Caídos en la trampa

Caídos en la trampa

Caídos en la trampa. Una vez más recibo un mensaje trampa en mi móvil:

“acabo de fichar por tal equipo, el sueño de toda mi vida se ha hecho realidad. Mi hijo de 9 años jugará la próxima temporada en el mejor equipo del mundo. Te escribo para agradecértelo porque en parte tu fuiste el primero que apostaste por mi hijo y siempre le has ayudado tanto. Tu eres el primero en saberlo”

La primera reacción es positiva porque ciertamente va a jugar en un gran equipo. Pero luego, cuando miras a tu alrededor, te encuentras las mismas historias repetidas una y otra vez con finales muy penosos.

¿Por qué digo que es una trampa? 

Porque este equipo que te ha fichado tiene un objetivo muy pobre para tu hijo: ganar a sus rivales y seguir teniendo el prestigio que está obligado a mantener como sea. Tiene que ser el mejor año tras año y cada partido es un reto para el Club. Si no gana queda manchada su imagen.

¿Cómo actúan?

Se dedican a buscar jugadores por todas partes. Destrozan el trabajo que realizan otros clubes, prometiendo el sueño de su vida. Pero es una trampa porque todas esas promesas no se llegan nunca a cumplir. Y, cuando estos jugadores ya no sirven para sus ambiciosos objetivos, el pulso no les tiembla. Se deshacen de ellos porque hay otros que pueden serles más útiles. De nuevo empieza el ciclo con nuevas promesas hasta que los despiden y reciben a otros.

Y tú, como padre, que me escribías tan ilusionado, te quedas con las manos vacías, con la vergüenza de haber pasado sin pena ni gloria por ese club de los sueños y habiendo perdido un tiempo de infancia difícil de recuperar. Destrozado y con la lección bien aprendida de no caer en este mismo error nunca más.

¿Han perdido un tiempo de su infancia?

Sí, muchos de estos niños ya no tienen tiempo de jugar, de ser niños. Se han metido en un buen lío. Un taxi les recoge en su casa para realizar 3 ó 4 veces a la semana. Un traslado hasta la fabulosa ciudad deportiva para participar en un simple entrenamiento que no difiere mucho de lo que ya estaba haciendo en su club. A la vuelta, ya solo tiene tiempo de cenar y acostarse. Y eso los 365 días del año, con 9 años. Y a esto, le sumas la presión de la competición. Si no juegas bien, sabes que tienes los días contados. Siempre ves nuevos chicos a prueba que juegan en el mismo puesto que tu hijo, etc.

¿Dónde está la trampa?

Como te lo dan todo gratis, tu tienes que aguantarlo todo porque los padres no pintan nada en todo esto. Como si se tratara de profesionales. Y son niños. Si no te gusta, tienes que ser valiente e irte pero no hay narices para hacerlo. Uno se calla y empieza el sufrimiento. Estás completamente en sus manos. Y lo peor de todo es que no existe un compromiso por su parte para mantenerte. El día que no sirvas, te echan, sin más. Esperan al final de la temporada, por educación, pero te tienes que ir. Y tu ya sabes que esto puede pasar.

El caso de Alex

Dicen que los niños aprenden más jugando en estos equipos pero es mentira. Alex, un gran portero, pasó por este trauma. Le fichó un gran equipo y aunque intentamos explicárselo, cayó en la trampa. Hoy, al cabo de dos años, ha conseguido liberarse. Los padres decidieron sacarlo de allí porque no estaban de acuerdo con lo que estaba pasando. Los entrenadores trataban a su hijo como si fuera un jugador profesional. El vocabulario dejaba mucho que desear.  Los padres no estaban dispuestos a permitir que la educación que le estaban dando en casa quedara destrozada por unos señores que todo esto les da igual. Tienen un único objetivo que es ganar y colgarse una medalla que les permita ir subiendo en el engañoso camino de la competición.

Quizá os puede ayudar a entenderlo mejor si os explico que los padres estaban cansados de recoger a su hijo al final del partido habiendo jugado media parte y tocado dos veces el balón con el pie (es portero). Estos super equipos han fichado lo mejor del país y los rivales no tienen nada que hacer (con pocas excepciones) con lo que es bastante normal ganar por goleada. Ya me dirás qué puede aprender un niño que toca dos balones con el pie durante todo un partido, sábado tras sábado.

Qué ilusión puede hacerle ir a jugar los partidos si no existe un mínimo de igualdad. Dónde está el esfuerzo, dónde está la superación. No existen porque el objetivo es ganar. Da igual lo que el niño sienta o necesite. Yo tengo que subir escalones hasta llegar a lo más alto del fútbol. El protagonista no es tu hijo sino yo, el entrenador, la institución.

¿Entendéis por qué es una trampa?

Los padres de Alex decidieron sacarlo de allí y ahora está feliz, en un equipo donde tiene que luchar para conseguir ganar, donde se pierde y no pasa nada.

A este niño de 9 años que acaba de entrar en este gran equipo, le deseo lo mejor. Mientras lo utilizan para sus objetivos personales, otros niños en el mundo que no tienen todavía esa calidad, siguen trabajando duro para mejorar con el mismo sueño de llegar a ser futbolistas profesionales. Con el tiempo, al estar libres de presiones, al tratarlos como niños, al tener que superarse constantemente porque cada partido tiene un grado de dificultad muy grande, esos niños llegarán a cadetes y serán los que realmente sustituirán al de 9 años que entra con toda la ilusión pero que está completamente quemado por su club. No ha crecido al mismo ritmo que los demás niños y sus cualidades que eran superiores a las de tantos niños se han equiparado o han sido superadas con creces. Se ha quedado estancado.

Esta es la razón por la que confirmo que esto es una trampa. Luego dirán que a tu hijo le ha faltado un poco de suerte, que le falta tal o cual cualidad para seguir en el equipo pero la culpa de este nuevo fracaso es de ellos y no de tu hijo. Sin embargo, es tu hijo el que lo va a pagar. Y todo esto no sale nunca a la luz. Pero eso es así.

No podría escribir este artículo si no tuviera la confirmación de tantos jugadores a los que aprecio mucho que se han quedado sin su sueño porque han caído en la trampa de los equipos grandes.

Marc, Luis, Alex, Dani, Armand, Arnau, son los nombres propios de algunos de los chicos que he conocido y que entraron en un club grande muy pronto, que me escribieron una carta o me llamaron como tú hoy estás haciendo. Me agradecían el trabajo que se había hecho con su hijo y comentaban que empezaban una nueva etapa. Hoy en día estos niños ya no están en este club, los han echado a todos. Ahora te toca a ti vivir esa penosa experiencia que quizá te puedes ahorrar si tienes un poco de sentido común.

