lo largo de la temporada, realiza seguimientos periódicos para revisar el progreso de los jugadores hacia sus metas. Reajusta el plan de desarrollo según sea necesario. Continúa ofreciéndoles apoyo y retroalimentación constante para el crecimiento individual y colectivo.

utilizar la auto crítica

Al alentar a los jugadores a reflexionar sobre su propio rendimiento y desarrollo, les ofreces la oportunidad de tomar conciencia de sus fortalezas y áreas de mejora, lo que les permite estar más predispuestos en su crecimiento y aprendizaje.

Para fomentar la autorreflexión, establece un ambiente de confianza. Los jugadores deben sentirse cómodos para compartir sus reflexiones sin temor a críticas o juicios negativos. Este entorno seguro les permite permanecer abiertos y dispuestos a ser honestos consigo mismo y con los demás.

Es muy útil que los entrenadores formulen preguntas que lleve a los jugadores a reflexionar sobre su rendimiento. Por ejemplo, pregúntales:

–– “¿Qué aspectos de tu juego crees que has mejorado?” o “¿En qué áreas sientes que necesitas trabajar más?” 

No cabe duda que este tipo de preguntas estimulan la autorreflexión y la autoevaluación.

Ver videos de partidos y entrenamientos con los jugadores es una excelente forma de facilitar la autorreflexión. Al observar su propio juego desde una perspectiva externa, los jugadores identifican con mayor facilidad sus aciertos y errores.  En definitiva, comprenden mejor cómo pueden mejorar.

Anima a los jugadores a cuestionar sus acciones y decisiones realizadas durante el partido. Por ejemplo, después de un partido, pueden preguntarse:

–– “¿Por qué tomé tal decisión en ese momento del partido?” o “¿Qué podría haber hecho de manera diferente en esa situación?”.

La autorreflexión no solo se aplica al rendimiento técnico y táctico en el campo, sino también al desarrollo personal fuera del fútbol. Estimula a tus jugadores a reflexionar sobre cómo pueden aplicar las habilidades que adquieren en el fútbol en su vida diaria y cómo el fútbol ha influido en su crecimiento como individuos.

La autorreflexión promueve una mentalidad de crecimiento y mejora continua, lo que permite a los jugadores tomar un papel activo en su desarrollo futbolístico y alcanzar su máximo potencial dentro y fuera del terreno de juego.

objetivos alcanzables

Al ayudar a los jugadores a definir metas específicas y realistas, les proporcionas una dirección clara para mejorar en diferentes aspectos del juego. El proceso de establecer, seguir y alcanzar estas metas no solo mejora sus habilidades técnicas y tácticas, sino que también contribuye significativamente a mantener su motivación y compromiso con el deporte.

Para establecer metas efectivas, trabaja de cerca con los jugadores para identificar áreas específicas de mejora. Estas metas deben ser específicas, medibles, alcanzables, relevantes y con un límite de tiempo, es decir, seguir el enfoque SMART (Específicas, Medibles, Alcanzables, Relevantes y Con límite de tiempo). 

Por ejemplo, en lugar de establecer una meta general cómo “mejorar el regate”, define una meta más específica como “mejorar la técnica de regate para superar a los defensores en 8 de cada 10 intentos durante los entrenamientos de la próxima semana”.

Una vez que se han establecido las metas, es esencial realizar un seguimiento continuo de su progreso. Ofrece retroalimentación regular a los jugadores y evalúa su rendimiento en relación con las metas establecidas. Si utilizamos el objetivo del regate la información que le puedes dar sería: 

“Enhorabuena, has conseguido 5 regates de 10. No has llegado al objetivo todavía pero estás cerca. Observo que siempre utilizas el mismo regate y el defensa ya lo conoce, debes buscar ser más creativo para sorprender más al defensa”

Este seguimiento permite a los jugadores comprender dónde se encuentran en su camino hacia el logro de sus metas y qué ajustes pueden establecer para alcanzarlas.

Además de controlar su progreso, es importante reconocer y celebrar los logros alcanzados por los jugadores. El reconocimiento positivo refuerza la sensación de logro y aumenta la motivación para continuar trabajando en el desarrollo de habilidades.