    Facebook
    Twitter
    LinkedIn
    Pinterest
    Tumblr
    WhatsApp
    Email
    Telegram

    29 comentarios en “Caídos en la trampa”

    1. Pero no es esto fútbol?, o que es esto Sr. Marcet?, deben los jugadores renunciar a los fichajes?, estoy hecha un lío, si los fichan porque los fichan, si no los fichan porque no los fichan, si nos gustan los proyectamos, si no nos gustan apenas les enseñamos, ahí los tenemos que ni fu ni fa, ay Dios, este mundo futbolístico es realmente desconcertante, turbio y peligroso, debemos realmente preparar bien a los chicos porque lo necesitan, me asusta de veras el como funcionan las cosas en este deporte, pero yo apuesto por los chiquillos que aman este deporte y saben vivir y disfrutar de las experiencias en su momento sin mirar mas allá del día siguiente, el mañana Dios dirá, vosotros pequeñas gra des personas disfrutad, aprended, soñad también ques bien bonito pero sobretodo pisad bien en el suelo y vivid, vivid lo máximo y mas bonito posible vuestras experiencias siempre desde el ángulo del aprendizaje y la formación, animo chicos y que a edad adulta os siga gustando el deporte tanto como ahora, vosotros soys lo mejor. Gracias.

    2. Estoy de acuerdo con todo.
      El problema que tenemoms los padres,creo en general, es que nos dejamos llevar por las ganas de que el niño llegue a un gran equipo, y efectivamente, no se valora el riesgo y el efecto que pueda tener sobre el niño, si pasa lo que indicas, que por otra parte es lo más normal. Además están los alagos y promesas, que esos clubes te hacen, y que te hacen no ver lo que realmente piensas.
      La mayoría es consciente de ese riesgo, pero el subsconsciente y el pensar "a mí no me va a pasar" o "tiempo que gana", hace que efectivamente ese tiempo lo pierda porque además cuando se entra en esos equipos, por lo general, también se deja la Escuela que le formó en paralelo con el club, y de entrenar y aprender y formarte y ser alguien en el club, se pasa directamente a COMPETIR y ser un NÚMERO.
      El problema está en saber en qué momento se debe dar el paso, y que no sea demasiado tarde.

    3. Estoy de acuerdo con todo.
      El problema que tenemoms los padres,creo en general, es que nos dejamos llevar por las ganas de que el niño llegue a un gran equipo, y efectivamente, no se valora el riesgo y el efecto que pueda tener sobre el niño, si pasa lo que indicas, que por otra parte es lo más normal. Además están los alagos y promesas, que esos clubes te hacen, y que te hacen no ver lo que realmente piensas.
      La mayoría es consciente de ese riesgo, pero el subsconsciente y el pensar "a mí no me va a pasar" o "tiempo que gana", hace que efectivamente ese tiempo lo pierda porque además cuando se entra en esos equipos, por lo general, también se deja la Escuela que le formó en paralelo con el club, y de entrenar y aprender y formarte y ser alguien en el club, se pasa directamente a COMPETIR y ser un NÚMERO.
      El problema está en saber en qué momento se debe dar el paso, y que no sea demasiado tarde.

    4. Pero no es esto fútbol?, o que es esto Sr. Marcet?, deben los jugadores renunciar a los fichajes?, estoy hecha un lío, si los fichan porque los fichan, si no los fichan porque no los fichan, si nos gustan los proyectamos, si no nos gustan apenas les enseñamos, ahí los tenemos que ni fu ni fa, ay Dios, este mundo futbolístico es realmente desconcertante, turbio y peligroso, debemos realmente preparar bien a los chicos porque lo necesitan, me asusta de veras el como funcionan las cosas en este deporte, pero yo apuesto por los chiquillos que aman este deporte y saben vivir y disfrutar de las experiencias en su momento sin mirar mas allá del día siguiente, el mañana Dios dirá, vosotros pequeñas gra des personas disfrutad, aprended, soñad también ques bien bonito pero sobretodo pisad bien en el suelo y vivid, vivid lo máximo y mas bonito posible vuestras experiencias siempre desde el ángulo del aprendizaje y la formación, animo chicos y que a edad adulta os siga gustando el deporte tanto como ahora, vosotros soys lo mejor. Gracias.

    5. Agradezco el tono de la intervención porque parece ser que mi última intervención ha creado algo de polémica. Quiero adelantar que yo mismo estoy aprendiendo mucho de estos diálogos en el blog porque me hacen pensar mucho cada una de vuestras intervenciones. Quiero responder a tu pregunta con un caso real. Antonio es un portero alevín que se nos ha quedado pequeño y, ciertamente se comentó la situación. ¿Buscamos otro o seguimos con él? Tiene mucha calidad pero por arriba no hay nada que hacer. El equipo está arriba y necesita seguridad. En esos momentos, no debemos dejarnos llevar por las urgencias. Hemos de acudir a nuestros principios: ¿ganar o formar? No hay color. Defenderemos a muerte a este portero porque en su momento lo escogimos para un proyecto de formación. Si lo escoges tienes un compromiso de formarlo hasta el final, no puedes dejarlo en la estacada por el simple hecho de que no rinde lo suficiente.

      1. Quiero marcar un estilo a esta página en la que no quiero crear ningún tipo de polémica. Este artículo está claro que ha gustado a unos y a otros no les ha parecido bien. Pido disculpas. Posiblemente no tengo que dar consejo a nadie y no se trata de esto. Simplemente expreso mi opinión después de muchos años de experiencia en mi blog para el que lo quiera leer pero no quiero decir que tenga la verdad porque existen muchas variantes que he podido apreciar en las intervenciones de tantas personas que he recibido en estos días. Gracias por vuestra comprensión y espero poder seguir en contacto con todos vosotros.

    6. Muchas gracias por su aclaración Sr. Marcet. Me queda claro entonces que el niño que deseaba formar parte de su entidad se quedará fuera debido a la falta de plazas.
      Le explicaré otro caso.
      Un niño que yo entrenaba, decidió marchar a un club con un presupuesto bastante elevado y en el cual se suponía que podría estar mejor preparado que con nosotros.
      Tenía 13 años cuando marchó y cuando llegó a los 19 ya había debutado en la división superior de baloncesto en nuestro país.
      Desgraciadamente un accidente sufrido le imposibilito el realizar determinados movimientos por lo cual se vio en la obligación de tener que dejar la práctica de un deporte que a tan corta edad, ya le había ofrecido bastante felicidad como niño y como persona.
      El club al cual pertenecía se volcó totalmente en su ayuda y gracias al trabajo que le ofrecieron, ahora está en una situación social y económica envidiable.
      ¿Cree que los padres de este muchacho que no ha podido llegar a "lo mas alto" están molestos con la decisión que tomaron?
      Existen escuelas de basquet que en las épocas de semana santa o navidad realizan campus dónde acogen a los niños que deseen acudir sin necesidad de ofrecer un intercambio económico a cambio. Esto es mirar por la formación de los niños. El resto, es un negocio creado con la intención de educar a los niños a cambio de cantidades económicas en ocasiones, vergonzosas. A este resto yo lo considero NEGOCIO. Niños que pagan por aprender pero si viene otro club invitando a cambiar de aires al niño, entonces no es necesario que pague su cuota. Con esta acción solo se busca el bienestar del niño… por favor.
      Hablando de por favor, no confundamos la frustración de unos padres exacerbados por no conseguir el sueño que deseaban para ellos a través de un hijo, con lo que realmente se intenta enseñar por TODOS (he dicho TODOS) los educadores deportivos. Amar y respetar el deporte.
      Somos un país de tramposos (ver la cantidad de casos de doping en nuestro deporte o simplemente la actuación de nuestros políticos), no lo convirtamos también en un país de envidias y prepotencia donde publiquemos nuestra superioridad como educadores basándonos en la mala intencionada educación que intentan ofrecer otros.
      realcemos nuestros puntos fuertes para vendernos mejor, pero no critiquemos la libertad de decisión que desgraciadamente cada día ya nos la van recortando bastante como para que lo hagamos entre nosotros también.
      Atentamente Txema, PADRE, educador, entrenador y Profesor en Coaching Deportivo.