Es crucial que las metas sean desafiantes pero realistas. Establecer metas inalcanzables puede llevar a la frustración y a la pérdida de motivación. Metas demasiado fáciles pueden generar un estancamiento en el desarrollo. Guía a tus jugadores para encontrar el equilibrio adecuado. Define metas que les inspiren a esforzarse más y superarse a sí mismos.

esfuerzo

Celebrar el esfuerzo y la mejora ayuda a mantener a los jugadores motivados y comprometidos con su desarrollo en el fútbol. 

Reconoce los progresos y logros individuales, independientemente de los resultados en el campo. Refuerza una mentalidad de crecimiento y empuja a los jugadores a seguir esforzándose para alcanzar su máximo potencial.

No te olvides nunca de valorar y aplaudir el esfuerzo y la dedicación de cada jugador. Enfócate en el proceso y en el trabajo duro, más que en los resultados inmediatos. Los jugadores se sentirán reconocidos y valorados por su mejora constante. Por ejemplo, elogia a un jugador por su intensidad en los entrenamientos o por su actitud positiva en situaciones difíciles. Con esto consigues reforzar la importancia del esfuerzo y les motivas a seguir dando lo mejor de sí mismos.

Al celebrar sus pequeñas o grandes mejoras, fomentas una cultura de aprendizaje y mejora continua en el equipo. Si un jugador ha superado sus propios registros en algún aspecto del juego, esto debe ser reconocido y celebrado, independientemente de si eso se tradujo en una victoria en un partido. 

Resalta el proceso de aprendizaje y destaca cómo han mejorado en comparación con su rendimiento anterior.  Incentivas a los jugadores a mantenerse enfocados en su crecimiento personal y colectivo.

Además, el reconocimiento del esfuerzo y la mejora contribuyen a fortalecer la autoconfianza de los jugadores. Cuando son valorados y apreciados por su trabajo duro, se sienten más seguros en sus habilidades y tienen una actitud positiva hacia los desafíos futuros. Esta autoconfianza es crucial para enfrentarse luego a situaciones difíciles en el campo y para seguir esforzándose a pesar de los obstáculos.

Los elogios genéricos pierden impacto, por lo que es importante reconocer de manera concreta qué es lo que el jugador ha mejorado y por qué es un logro significativo. Por ejemplo, en lugar de decir “Buen trabajo”, se puede decir:

–– “Has mejorado mucho tu técnica de pase. Ahora tienes un golpeo mucho más preciso y eso está marcado una diferencia en el juego del equipo”.

Al reconocer y valorar sus progresos, creas un ambiente positivo y enriquecedor en el que los jugadores se sienten inspirados a seguir esforzándose y a buscar constantemente la mejora en su juego y en su vida.

crear un entorno positivo

Un ambiente de colaboración, compañerismo y respeto no solo contribuye a un clima emocionalmente saludable, sino que también promueve un crecimiento más significativo en el rendimiento individual y colectivo. Al fomentar una cultura positiva, los jugadores se muestran más abiertos al recibir “feedback” constructivo y están más dispuestos a esforzarse para mejorar sus habilidades.

Para crear un entorno positivo, los entrenadores y el cuerpo técnico deben ser un modelo de comportamiento y actitud que los jugadores imitan. Fomenta la colaboración y el trabajo en equipo. Se logra mediante actividades de entrenamiento que requieren la cooperación de todos los jugadores, enfatizando la importancia de apoyarse y celebrar los éxitos colectivos.

Además, cultiva un ambiente de respeto en todo momento. Enséñales a respetar las diferencias individuales entre ellos, incluyendo sus fortalezas, debilidades y estilos de juego. Fomenta la tolerancia y la comprensión, consiguiendo un espacio en el que cada jugador se sienta valorado y escuchado.

El “feedback” también juega un papel crucial en la creación de un entorno positivo. Al resaltar los puntos fuertes, se refuerza la confianza de los jugadores, lo que les permite recibir críticas de manera más abierta y motivadora.

Es muy interesante fomentar el “feedback” entre tus propios jugadores. Que realicen siempre comentarios constructivos que generen el apoyo mutuo y de mejora continua. El equipo fortalece la unidad, ya que se sienten unos responsables de los otros y trabajan juntos hacia objetivos comunes.

La comunicación abierta y honesta es clave para mantener un entorno positivo. Los entrenadores deben estar disponibles para escuchar las preocupaciones, opiniones y sugerencias de los jugadores en un ambiente de confianza.

tecnología

El uso de la tecnología en el fútbol base ha demostrado ser una herramienta valiosa para mejorar el rendimiento de los jugadores y facilitar su desarrollo. 

Al emplear herramientas tecnológicas para analizar y dar seguimiento al rendimiento del jugador, los entrenadores obtienen una visión más objetiva y detallada que permite identificar áreas específicas para mejorar y establecer objetivos realistas y medibles.

Una de las herramientas tecnológicas más comunes utilizadas en  el fútbol base es el análisis de video. Mediante el uso de cámaras durante los partidos y entrenamientos, grabas las acciones de los jugadores y luego puedes revisarlas con todo detalle. Aunque te lleva más tiempo por tu parte al tener que revisar las imágenes, no debe ser un inconveniente porque la información que te ofrece es de gran valor.

Esta retroalimentación te proporciona información visual muy valiosa sobre la técnica, el posicionamiento, la toma de decisiones y otros aspectos del juego. Consigues que los entrenadores puedan establecer objetivos claros y específicos para cada jugador y facilitas una dirección más precisa para su mejora.

Otra herramienta tecnológica útil es el uso de aplicaciones y dispositivos de seguimiento de rendimiento. Estas herramientas recopilan datos durante los entrenamientos y partidos, como la distancia recorrida, la velocidad, la frecuencia cardíaca y otros parámetros físicos. 

Al recopilar y analizar estos datos, los entrenadores descubren más a fondo el nivel de condición física de cada jugador y su rendimiento en el campo. Esta información te permite adaptar tus entrenamientos y establecer objetivos personalizados para mejorar la resistencia, la velocidad u otros aspectos físicos.

El uso de plataformas en línea y aplicaciones de gestión de equipos también puede ser interesante. Estas herramientas facilitan la comunicación entre entrenadores, jugadores y padres. Mejora la coordinación y la organización del equipo. Además, estas plataformas pueden servir como un espacio para que los jugadores revisen sus propias metas, compartan videos de su trabajo y reciban comentarios adicionales del cuerpo técnico.

Es importante mencionar que, si bien la tecnología es una herramienta poderosa, no debe reemplazar la interacción humana y la orientación de los entrenadores. 

La tecnología debe usarse como un complemento para mejorar la toma de decisiones y el desarrollo de los jugadores, pero no debe sustituir el enfoque en la enseñanza, la motivación y el apoyo que los entrenadores ofrecen en persona.

Paciencia y constancia

Es importante reconocer que los cambios significativos no ocurren de la noche a la mañana, y que se necesita tiempo y esfuerzo para implementar y ver resultados auténticos.

En primer lugar, es básico que los entrenadores y directivos comprendan que mejorar el desarrollo de los jugadores es un proceso gradual. Es bueno establecer con tus jugadores expectativas realistas desde el principio. Te ayudará a evitar frustraciones y a mantener un enfoque positivo y comprometido a lo largo del tiempo.

La constancia es clave para asegurar que las estrategias y enfoques aplicados se mantengan en el tiempo. Si vas realizando cambios constantes puedes causar confusión y rechazo entre los jugadores y el cuerpo técnico. Es fundamental mantenerte fiel a los principios y valores que has establecido en el club. 

La constancia también permite que los jugadores se adapten gradualmente a las nuevas prácticas y enfoques. Aumentas la probabilidad de que los cambios se interioricen y perduren a largo plazo.

La paciencia juega un papel especial cuando se trata de ver resultados tangibles. A veces, los cambios pueden llevar tiempo para mostrar su impacto en el rendimiento de los jugadores. Recuerda que cada jugador es diferente. Puede necesitar un tiempo variable para adaptarse y mejorar. Sé paciente y continúa apoyando a tus jugadores en su desarrollo individual. Piensa que estás construyendo una base sólida para su éxito futuro.

Además, es importante comunicar a todos los involucrados, incluidos los jugadores, los padres y el cuerpo técnico, la importancia de la paciencia y constancia en el proceso de mejora. La transparencia en la comunicación ayuda a mantener a todos unidos en torno a los objetivos y a entender que los resultados no son inmediatos, sino que requiere perseverancia y trabajo constante.

Muestra un compromiso serio por una visión formativa a largo plazo. Para conseguirlo hay que estar abierto a la retroalimentación y a reorientar las estrategias, si es necesario. Mantén siempre el enfoque en el crecimiento positivo de los jugadores.

Construye una base sólida para alcanzar los objetivos a largo plazo. Los cambios necesitan tiempo y ser constantes en la aplicación de estrategias. 

lider

Tanto los entrenadores como los capitanes del equipo tienen un papel fundamental. Su comportamiento y actitud ejemplares, arrastra positivamente a los demás miembros del equipo. 