      1. Tienes toda la razón del mundo y pienso que hoy me has enseñado una cosa más que me ha encantado: hemos de evitar crear un mundo de envidias y prepotencias resaltando nuestros puntos fuertes. Es algo que ya sabía pero quizá el artículo no lo respetaba. Tienes toda la razón y espero poder corregirlo en adelante.

    7. Cierto es que muchos se quedan en el camino y sólo unos pocos llegan, pero independientemente de ello, ese crío de 9 años estará viviendo una de sus grandes ilusiones y durante ese periodo de tiempo (largo o corto)será el niño más feliz del mundo. De esto se trata señor Marcet, de la felicidad de un niño, de sus ilusiones, ¿qué padre se va a negar a la ilusión más grande de un hijo?.Por otra parte, lo crea o no, en el momento de nacer ya experimentamos la primera pérdida con la separación de nuestra madre del vientre materno, pérdidas y fustraciones que debemos aprender a asimilar,elaborar y tolerar a lo largo de la vida, que junto con las alegrías es lo que nos hace crecer y madurar como personas. No se preocupe si este crío se queda en el camino, estoy segura que sus padres y familiares le ayudarán a tolerar esa fustración, de momento que disfrute y se divierta, que viva el momento y no se preocupe por el mañana.
      Además, como he dicho al principio,sólo unos pocos llegan, quizás ese crío tenga la suerte de ser uno de ellos, sinó lo intenta no lo sabrá nunca.
      Saludos.
      Silvia, "una tía muy orgullosa de su sobrino"

    8. El planteamiento del señor Marcet es entendible, pero… ¿cual es la solución? Todo aquel que quiera practicar un deporte colectivo de competición sabe que puede encontrar alegría o frustración, y en el buen hacer de los padres debemos encontrar el equilibrio.

      Usted quiere reivindicar la figura formadora de su club, lo cual es muy loable, pero no nos cuenta nada nuevo, es decir, ya existen muchos clubes con dinámica formadora por encima de la competidora, así como clubes cuyo principal objetivo es la victoria.

      Es el buen hacer de los padres quien va a dictaminar el camino de su hijo, ya que de igual manera que vosotros habéis elegido el camino de la formación por encima del resultado, el padre puede hacer exactamente lo mismo. Es más, incluso tomando el camino de la ilusión, son los valores transmitidos por los padres los que harán que su hijo decaiga ante la adversidad o en cambio le haga más fuerte ante ésta, aprendiendo valiosas lecciones de superación.
      Personalmente entiendo su perspectiva, pero si queremos entrar en un mundo profesional y competitivo no veo solución alguna a lo que nos plantea, más allá de ser buenas personas e intentar no herir sensibilidades siendo claro y afectivo, tanto por parte de padres y educadores.

      Como conclusión diría que efectivamente los niños se ven envueltos en una trampa que puede causarle daños durante su infancia, pero esta es la trampa de la ilusión desenfrenada e irresponsable de sus padres, tal como ese padre que le agradece que su hijo de 9 años esté en un club importante, como si con 9 años un club de fútbol fuera algo verdaderamente importante en su vida, más allá de los juguetes, amigos o familia, verdaderas bases de la educación infantil.

      1. Agradezco su intervención y solo comentarte que da gusto poder dialogar con usted. La respuesta a la pregunta que formula no es más que una opinión personal contrastada con la de otros profesionales: pensamos que el niño hasta cadete está en lo que llamamos un proceso de formación intenso y debe estar en un equipo donde se preocupen de esto. A partir de cadete, el niño está bien preparado para iniciar una nueva etapa de su vida deportiva donde la competición tienen una mayor importancia. Lo que intentaba decir es que si pasa a la etapa competitiva muy temprano, pierde la oportunidad de formarse como jugador. Durante 7 años, Pablo, un jugador de la Fundación ha ido recibiendo una buena formación. El año que viene pasa a cadete y ya ha recibido una oferta del Real Madrid. En la Fundación vamos a apoyarle porque consideramos que es el momento adecuado para ese cambio. Es un jugador formado y preparado para dar el siguiente paso. Sin precipitarse. Y he de aclarar que es una persona que ha recibido durante estos años muchas llamadas importantes.

    9. Hola, es muy interesante que alguien "de adentro" se atreva a hablar directamente de los intereses en el futbol. Es cierto, y no es secreto que para los clubes grandes los jugadores son mercancia. El que rinde les dá triunfos y los triunfos son ganancias. Asi de crudo y real. Está en nosotros los padres el saber explicar a nuestros hijos cuales son los alcances del futbol. No sólo existe como finalidad el ser jugadores profesionales; Un deporte practicado con profesionalismo ahora sirve para obtener becas deportivas en universidades y en si, el deporte como disciplina en el desarollo de cualquier persona es lo mejor que un padre puede inculcar a sus hijos. Lo importante es fomentarles el hábito y disciplina del deporte, y la vida se encargará de premiarlos con oportunidades, pero sobre todo con salud. Saludos y felicidades por todo el trabajo que hacen allá con los muchachos.

    10. Gracias por responder Sr. Marcet, me gusta mucho leer en su blog, la respuesta a la pregunta que se plantearon con ese pequeño portero la encuentro acertadísima y la comparto plenamente, aunque, simplemente, yo no me hubiera hecho la pregunta, intento aprender de todo y de todos, sobre todo quien más me enseña y de quien más aprendo es de mi hijo por la forma tan sana que tiene de encajar las cosas en este, como dice él; "maravilloso deporte al que amo", aunque no nos gusten muchas cosas mamá, eso me dice…, lo más importante para mi es aprender, aprender y aprender, sentirme satisfecho en los entrenos, en los partidos, esa mi mayor meta. Gracias de nuevo Sr. Marcet.

    11. Gracias por responder Sr. Marcet, me gusta mucho leer en su blog, la respuesta a la pregunta que se plantearon con ese pequeño portero la encuentro acertadísima y la comparto plenamente, aunque, simplemente, yo no me hubiera hecho la pregunta, intento aprender de todo y de todos, sobre todo quien más me enseña y de quien más aprendo es de mi hijo por la forma tan sana que tiene de encajar las cosas en este, como dice él; "maravilloso deporte al que amo", aunque no nos gusten muchas cosas mamá, eso me dice…, lo más importante para mi es aprender, aprender y aprender, sentirme satisfecho en los entrenos, en los partidos, esa mi mayor meta. Gracias de nuevo Sr. Marcet.

    12. Hola, es muy interesante que alguien "de adentro" se atreva a hablar directamente de los intereses en el futbol. Es cierto, y no es secreto que para los clubes grandes los jugadores son mercancia. El que rinde les dá triunfos y los triunfos son ganancias. Asi de crudo y real. Está en nosotros los padres el saber explicar a nuestros hijos cuales son los alcances del futbol. No sólo existe como finalidad el ser jugadores profesionales; Un deporte practicado con profesionalismo ahora sirve para obtener becas deportivas en universidades y en si, el deporte como disciplina en el desarollo de cualquier persona es lo mejor que un padre puede inculcar a sus hijos. Lo importante es fomentarles el hábito y disciplina del deporte, y la vida se encargará de premiarlos con oportunidades, pero sobre todo con salud. Saludos y felicidades por todo el trabajo que hacen allá con los muchachos.

    13. El planteamiento del señor Marcet es entendible, pero… ¿cual es la solución? Todo aquel que quiera practicar un deporte colectivo de competición sabe que puede encontrar alegría o frustración, y en el buen hacer de los padres debemos encontrar el equilibrio.

      Usted quiere reivindicar la figura formadora de su club, lo cual es muy loable, pero no nos cuenta nada nuevo, es decir, ya existen muchos clubes con dinámica formadora por encima de la competidora, así como clubes cuyo principal objetivo es la victoria.

      Es el buen hacer de los padres quien va a dictaminar el camino de su hijo, ya que de igual manera que vosotros habéis elegido el camino de la formación por encima del resultado, el padre puede hacer exactamente lo mismo. Es más, incluso tomando el camino de la ilusión, son los valores transmitidos por los padres los que harán que su hijo decaiga ante la adversidad o en cambio le haga más fuerte ante ésta, aprendiendo valiosas lecciones de superación.
      Personalmente entiendo su perspectiva, pero si queremos entrar en un mundo profesional y competitivo no veo solución alguna a lo que nos plantea, más allá de ser buenas personas e intentar no herir sensibilidades siendo claro y afectivo, tanto por parte de padres y educadores.

      Como conclusión diría que efectivamente los niños se ven envueltos en una trampa que puede causarle daños durante su infancia, pero esta es la trampa de la ilusión desenfrenada e irresponsable de sus padres, tal como ese padre que le agradece que su hijo de 9 años esté en un club importante, como si con 9 años un club de fútbol fuera algo verdaderamente importante en su vida, más allá de los juguetes, amigos o familia, verdaderas bases de la educación infantil.

    14. Cierto es que muchos se quedan en el camino y sólo unos pocos llegan, pero independientemente de ello, ese crío de 9 años estará viviendo una de sus grandes ilusiones y durante ese periodo de tiempo (largo o corto)será el niño más feliz del mundo. De esto se trata señor Marcet, de la felicidad de un niño, de sus ilusiones, ¿qué padre se va a negar a la ilusión más grande de un hijo?.Por otra parte, lo crea o no, en el momento de nacer ya experimentamos la primera pérdida con la separación de nuestra madre del vientre materno, pérdidas y fustraciones que debemos aprender a asimilar,elaborar y tolerar a lo largo de la vida, que junto con las alegrías es lo que nos hace crecer y madurar como personas. No se preocupe si este crío se queda en el camino, estoy segura que sus padres y familiares le ayudarán a tolerar esa fustración, de momento que disfrute y se divierta, que viva el momento y no se preocupe por el mañana.
      Además, como he dicho al principio,sólo unos pocos llegan, quizás ese crío tenga la suerte de ser uno de ellos, sinó lo intenta no lo sabrá nunca.
      Saludos.
      Silvia, "una tía muy orgullosa de su sobrino"

    15. Muchas gracias por su aclaración Sr. Marcet. Me queda claro entonces que el niño que deseaba formar parte de su entidad se quedará fuera debido a la falta de plazas.
      Le explicaré otro caso.
      Un niño que yo entrenaba, decidió marchar a un club con un presupuesto bastante elevado y en el cual se suponía que podría estar mejor preparado que con nosotros.
      Tenía 13 años cuando marchó y cuando llegó a los 19 ya había debutado en la división superior de baloncesto en nuestro país.
      Desgraciadamente un accidente sufrido le imposibilito el realizar determinados movimientos por lo cual se vio en la obligación de tener que dejar la práctica de un deporte que a tan corta edad, ya le había ofrecido bastante felicidad como niño y como persona.
      El club al cual pertenecía se volcó totalmente en su ayuda y gracias al trabajo que le ofrecieron, ahora está en una situación social y económica envidiable.
      ¿Cree que los padres de este muchacho que no ha podido llegar a "lo mas alto" están molestos con la decisión que tomaron?
      Existen escuelas de basquet que en las épocas de semana santa o navidad realizan campus dónde acogen a los niños que deseen acudir sin necesidad de ofrecer un intercambio económico a cambio. Esto es mirar por la formación de los niños. El resto, es un negocio creado con la intención de educar a los niños a cambio de cantidades económicas en ocasiones, vergonzosas. A este resto yo lo considero NEGOCIO. Niños que pagan por aprender pero si viene otro club invitando a cambiar de aires al niño, entonces no es necesario que pague su cuota. Con esta acción solo se busca el bienestar del niño… por favor.
      Hablando de por favor, no confundamos la frustración de unos padres exacerbados por no conseguir el sueño que deseaban para ellos a través de un hijo, con lo que realmente se intenta enseñar por TODOS (he dicho TODOS) los educadores deportivos. Amar y respetar el deporte.
      Somos un país de tramposos (ver la cantidad de casos de doping en nuestro deporte o simplemente la actuación de nuestros políticos), no lo convirtamos también en un país de envidias y prepotencia donde publiquemos nuestra superioridad como educadores basándonos en la mala intencionada educación que intentan ofrecer otros.
      realcemos nuestros puntos fuertes para vendernos mejor, pero no critiquemos la libertad de decisión que desgraciadamente cada día ya nos la van recortando bastante como para que lo hagamos entre nosotros también.
      Atentamente Txema, PADRE, educador, entrenador y Profesor en Coaching Deportivo.

    16. Estoy bastante de acuerdo en su exposición Sr. Marcet, ya que me consta el trabajo que realizan en sus campus y escuelas de futbol, me encuentro en una situación en la que mi hijo de 9 años, juega muy bien al baloncesto, hasta el punto que una antigua entrenadora que había tenido, nos dijo a principios de año que como nuestro hijo sobresalía, que había avisado al equipo mas fuerte que hay en la zona de niños premini de una ciudad muy cercana a Barcelona, y que le seguirían esta año para ficharlo para el próximo (supongo es una práctica habitual). Entonces empezé a pensar que pasaría en el caso que nos dijera este equipo que lo querían fichar, y mi planteamiento fue el siguiente: tras informarme de las maneras de hacer de este equipo, ya que el hijo de un muy conocido mio, juega en este equipo, que en dos años hicieron de el mejor equipo premini que había en la provincia de Barcelona, a la categoría mini, (solo dos años), habián cambiado 10 jugadores una ño 7 y el otro 3, eso el que era el mejor equipo de la provincia. El mismo me comentaba que cada año, no sabían si seguiría el año siguiente. Lo encontré muy fuerte y muy poco de calidad humana para los niños, mi conclusión fue que si venían a por mi hijo, por la madurez que veo en mi hijo creo que no cuadraría en estos equipos, por muy bien que juegue y por muy bien que mueva la pelota, se quedará en su equipo actual, mientras vea que puede seguir aprendiendo, con los entrenadores que tiene en su club actual, y eso si, el dia que vea que ya no le pueden enseñar mas en su club buscaré un club en el que pueda seguir aprendiendo, pero mientras no, creo tenemos que ser conscientes de la realidad de nuestros hijos y no dejarnos alumbrar por otras cosas, lo importante es que se formen y luego ya veremos.

    17. Estoy bastante de acuerdo en su exposición Sr. Marcet, ya que me consta el trabajo que realizan en sus campus y escuelas de futbol, me encuentro en una situación en la que mi hijo de 9 años, juega muy bien al baloncesto, hasta el punto que una antigua entrenadora que había tenido, nos dijo a principios de año que como nuestro hijo sobresalía, que había avisado al equipo mas fuerte que hay en la zona de niños premini de una ciudad muy cercana a Barcelona, y que le seguirían esta año para ficharlo para el próximo (supongo es una práctica habitual). Entonces empezé a pensar que pasaría en el caso que nos dijera este equipo que lo querían fichar, y mi planteamiento fue el siguiente: tras informarme de las maneras de hacer de este equipo, ya que el hijo de un muy conocido mio, juega en este equipo, que en dos años hicieron de el mejor equipo premini que había en la provincia de Barcelona, a la categoría mini, (solo dos años), habián cambiado 10 jugadores una ño 7 y el otro 3, eso el que era el mejor equipo de la provincia. El mismo me comentaba que cada año, no sabían si seguiría el año siguiente. Lo encontré muy fuerte y muy poco de calidad humana para los niños, mi conclusión fue que si venían a por mi hijo, por la madurez que veo en mi hijo creo que no cuadraría en estos equipos, por muy bien que juegue y por muy bien que mueva la pelota, se quedará en su equipo actual, mientras vea que puede seguir aprendiendo, con los entrenadores que tiene en su club actual, y eso si, el dia que vea que ya no le pueden enseñar mas en su club buscaré un club en el que pueda seguir aprendiendo, pero mientras no, creo tenemos que ser conscientes de la realidad de nuestros hijos y no dejarnos alumbrar por otras cosas, lo importante es que se formen y luego ya veremos.

    18. Exacto. Menos mal que hay muchos padres como tu que entienden muy bien la importancia de la formación del jugador por encima de los objetivos competitivos que se esta´n cargando el fútbol base actual.

    19. Hola Sr. Marcet, una duda, y si nuestro hijo es el próximo Inista, Raul, etc.. y no le damos la oportunidad de ir un club grande como lo sabremos??

      1. Hay un momento para cada cosa. Si su hijo va a ser un Iniesta, tendrá más posibilidades de serlo si juega en un equipo donde tiene que esforzarse mucho, donde no exista la presión de los grandes. De hecho yo les digo a los chicos que no se preocupen si no están ahora en un gran equipo porque, por ejemplo, todos los que están ahora en el fútbol base del Barça, ninguno llegará a estar en el primer equipo. Sin embargo, para el primer equipo fichan a jugadores que nunca han estado en sus equipos de base. Estar fuera, significa avanzar más y estar dentro te lleva a quedarte estancado. Ir a un gran equipo a estas edades no te asegura en absoluto llegar a ser un Iniesta.
        Si eres un Iniesta, más tarde o más temprano llegarás a serlo estando o no estando en el Barça.
        Además, si Iniesta volviera a echar hacia atrás, lo que dice que haría sería estudiar en serio porque el sacrificio que tuvo que hacer de pequeño le llevó a abandonar lo que es principal en un niño que son sus estudios.
        Jugando cerca de casa, las posibilidades de estudiar son completas y no te juegas tu futuro como tantos niños hacen, simplemente porque los adultos nos empeñamos en que nuestro hijo será Iniesta.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    29 comentarios en “Caídos en la trampa”

    1. Pero no es esto fútbol?, o que es esto Sr. Marcet?, deben los jugadores renunciar a los fichajes?, estoy hecha un lío, si los fichan porque los fichan, si no los fichan porque no los fichan, si nos gustan los proyectamos, si no nos gustan apenas les enseñamos, ahí los tenemos que ni fu ni fa, ay Dios, este mundo futbolístico es realmente desconcertante, turbio y peligroso, debemos realmente preparar bien a los chicos porque lo necesitan, me asusta de veras el como funcionan las cosas en este deporte, pero yo apuesto por los chiquillos que aman este deporte y saben vivir y disfrutar de las experiencias en su momento sin mirar mas allá del día siguiente, el mañana Dios dirá, vosotros pequeñas gra des personas disfrutad, aprended, soñad también ques bien bonito pero sobretodo pisad bien en el suelo y vivid, vivid lo máximo y mas bonito posible vuestras experiencias siempre desde el ángulo del aprendizaje y la formación, animo chicos y que a edad adulta os siga gustando el deporte tanto como ahora, vosotros soys lo mejor. Gracias.

    2. Estoy de acuerdo con todo.
      El problema que tenemoms los padres,creo en general, es que nos dejamos llevar por las ganas de que el niño llegue a un gran equipo, y efectivamente, no se valora el riesgo y el efecto que pueda tener sobre el niño, si pasa lo que indicas, que por otra parte es lo más normal. Además están los alagos y promesas, que esos clubes te hacen, y que te hacen no ver lo que realmente piensas.
      La mayoría es consciente de ese riesgo, pero el subsconsciente y el pensar "a mí no me va a pasar" o "tiempo que gana", hace que efectivamente ese tiempo lo pierda porque además cuando se entra en esos equipos, por lo general, también se deja la Escuela que le formó en paralelo con el club, y de entrenar y aprender y formarte y ser alguien en el club, se pasa directamente a COMPETIR y ser un NÚMERO.
      El problema está en saber en qué momento se debe dar el paso, y que no sea demasiado tarde.

    3. Estoy de acuerdo con todo.
      El problema que tenemoms los padres,creo en general, es que nos dejamos llevar por las ganas de que el niño llegue a un gran equipo, y efectivamente, no se valora el riesgo y el efecto que pueda tener sobre el niño, si pasa lo que indicas, que por otra parte es lo más normal. Además están los alagos y promesas, que esos clubes te hacen, y que te hacen no ver lo que realmente piensas.
      La mayoría es consciente de ese riesgo, pero el subsconsciente y el pensar "a mí no me va a pasar" o "tiempo que gana", hace que efectivamente ese tiempo lo pierda porque además cuando se entra en esos equipos, por lo general, también se deja la Escuela que le formó en paralelo con el club, y de entrenar y aprender y formarte y ser alguien en el club, se pasa directamente a COMPETIR y ser un NÚMERO.
      El problema está en saber en qué momento se debe dar el paso, y que no sea demasiado tarde.

    4. Pero no es esto fútbol?, o que es esto Sr. Marcet?, deben los jugadores renunciar a los fichajes?, estoy hecha un lío, si los fichan porque los fichan, si no los fichan porque no los fichan, si nos gustan los proyectamos, si no nos gustan apenas les enseñamos, ahí los tenemos que ni fu ni fa, ay Dios, este mundo futbolístico es realmente desconcertante, turbio y peligroso, debemos realmente preparar bien a los chicos porque lo necesitan, me asusta de veras el como funcionan las cosas en este deporte, pero yo apuesto por los chiquillos que aman este deporte y saben vivir y disfrutar de las experiencias en su momento sin mirar mas allá del día siguiente, el mañana Dios dirá, vosotros pequeñas gra des personas disfrutad, aprended, soñad también ques bien bonito pero sobretodo pisad bien en el suelo y vivid, vivid lo máximo y mas bonito posible vuestras experiencias siempre desde el ángulo del aprendizaje y la formación, animo chicos y que a edad adulta os siga gustando el deporte tanto como ahora, vosotros soys lo mejor. Gracias.

    5. Agradezco el tono de la intervención porque parece ser que mi última intervención ha creado algo de polémica. Quiero adelantar que yo mismo estoy aprendiendo mucho de estos diálogos en el blog porque me hacen pensar mucho cada una de vuestras intervenciones. Quiero responder a tu pregunta con un caso real. Antonio es un portero alevín que se nos ha quedado pequeño y, ciertamente se comentó la situación. ¿Buscamos otro o seguimos con él? Tiene mucha calidad pero por arriba no hay nada que hacer. El equipo está arriba y necesita seguridad. En esos momentos, no debemos dejarnos llevar por las urgencias. Hemos de acudir a nuestros principios: ¿ganar o formar? No hay color. Defenderemos a muerte a este portero porque en su momento lo escogimos para un proyecto de formación. Si lo escoges tienes un compromiso de formarlo hasta el final, no puedes dejarlo en la estacada por el simple hecho de que no rinde lo suficiente.

      1. Quiero marcar un estilo a esta página en la que no quiero crear ningún tipo de polémica. Este artículo está claro que ha gustado a unos y a otros no les ha parecido bien. Pido disculpas. Posiblemente no tengo que dar consejo a nadie y no se trata de esto. Simplemente expreso mi opinión después de muchos años de experiencia en mi blog para el que lo quiera leer pero no quiero decir que tenga la verdad porque existen muchas variantes que he podido apreciar en las intervenciones de tantas personas que he recibido en estos días. Gracias por vuestra comprensión y espero poder seguir en contacto con todos vosotros.

    6. Muchas gracias por su aclaración Sr. Marcet. Me queda claro entonces que el niño que deseaba formar parte de su entidad se quedará fuera debido a la falta de plazas.
      Le explicaré otro caso.
      Un niño que yo entrenaba, decidió marchar a un club con un presupuesto bastante elevado y en el cual se suponía que podría estar mejor preparado que con nosotros.
      Tenía 13 años cuando marchó y cuando llegó a los 19 ya había debutado en la división superior de baloncesto en nuestro país.
      Desgraciadamente un accidente sufrido le imposibilito el realizar determinados movimientos por lo cual se vio en la obligación de tener que dejar la práctica de un deporte que a tan corta edad, ya le había ofrecido bastante felicidad como niño y como persona.
      El club al cual pertenecía se volcó totalmente en su ayuda y gracias al trabajo que le ofrecieron, ahora está en una situación social y económica envidiable.
      ¿Cree que los padres de este muchacho que no ha podido llegar a "lo mas alto" están molestos con la decisión que tomaron?
      Existen escuelas de basquet que en las épocas de semana santa o navidad realizan campus dónde acogen a los niños que deseen acudir sin necesidad de ofrecer un intercambio económico a cambio. Esto es mirar por la formación de los niños. El resto, es un negocio creado con la intención de educar a los niños a cambio de cantidades económicas en ocasiones, vergonzosas. A este resto yo lo considero NEGOCIO. Niños que pagan por aprender pero si viene otro club invitando a cambiar de aires al niño, entonces no es necesario que pague su cuota. Con esta acción solo se busca el bienestar del niño… por favor.
      Hablando de por favor, no confundamos la frustración de unos padres exacerbados por no conseguir el sueño que deseaban para ellos a través de un hijo, con lo que realmente se intenta enseñar por TODOS (he dicho TODOS) los educadores deportivos. Amar y respetar el deporte.
      Somos un país de tramposos (ver la cantidad de casos de doping en nuestro deporte o simplemente la actuación de nuestros políticos), no lo convirtamos también en un país de envidias y prepotencia donde publiquemos nuestra superioridad como educadores basándonos en la mala intencionada educación que intentan ofrecer otros.
      realcemos nuestros puntos fuertes para vendernos mejor, pero no critiquemos la libertad de decisión que desgraciadamente cada día ya nos la van recortando bastante como para que lo hagamos entre nosotros también.
      Atentamente Txema, PADRE, educador, entrenador y Profesor en Coaching Deportivo.

      1. Tienes toda la razón del mundo y pienso que hoy me has enseñado una cosa más que me ha encantado: hemos de evitar crear un mundo de envidias y prepotencias resaltando nuestros puntos fuertes. Es algo que ya sabía pero quizá el artículo no lo respetaba. Tienes toda la razón y espero poder corregirlo en adelante.

    7. Cierto es que muchos se quedan en el camino y sólo unos pocos llegan, pero independientemente de ello, ese crío de 9 años estará viviendo una de sus grandes ilusiones y durante ese periodo de tiempo (largo o corto)será el niño más feliz del mundo. De esto se trata señor Marcet, de la felicidad de un niño, de sus ilusiones, ¿qué padre se va a negar a la ilusión más grande de un hijo?.Por otra parte, lo crea o no, en el momento de nacer ya experimentamos la primera pérdida con la separación de nuestra madre del vientre materno, pérdidas y fustraciones que debemos aprender a asimilar,elaborar y tolerar a lo largo de la vida, que junto con las alegrías es lo que nos hace crecer y madurar como personas. No se preocupe si este crío se queda en el camino, estoy segura que sus padres y familiares le ayudarán a tolerar esa fustración, de momento que disfrute y se divierta, que viva el momento y no se preocupe por el mañana.
      Además, como he dicho al principio,sólo unos pocos llegan, quizás ese crío tenga la suerte de ser uno de ellos, sinó lo intenta no lo sabrá nunca.
      Saludos.
      Silvia, "una tía muy orgullosa de su sobrino"

    8. El planteamiento del señor Marcet es entendible, pero… ¿cual es la solución? Todo aquel que quiera practicar un deporte colectivo de competición sabe que puede encontrar alegría o frustración, y en el buen hacer de los padres debemos encontrar el equilibrio.

      Usted quiere reivindicar la figura formadora de su club, lo cual es muy loable, pero no nos cuenta nada nuevo, es decir, ya existen muchos clubes con dinámica formadora por encima de la competidora, así como clubes cuyo principal objetivo es la victoria.

      Es el buen hacer de los padres quien va a dictaminar el camino de su hijo, ya que de igual manera que vosotros habéis elegido el camino de la formación por encima del resultado, el padre puede hacer exactamente lo mismo. Es más, incluso tomando el camino de la ilusión, son los valores transmitidos por los padres los que harán que su hijo decaiga ante la adversidad o en cambio le haga más fuerte ante ésta, aprendiendo valiosas lecciones de superación.
      Personalmente entiendo su perspectiva, pero si queremos entrar en un mundo profesional y competitivo no veo solución alguna a lo que nos plantea, más allá de ser buenas personas e intentar no herir sensibilidades siendo claro y afectivo, tanto por parte de padres y educadores.

      Como conclusión diría que efectivamente los niños se ven envueltos en una trampa que puede causarle daños durante su infancia, pero esta es la trampa de la ilusión desenfrenada e irresponsable de sus padres, tal como ese padre que le agradece que su hijo de 9 años esté en un club importante, como si con 9 años un club de fútbol fuera algo verdaderamente importante en su vida, más allá de los juguetes, amigos o familia, verdaderas bases de la educación infantil.

      1. Agradezco su intervención y solo comentarte que da gusto poder dialogar con usted. La respuesta a la pregunta que formula no es más que una opinión personal contrastada con la de otros profesionales: pensamos que el niño hasta cadete está en lo que llamamos un proceso de formación intenso y debe estar en un equipo donde se preocupen de esto. A partir de cadete, el niño está bien preparado para iniciar una nueva etapa de su vida deportiva donde la competición tienen una mayor importancia. Lo que intentaba decir es que si pasa a la etapa competitiva muy temprano, pierde la oportunidad de formarse como jugador. Durante 7 años, Pablo, un jugador de la Fundación ha ido recibiendo una buena formación. El año que viene pasa a cadete y ya ha recibido una oferta del Real Madrid. En la Fundación vamos a apoyarle porque consideramos que es el momento adecuado para ese cambio. Es un jugador formado y preparado para dar el siguiente paso. Sin precipitarse. Y he de aclarar que es una persona que ha recibido durante estos años muchas llamadas importantes.

    9. Hola, es muy interesante que alguien "de adentro" se atreva a hablar directamente de los intereses en el futbol. Es cierto, y no es secreto que para los clubes grandes los jugadores son mercancia. El que rinde les dá triunfos y los triunfos son ganancias. Asi de crudo y real. Está en nosotros los padres el saber explicar a nuestros hijos cuales son los alcances del futbol. No sólo existe como finalidad el ser jugadores profesionales; Un deporte practicado con profesionalismo ahora sirve para obtener becas deportivas en universidades y en si, el deporte como disciplina en el desarollo de cualquier persona es lo mejor que un padre puede inculcar a sus hijos. Lo importante es fomentarles el hábito y disciplina del deporte, y la vida se encargará de premiarlos con oportunidades, pero sobre todo con salud. Saludos y felicidades por todo el trabajo que hacen allá con los muchachos.

    10. Gracias por responder Sr. Marcet, me gusta mucho leer en su blog, la respuesta a la pregunta que se plantearon con ese pequeño portero la encuentro acertadísima y la comparto plenamente, aunque, simplemente, yo no me hubiera hecho la pregunta, intento aprender de todo y de todos, sobre todo quien más me enseña y de quien más aprendo es de mi hijo por la forma tan sana que tiene de encajar las cosas en este, como dice él; "maravilloso deporte al que amo", aunque no nos gusten muchas cosas mamá, eso me dice…, lo más importante para mi es aprender, aprender y aprender, sentirme satisfecho en los entrenos, en los partidos, esa mi mayor meta. Gracias de nuevo Sr. Marcet.

    11. Gracias por responder Sr. Marcet, me gusta mucho leer en su blog, la respuesta a la pregunta que se plantearon con ese pequeño portero la encuentro acertadísima y la comparto plenamente, aunque, simplemente, yo no me hubiera hecho la pregunta, intento aprender de todo y de todos, sobre todo quien más me enseña y de quien más aprendo es de mi hijo por la forma tan sana que tiene de encajar las cosas en este, como dice él; "maravilloso deporte al que amo", aunque no nos gusten muchas cosas mamá, eso me dice…, lo más importante para mi es aprender, aprender y aprender, sentirme satisfecho en los entrenos, en los partidos, esa mi mayor meta. Gracias de nuevo Sr. Marcet.

    12. Hola, es muy interesante que alguien "de adentro" se atreva a hablar directamente de los intereses en el futbol. Es cierto, y no es secreto que para los clubes grandes los jugadores son mercancia. El que rinde les dá triunfos y los triunfos son ganancias. Asi de crudo y real. Está en nosotros los padres el saber explicar a nuestros hijos cuales son los alcances del futbol. No sólo existe como finalidad el ser jugadores profesionales; Un deporte practicado con profesionalismo ahora sirve para obtener becas deportivas en universidades y en si, el deporte como disciplina en el desarollo de cualquier persona es lo mejor que un padre puede inculcar a sus hijos. Lo importante es fomentarles el hábito y disciplina del deporte, y la vida se encargará de premiarlos con oportunidades, pero sobre todo con salud. Saludos y felicidades por todo el trabajo que hacen allá con los muchachos.

    13. El planteamiento del señor Marcet es entendible, pero… ¿cual es la solución? Todo aquel que quiera practicar un deporte colectivo de competición sabe que puede encontrar alegría o frustración, y en el buen hacer de los padres debemos encontrar el equilibrio.

      Usted quiere reivindicar la figura formadora de su club, lo cual es muy loable, pero no nos cuenta nada nuevo, es decir, ya existen muchos clubes con dinámica formadora por encima de la competidora, así como clubes cuyo principal objetivo es la victoria.

      Es el buen hacer de los padres quien va a dictaminar el camino de su hijo, ya que de igual manera que vosotros habéis elegido el camino de la formación por encima del resultado, el padre puede hacer exactamente lo mismo. Es más, incluso tomando el camino de la ilusión, son los valores transmitidos por los padres los que harán que su hijo decaiga ante la adversidad o en cambio le haga más fuerte ante ésta, aprendiendo valiosas lecciones de superación.
      Personalmente entiendo su perspectiva, pero si queremos entrar en un mundo profesional y competitivo no veo solución alguna a lo que nos plantea, más allá de ser buenas personas e intentar no herir sensibilidades siendo claro y afectivo, tanto por parte de padres y educadores.

      Como conclusión diría que efectivamente los niños se ven envueltos en una trampa que puede causarle daños durante su infancia, pero esta es la trampa de la ilusión desenfrenada e irresponsable de sus padres, tal como ese padre que le agradece que su hijo de 9 años esté en un club importante, como si con 9 años un club de fútbol fuera algo verdaderamente importante en su vida, más allá de los juguetes, amigos o familia, verdaderas bases de la educación infantil.

    14. Cierto es que muchos se quedan en el camino y sólo unos pocos llegan, pero independientemente de ello, ese crío de 9 años estará viviendo una de sus grandes ilusiones y durante ese periodo de tiempo (largo o corto)será el niño más feliz del mundo. De esto se trata señor Marcet, de la felicidad de un niño, de sus ilusiones, ¿qué padre se va a negar a la ilusión más grande de un hijo?.Por otra parte, lo crea o no, en el momento de nacer ya experimentamos la primera pérdida con la separación de nuestra madre del vientre materno, pérdidas y fustraciones que debemos aprender a asimilar,elaborar y tolerar a lo largo de la vida, que junto con las alegrías es lo que nos hace crecer y madurar como personas. No se preocupe si este crío se queda en el camino, estoy segura que sus padres y familiares le ayudarán a tolerar esa fustración, de momento que disfrute y se divierta, que viva el momento y no se preocupe por el mañana.
      Además, como he dicho al principio,sólo unos pocos llegan, quizás ese crío tenga la suerte de ser uno de ellos, sinó lo intenta no lo sabrá nunca.
      Saludos.
      Silvia, "una tía muy orgullosa de su sobrino"

    15. Muchas gracias por su aclaración Sr. Marcet. Me queda claro entonces que el niño que deseaba formar parte de su entidad se quedará fuera debido a la falta de plazas.
      Le explicaré otro caso.
      Un niño que yo entrenaba, decidió marchar a un club con un presupuesto bastante elevado y en el cual se suponía que podría estar mejor preparado que con nosotros.
      Tenía 13 años cuando marchó y cuando llegó a los 19 ya había debutado en la división superior de baloncesto en nuestro país.
      Desgraciadamente un accidente sufrido le imposibilito el realizar determinados movimientos por lo cual se vio en la obligación de tener que dejar la práctica de un deporte que a tan corta edad, ya le había ofrecido bastante felicidad como niño y como persona.
      El club al cual pertenecía se volcó totalmente en su ayuda y gracias al trabajo que le ofrecieron, ahora está en una situación social y económica envidiable.
      ¿Cree que los padres de este muchacho que no ha podido llegar a "lo mas alto" están molestos con la decisión que tomaron?
      Existen escuelas de basquet que en las épocas de semana santa o navidad realizan campus dónde acogen a los niños que deseen acudir sin necesidad de ofrecer un intercambio económico a cambio. Esto es mirar por la formación de los niños. El resto, es un negocio creado con la intención de educar a los niños a cambio de cantidades económicas en ocasiones, vergonzosas. A este resto yo lo considero NEGOCIO. Niños que pagan por aprender pero si viene otro club invitando a cambiar de aires al niño, entonces no es necesario que pague su cuota. Con esta acción solo se busca el bienestar del niño… por favor.
      Hablando de por favor, no confundamos la frustración de unos padres exacerbados por no conseguir el sueño que deseaban para ellos a través de un hijo, con lo que realmente se intenta enseñar por TODOS (he dicho TODOS) los educadores deportivos. Amar y respetar el deporte.
      Somos un país de tramposos (ver la cantidad de casos de doping en nuestro deporte o simplemente la actuación de nuestros políticos), no lo convirtamos también en un país de envidias y prepotencia donde publiquemos nuestra superioridad como educadores basándonos en la mala intencionada educación que intentan ofrecer otros.
      realcemos nuestros puntos fuertes para vendernos mejor, pero no critiquemos la libertad de decisión que desgraciadamente cada día ya nos la van recortando bastante como para que lo hagamos entre nosotros también.
      Atentamente Txema, PADRE, educador, entrenador y Profesor en Coaching Deportivo.

    16. Estoy bastante de acuerdo en su exposición Sr. Marcet, ya que me consta el trabajo que realizan en sus campus y escuelas de futbol, me encuentro en una situación en la que mi hijo de 9 años, juega muy bien al baloncesto, hasta el punto que una antigua entrenadora que había tenido, nos dijo a principios de año que como nuestro hijo sobresalía, que había avisado al equipo mas fuerte que hay en la zona de niños premini de una ciudad muy cercana a Barcelona, y que le seguirían esta año para ficharlo para el próximo (supongo es una práctica habitual). Entonces empezé a pensar que pasaría en el caso que nos dijera este equipo que lo querían fichar, y mi planteamiento fue el siguiente: tras informarme de las maneras de hacer de este equipo, ya que el hijo de un muy conocido mio, juega en este equipo, que en dos años hicieron de el mejor equipo premini que había en la provincia de Barcelona, a la categoría mini, (solo dos años), habián cambiado 10 jugadores una ño 7 y el otro 3, eso el que era el mejor equipo de la provincia. El mismo me comentaba que cada año, no sabían si seguiría el año siguiente. Lo encontré muy fuerte y muy poco de calidad humana para los niños, mi conclusión fue que si venían a por mi hijo, por la madurez que veo en mi hijo creo que no cuadraría en estos equipos, por muy bien que juegue y por muy bien que mueva la pelota, se quedará en su equipo actual, mientras vea que puede seguir aprendiendo, con los entrenadores que tiene en su club actual, y eso si, el dia que vea que ya no le pueden enseñar mas en su club buscaré un club en el que pueda seguir aprendiendo, pero mientras no, creo tenemos que ser conscientes de la realidad de nuestros hijos y no dejarnos alumbrar por otras cosas, lo importante es que se formen y luego ya veremos.

    17. Estoy bastante de acuerdo en su exposición Sr. Marcet, ya que me consta el trabajo que realizan en sus campus y escuelas de futbol, me encuentro en una situación en la que mi hijo de 9 años, juega muy bien al baloncesto, hasta el punto que una antigua entrenadora que había tenido, nos dijo a principios de año que como nuestro hijo sobresalía, que había avisado al equipo mas fuerte que hay en la zona de niños premini de una ciudad muy cercana a Barcelona, y que le seguirían esta año para ficharlo para el próximo (supongo es una práctica habitual). Entonces empezé a pensar que pasaría en el caso que nos dijera este equipo que lo querían fichar, y mi planteamiento fue el siguiente: tras informarme de las maneras de hacer de este equipo, ya que el hijo de un muy conocido mio, juega en este equipo, que en dos años hicieron de el mejor equipo premini que había en la provincia de Barcelona, a la categoría mini, (solo dos años), habián cambiado 10 jugadores una ño 7 y el otro 3, eso el que era el mejor equipo de la provincia. El mismo me comentaba que cada año, no sabían si seguiría el año siguiente. Lo encontré muy fuerte y muy poco de calidad humana para los niños, mi conclusión fue que si venían a por mi hijo, por la madurez que veo en mi hijo creo que no cuadraría en estos equipos, por muy bien que juegue y por muy bien que mueva la pelota, se quedará en su equipo actual, mientras vea que puede seguir aprendiendo, con los entrenadores que tiene en su club actual, y eso si, el dia que vea que ya no le pueden enseñar mas en su club buscaré un club en el que pueda seguir aprendiendo, pero mientras no, creo tenemos que ser conscientes de la realidad de nuestros hijos y no dejarnos alumbrar por otras cosas, lo importante es que se formen y luego ya veremos.

    18. Exacto. Menos mal que hay muchos padres como tu que entienden muy bien la importancia de la formación del jugador por encima de los objetivos competitivos que se esta´n cargando el fútbol base actual.

    19. Hola Sr. Marcet, una duda, y si nuestro hijo es el próximo Inista, Raul, etc.. y no le damos la oportunidad de ir un club grande como lo sabremos??

      1. Hay un momento para cada cosa. Si su hijo va a ser un Iniesta, tendrá más posibilidades de serlo si juega en un equipo donde tiene que esforzarse mucho, donde no exista la presión de los grandes. De hecho yo les digo a los chicos que no se preocupen si no están ahora en un gran equipo porque, por ejemplo, todos los que están ahora en el fútbol base del Barça, ninguno llegará a estar en el primer equipo. Sin embargo, para el primer equipo fichan a jugadores que nunca han estado en sus equipos de base. Estar fuera, significa avanzar más y estar dentro te lleva a quedarte estancado. Ir a un gran equipo a estas edades no te asegura en absoluto llegar a ser un Iniesta.
        Si eres un Iniesta, más tarde o más temprano llegarás a serlo estando o no estando en el Barça.
        Además, si Iniesta volviera a echar hacia atrás, lo que dice que haría sería estudiar en serio porque el sacrificio que tuvo que hacer de pequeño le llevó a abandonar lo que es principal en un niño que son sus estudios.
        Jugando cerca de casa, las posibilidades de estudiar son completas y no te juegas tu futuro como tantos niños hacen, simplemente porque los adultos nos empeñamos en que nuestro hijo será Iniesta.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Categorías
    Scroll al inicio