Promueve un enfoque de liderazgo basado en el respeto, la empatía y la inspiración. Un líder positivo se preocupa por el bienestar de los jugadores y los motiva a dar lo mejor de sí mismos en cada entrenamiento y partido. Esto se logra al establecer una comunicación abierta y constructiva, donde los jugadores se sientan cómodos para expresar sus pensamientos y preocupaciones.

Además, tus entrenadores deben ser un modelo en términos de conducta y ética. Un liderazgo positivo implica mostrar integridad y valores en el trato con los jugadores, compañeros de equipo y rivales. Respeta las reglas y trata a todos sus jugadores con equidad. Estás ofreciendo un ejemplo positivo, que luego ellos imitan.

Como representantes del equipo, los capitanes tienen la responsabilidad de mantener la cohesión y el espíritu de equipo. Deben ser líderes inspiradores que motiven a sus compañeros a dar lo mejor de sí mismos y a trabajar juntos para alcanzar los objetivos comunes.

Un buen capitán fomenta el liderazgo positivo ofreciendo en todo momento retroalimentación constructiva a sus compañeros de equipo. Anima a todos a mejorar reconociendo y destacando sus esfuerzos.

Otra faceta del capitán como líder es la de apoyar a los compañeros en los momentos difíciles y ser un ejemplo de perseverancia y trabajo duro. Los capitanes deben demostrar una actitud positiva, que motive a los demás a superar los desafíos y a seguir mejorando.

Al establecer una comunicación constructiva y un ambiente donde se valora el esfuerzo y la mejora, se crea un equipo cohesionado y comprometido con el éxito colectivo. Los jugadores se sienten más motivados y confiados para enfrentarse a los diferentes desafíos y alcanzar su máximo potencial en el fútbol y en la vida.

desarrollo a largo plazo

Enfocarse en el desarrollo a largo plazo en el fútbol base es una estrategia que promueve un crecimiento más sólido y sostenible en los jugadores. 

Cambia el enfoque. No busques resultados inmediatos. Céntrate en la mejora individual y prioriza el desarrollo integral de cada futbolista. Beneficias a tu equipo a largo plazo y ofreces una base más sólida para el éxito colectivo.

Cuando el objetivo principal es el desarrollo a largo plazo, puedes enfocarte en identificar y nutrir las habilidades únicas de cada jugador. Cada futbolista tiene fortalezas y debilidades distintas que necesita mejorar seriamente para que cada uno pueda alcanzar su máximo potencial. Diseña los entrenamientos pensando en cada jugador. Ofrece oportunidades para que cada uno trabaje en aquellos conceptos específicos que necesita mejorar.

El desarrollo a largo plazo también se centra en el progreso constante, en lugar de resultados inmediatos. Si bien ganar partidos es importante, el objetivo principal es que los jugadores adquieran habilidades y conocimientos que les sirvan en su carrera futbolística y en su vida en general. Este enfoque disminuye la presión excesiva sobre los resultados y permite que los jugadores disfruten del proceso de aprendizaje y mejora.

Al adquirir una base sólida de habilidades y conocimientos técnicos y tácticos, les preparas para enfrentarse a desafíos más complejos a medida que avanzan en su carrera futbolística. Además, al aumentar en el crecimiento individual, los jugadores se sienten más motivados y comprometidos a esforzarse para mejorar, lo que contribuye a un ambiente de trabajo más positivo y enriquecedor.

El enfoque en el desarrollo a largo plazo también permite que los jugadores experimenten un crecimiento equilibrado en todas las áreas del juego, incluidas las habilidades técnicas, tácticas, físicas y mentales. Al abordar el desarrollo integral de los jugadores, se garantiza que estarán preparados para enfrentar cualquier desafío que se les presente en el futuro.

Es importante mencionar que el desarrollo a largo plazo no excluye la búsqueda de resultados positivos. Al contrario, al invertir en el desarrollo individual de los jugadores, el equipo se fortalece colectivamente, lo que aumenta las posibilidades de éxito a largo plazo. 

Prioriza la mejora individual sobre los resultados inmediatos. Ofrece a cada jugador la oportunidad de alcanzar su máximo potencial y construir una base sólida de habilidades y conocimientos. 

A continuación, te presento algunos autores y libros en español que abordan temas relacionados con la mejora del club de fútbol base y la importancia del “feedback” constructivo por parte de los entrenadores

  • “Fútbol Total: Entrenamiento físico-técnico-táctico” de Horst Wein: Es una referencia clásica para entrenadores de fútbol y ofrece una visión completa del entrenamiento en el fútbol base. Aborda aspectos técnicos, tácticos y físicos del juego, y proporciona herramientas para implementar un enfoque de desarrollo a largo plazo en el club.
  • Jugar con el corazón” de Xesco Espar: Este libro se centra en la importancia del componente emocional y psicológico en el fútbol base. Xesco Espar, ex-entrenador del FC Barcelona, ​​ofrece consejos prácticos para mejorar la comunicación con los jugadores, la motivación y la gestión de emociones tanto dentro como fuera del campo.
  • Planificación y Control del Entrenamiento en Fútbol Base” de José Pérez González: Ofrece herramientas para planificar de manera efectiva el entrenamiento en el fútbol base. Proporciona pautas para diseñar sesiones de entrenamiento adaptadas a las necesidades de los jugadores y aborda la importancia del seguimiento y control del progreso.
  • El Entrenador de Fútbol Base” de Jordi Vinyals: Es una guía práctica para entrenadores de fútbol base. Aborda aspectos como la formación de jugadores, la metodología de entrenamiento, la comunicación con los padres y la gestión de equipos en diferentes edades.
  • El juego del entrenador en el fútbol base” de Sergio Mella: Ofrece una perspectiva sobre la importancia del papel del entrenador en el desarrollo de los jugadores de fútbol base. Proporcionar consejos prácticos para mejorar la comunicación y el “feedback” con los jugadores y fomentar un ambiente positivo y motivador.

Estos libros ofrecen diversas perspectivas y herramientas para mejorar el funcionamiento del club de fútbol base y abordar la falta de “feedback” constructivo por parte de los entrenadores. Cada uno de ellos puede ser una fuente valiosa de conocimientos para los entrenadores, directivos y padres interesados ​​en promover un desarrollo óptimo y una cultura positiva en el fútbol base.

Proporcionar “feedback” constante y claro, así como establecer metas individuales y colectivas, crea un ambiente de aprendizaje efectivo y motivador en el fútbol base. Los jugadores se sienten valorados, comprenden sus áreas de mejora y tienen una dirección clara para su desarrollo. Esto contribuye a mantener su motivación y compromiso a largo plazo.

Puedes intentar aplicarlo por tu cuenta o acudir a un profesional con experiencia. Yo puedo ayudarte.

¿Cómo funciona mi asesoramiento con el club? 

Se centra en tres pilares fundamentales:

  1. Los entrenadores/formadores son la clave del éxito. La idea es comprobar con qué entrenadores se cuenta, valorar si son los entrenadores que se necesitan y trabajar con ellos a lo largo del año para que su labor con los jugadores sea realmente eficaz.
  1. Los entrenamientos. Si realmente queremos mejorar los resultados a medio y largo plazo, es necesario evaluar cómo son los entrenamientos y a partir de ahí establecer las correcciones necesarias en cuanto a metodología, programación y formas de juego.
  1. La estructura general. Una vez conocemos cómo se estructura el deporte en la entidad, podremos ofrecer propuestas de mejora estableciendo un equipo de trabajo eficaz que refuerce la labor de los entrenadores. Aquí resaltamos la figura de un coordinador o varios, fundamental para el trabajo que pretendo realizar.

Objetivos prioritarios

  • En dos años como máximo, la entidad deportiva tendrá un equipo de entrenadores eficiente y de gran capacidad formativa. 
  • Contará con un coordinador bien preparado que será el eje central del buen funcionamiento de los equipos de la entidad. 
  • Prestigio de la entidad deportiva. Se podrá comprobar que en el Club se trabaja muy bien y se aprende mucho. 
  • Obtener la máxima fidelidad posible. Esa calidad es la que facilitará que muchas familias encuentren en la entidad deportiva el lugar ideal para que sus hijos jueguen al fútbol. 
  • Alto grado de satisfacción por la forma de trabajar de los entrenadores y porque los jugadores realmente aprenden y disfrutan jugando al fútbol.

Si estás interesado en recibir más información detallada no tienes más que dejarme tu nombre y email. La información te llegará de forma inmediata.

pedromarcet@solofutbolformativo.org

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Tumblr
WhatsApp
Email
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio