¿Que sea feliz o que aprenda jugando al fútbol?

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?


¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos? Mi objetivo es ofrecer información valiosa a los entrenadores que comienzan en esta hermosa profesión que trata de formar jugadores y que desean mejorar y ofrecer un trabajo de mayor calidad.

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?

El otro día hablábamos sobre la disciplina. Un entrenador se demuestra preparado cuando sabe gestionar a sus jugadores y en el grupo se percibe una cierta disciplina. No quiero que se me malinterprete; No estoy hablando de disciplina al estilo militar, con órdenes estrictas y rígidas. Sé que esta palabra a veces genera

Me refiero a que cuando un equipo tiene disciplina, se nota claramente: hay orden, se respetan las normas, se llega puntual, se cuida el uniforme, se sigue lo que el entrenador indica, y hay respeto. Eso es disciplina.

Al principio, cuando empiezas en esta labor, cuesta mucho porque te falta experiencia para dirigir un grupo. La idea es establecer normas de conducta. Los chicos esperan esas normas y lo que hacen es que te ponen a prueba. Observan si te importa o no lo que hacen. Si ven que no dices nada, concluyen que no hay normas. 

Sin normas, los chicos no tienen seguridad, el ambiente se vuelve inseguro y, en consecuencia, el rendimiento del grupo no será el adecuado. 

Por eso hoy quiero preguntarte directamente, y si prefieres, puedes dejar tus comentarios al respecto, o simplemente reflexionar sobre ello: ¿Cómo eres tú como líder de tu grupo? ¿Cómo manejas tu equipo? ¿Existe una verdadera disciplina en la dirección del grupo?

Sé que algunos entrenadores, especialmente aquellos en formación, pueden tener dificultades cuando algunos jugadores se comportan mal o no prestan atención durante las explicaciones. 

A veces, puede resultar difícil, pero es importante hablar con ellos y establecer límites claros para demostrarles que existen normas que deben seguir. Es un proceso gradual, y estarás aprendiendo a medida que avanzas. Pero quiero dejar claro que al principio, lograr que el grupo funcione con disciplina puede ser un desafío considerable.

Uno de los desafíos al que se enfrentan los entrenadores novatos es encontrar el equilibrio entre ser amigables o ser estrictos, entre exigir demasiado o no exigir lo suficiente. Es todo un arte encontrar ese punto medio donde se pueda exigir con cariño. 

Ser entrenador no es algo que cualquiera pueda hacer. Requiere ciertas cualidades que deben adquirirse

Por eso, pregúntate cómo te desempeñas en términos de autoridad en tu grupo. ¿Exige puntualidad? ¿Te preocupas por que se respeten las normas del uniforme? ¿Intervienes ante cualquier falta de respeto en el grupo? Podría seguir formulando preguntas, pero entiendes por dónde va la cuestión.

Los pequeños necesitan entrenadores preparados

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?

Quiero profundizar más detenidamente sobre la situación en la que te encuentras actualmente: te han asignado un equipo de niños muy pequeños. Esta es una norma común en los clubes, aunque en mi opinión, un error. 

Los entrenadores con más experiencia suelen ser asignados a equipos de mayor nivel o categoría, dejando a los más jóvenes en manos de aquellos con menos experiencia.  Grave error.

Esto genera una gran responsabilidad, ya que los niños pequeños son los que más formación y atención necesitan.

Puedo ayudarte a solucionar esta falta de experiencia de manera inmediata y acelerar tu proceso de formación. No hay cursos de formación que ofrezcan específicamente estos temas. Lo que estoy compartiendo aquí es muy especializado y dirigido especialmente a vosotros, los entrenadores de equipos con niños de edad temprana.

Es importante señalar que, aunque esta práctica no sea la ideal, tiene sus ventajas, especialmente para ti como entrenador. 

Trabajar con niños pequeños es una experiencia enriquecedora de la que se puede aprender mucho. Incluso los entrenadores más experimentados deberían pasar por esta etapa, ya que ofrece una oportunidad inigualable de aprendizaje.

Tienes por delante un gran reto y una excelente oportunidad para desarrollarte como entrenador. Trabajar con niños pequeños significa trabajar con individuos altamente motivados, lo cual facilita la tarea de mantenerlos comprometidos. Sin embargo, también es cierto que pueden carecer de autocontrol y disciplina, lo que puede hacer que sean bastante inquietos.

El concepto del esfuerzo tampoco es algo claro para ellos. Así que tendrás que estar constantemente incentivándolos. Sin embargo, las habilidades que adquieras durante este tiempo te ayudarán enormemente a mejorar como entrenador. Cuando trabajes con grupos de mayor edad, te resultará mucho más fácil.

En este sentido, tienes mucha suerte.

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?

Un caso en el que tuve que delegar en un entrenador novato, similar a tu situación. Le dije: “Prepara una sesión de entrenamiento para niños de seis y siete años. Sé que es un grupo difícil, pero confío en que lo harás bien. ¡Ánimo!”

Este entrenador, con buenas intenciones pero poca experiencia con niños de esa edad, preparó una sesión fantástica. Explicó con palabras técnicas el objetivo del entrenamiento, dejando a los niños impresionados, aunque sin entender realmente lo que les decía. 

Comenzaron el ejercicio, pero los niños no sabían cómo hacerlo correctamente. Aunque seguían las instrucciones, no disfrutaban del entrenamiento; parecían pequeños robots siguiendo órdenes.

 los niños parecían desanimados. Sin embargo, el entrenador estaba muy satisfecho con su planificación meticulosa y los ejercicios dinámicos que había preparado. El problema era evidente: los niños no habían aprendido nada, ya que el entrenador no había considerado que eran niños de seis y siete años y les había planteado ejercicios más apropiados para adultos.

Los niños estaban aburridos y desmotivados, y era evidente que no estaban disfrutando del entrenamiento con ese enfoque. Cuando pasé por allí y observé la situación, me di cuenta de inmediato. Es importante estar atento a las señales de los niños y evaluar si el entrenador está haciendo un buen trabajo. En este caso, fue evidente que algo fallaba y me di cuenta de que el entrenador no había ajustado su entrenamiento a la edad de los niños.

Le recordé al entrenador la importancia de asegurarse de que los niños se diviertan durante el entrenamiento, ya que son niños y necesitan disfrutar de la experiencia.

Entonces, quería dejarte claro que cuando tengas entrenamiento esta semana con tus jugadores, ten cuidado con utilizar los ejercicios del Fútbol Club Barcelona o del Real Madrid. Esos ejercicios no son adecuados para tus jugadores, no tienen nada que ver con ellos. 

Aplicar ejercicios que son buenos pero no están adaptados a la edad y nivel de tus jugadores puede resultar muy aburrido para ellos. Los niños necesitan jugar, y es importante entender esto.

Quiero detenerme un momento en esta idea porque es fundamental. Para retomar la historia del entrenador con actitud y ganas. Quizás se parece un poco a ti. Se dio cuenta de su error y, cuando volvió al siguiente entrenamiento con el mismo grupo, notó de inmediato que no lo habían aceptado del todo. Esto también puede sucederte a ti. Puede que no seas aceptado por tu grupo, pero no necesariamente debido a tu carácter, sino porque tus entrenamientos son aburridos y no están adaptados a ellos. 

Recuerda, tus jugadores quieren divertirse jugando al fútbol, no buscan ser campeones del mundo. Su pasión es simplemente disfrutar del juego.

el entrenador tomó las riendas de la situación y cambió completamente su actitud. Utilizó un vocabulario mucho más accesible para los niños y modificó los ejercicios que había planeado. Cuando pasé por allí para verificar si había mejorado, noté un cambio radical. El entrenador organizó juegos de técnica impresionantes y los niños estaban disfrutando enormemente. Se les veía felices, contentos y con una intensidad mucho mayor que la vez anterior.

Este caso es un buen ejemplo de cómo un cambio en el enfoque del entrenamiento puede marcar la diferencia. 

Muchos entrenadores se quejan constantemente de que sus jugadores son desastrosos o vagos, pero la realidad es que la causa principal puede ser el propio enfoque del entrenador. 

Si tus jugadores no están respondiendo como esperas, es importante reflexionar sobre tu forma de entrenar y asegurarte de que estás proporcionando una experiencia positiva y estimulante para ellos.

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?

Quiero darte algunos consejos en relación con el tema del juego y los ejercicios lúdicos. Una gran parte de tu tiempo de entrenamiento debe estar dedicado a la técnica del jugador. Para ello, es necesario trabajar de forma analítica, es decir, aislar los aspectos técnicos del juego real y trabajar en ellos de manera específica.

En estas edades en las que tienes a tu equipo, lo más importante es ayudar al jugador a desarrollar un buen fundamento técnico, no necesariamente ganar campeonatos. No hay prisa para alcanzar un alto rendimiento en el jugador, pero es importante proporcionarle una base sólida. La técnica es fundamental en este proceso, ya que ahora es cuando el jugador puede adquirirla de manera más rápida y eficiente.

Todo lo que construyas ahora en términos de técnica será beneficioso para el jugador en el futuro. 

Si no se establece una base técnica sólida en los inicios, será mucho más difícil para el jugador desarrollar esas habilidades más adelante. 

Por eso, es importante centrarse en la técnica desde el principio, para asegurar un progreso constante y duradero.

Entonces, si el objetivo es enseñar técnica y sabemos que puede volverse repetitivo y aburrido, necesitamos encontrar formas de hacerlo más dinámico y entretenido. Permíteme compartirte una estrategia que puede ayudar en este sentido.

  • 1. Información: Imagina que estás en medio del entrenamiento y decides trabajar el pase con tus jugadores. El primer paso es reunir al grupo y explicarles el objetivo del día: trabajar el pase preciso con el interior del pie. 
  • 2. Modelo: Es importante que les muestres el modelo de cómo se hace un buen pase. Diles: “Voy a enseñarles cómo hacer un pase preciso”. Luego, demuéstrales el gesto mientras ellos observan y lo copian. Es posible que al principio no lo logren con precisión, tal vez ni siquiera a la segunda intentona, pero con un poco de esfuerzo y práctica, empezarán a dominar el gesto hasta lograr hacerlo igual que tú.

Es fundamental proporcionarles el modelo a los jugadores durante cada sesión de entrenamiento. A menudo, los entrenadores asumen que los jugadores ya conocen los fundamentos, pero la verdad es que necesitan ver el modelo una y otra vez para comprenderlo completamente. 

No te canses de mostrarles cómo se hace correctamente el pase, incluso en cada sesión de entrenamiento, para que puedan interiorizarlo adecuadamente.

Ahora, pasamos a la siguiente fase de este entrenamiento que quiero sugerirte. Sé que lo que te voy a decir puede no gustarte del todo, porque implica un esfuerzo adicional. Pero sí, aquí te voy a pedir que hagas un esfuerzo.

Los entrenadores con mucha experiencia a menudo trabajan con jugadores de niveles más avanzados, mientras que tú necesitas formarte y mejorar tus habilidades. Es importantísimo que te dediques a investigar y estudiar por tu cuenta.

Te sugiero que busques en Internet o en libros, recursos para mejorar la técnica. Puedes encontrar vídeos instructivos que cubren todos los aspectos de esta habilidad. 

No se trata de que no sepas cómo hacerlo; seguramente ya lo haces muy bien. Lo que necesitas son más conocimientos para fundamentarlo bien. En estos vídeos se condensan muchos años de experiencia, investigación, observación y corrección de aspectos técnicos. Son recursos espectaculares que te ayudarán a mejorar tu técnica de pase, así como otros aspectos como la conducción y el tiro. Te recomiendo encarecidamente que dediques tiempo a estudiar y comprender estos recursos, ya que te serán de gran ayuda para implementarlos en tus entrenamientos.

Entonces, mi consejo basado en años de experiencia es que evitemos por ahora los ejercicios globales que pueden resultar muy divertidos y atractivos para los jugadores. No estoy diciendo que no se deban hacer en absoluto, pero sugiero comenzar con un enfoque más analítico.

¿Por qué no poner en práctica el pase, por ejemplo, utilizando una pared? Muchos jugadores profesionales dedican tiempo a trabajar con una pared en su tiempo libre, y les ha beneficiado enormemente. Esta forma de entrenamiento ofrece un aprendizaje acelerado: puedes aprender mucho en poco tiempo. La ventaja es clara, pero también tiene sus desventajas: puede resultar aburrido y está aislado de las situaciones reales de juego.

Sin embargo, en este momento, este tipo de trabajo es fundamental para que los jugadores comprendan completamente cómo ejecutar correctamente el gesto técnico que les quieres enseñar. Ya sea practicando con una pared o con un compañero, es hora de comenzar. 

Si, por ejemplo, has visto y estudiado bien el vídeo sobre la técnica de pase, estarás en una posición óptima para sugerirles a tus jugadores qué aspectos deben mejorar y cómo pueden hacerlo.

El esfuerzo que has hecho al estudiar ese vídeo ahora será de gran utilidad para transmitirles a tus jugadores información valiosa, información que pocos entrenadores de fútbol base suelen proporcionar. Al seguir estos pasos que te estoy mencionando, te convertirás en un entrenador de alto nivel.

Qué diferente es para nuestros jóvenes jugadores en lugar de escuchar esta indicación:

–¡Pasa bien! 

Estar preparado para ofrecerle un simple consejo:

–Coloca correctamente el pie de apoyo, 

–golpea el balón con precisión utilizando la parte interna del pie, 

–inclina ligeramente el cuerpo para evitar que la pelota se eleve, 

Hay una amplia gama de consejos que puedes ofrecerles que mejoran tus correcciones y, por tanto, consigues que aprendan mejor y con más eficacia.

Adaptando tus sugerencias a la persona y ofreciéndoles retroalimentación constante, los jugadores pueden mejorar rápidamente. 

Como los niños no suelen tener mucha capacidad de atención durante largos periodos, es importante cambiar las cosas cada cierto tiempo. Incluir pequeñas variaciones en el entrenamiento estimula a los jugadores, ya que les presenta nuevos desafíos y mantiene su interés en alto.

Entonces, si les presentas un reto nuevo, lo aceptarán con más entusiasmo. Por ejemplo, podrías decirles: 

–“Ahora vamos a practicar con la derecha y luego con la izquierda”. 

Todos los ejercicios que realices como entrenador, en toda tu carrera, deben incluir un 50 % con la pierna derecha y un 50 % con la pierna izquierda. No puedes olvidar nunca este principio, ya que es fundamental para su formación real. 

Es una muestra de compromiso verdadero con su aprendizaje, en lugar de optar por lo más fácil, que sería decir: “Bueno, al menos que dominen una pierna”. No, debes asegurarte de trabajar ambas piernas, incluso si al principio les cuesta más con una de ellas. Agradecerán este enfoque durante toda su vida.

Como habrás notado, van surgiendo paréntesis, pero son importantes. 

Puedes decidir, por ejemplo: 

–“Ahora que ya lo están haciendo bien, vamos a aumentar la dificultad. Vamos a aumentar la distancia entre el pase y la pared o entre los dos jugadores”. 

Ten en cuenta que al aumentar la distancia, la pelota se levantará más si no mantienen una buena postura corporal. Es importante hacerles esta advertencia a nivel técnico para que comprendan cómo ajustar su técnica. 

No tengas prisa: no esperes que tus jugadores dominen todo en el primer, segundo o tercer entrenamiento, ni siquiera en un año. Estás sentando las bases. 

Si haces un buen trabajo siguiendo las pautas que te estoy explicando, verás que este método funciona y funciona muy bien.

Una vez completada la parte analítica y el trabajo técnico, te propongo que cambies tu enfoque de “ejercicios” a “juegos”. Es más que una cuestión de terminología; es un cambio de mentalidad. Los ejercicios suelen asociarse más con los adultos, mientras que los juegos son más propios de los niños. 

En un juego, hay reglas, puntos, competencia, lo que motiva al niño a aumentar su intensidad y compromiso. Es esencial tener esto en cuenta.

A partir de ahora, diseña actividades que se asemejen a situaciones reales de un partido, pero en forma de juego. Sí, es posible simular situaciones de juego real, pero adaptadas al formato de un juego.

Voy a darte un ejemplo. Supongamos que quieres mejorar el pase. Si en la fase analítica estuvimos practicando el pase entre dos jugadores, en esta etapa, podríamos diseñar un juego en el que los jugadores se pasen el balón entre ellos y luego intenten hacer un tiro a puerta. 

Así, nos encontramos en una situación más cercana a un juego real. Aunque no es una simulación completa, ya que podríamos añadir más elementos, como la presencia de un defensor, un límite de tiempo para marcar el gol, entre otras variantes. 

Son muchas las posibilidades y variantes que podríamos incorporar, pero es importante mantener la simplicidad y la claridad en el diseño de los juegos, evitando complicaciones innecesarias que puedan dificultar la comprensión de los jugadores.

Puedes organizar un juego donde se formen dos equipos y se enfrenten en una actividad que podríamos llamar “El Cañón”. Es importante recordar que estamos hablando de niños, por lo que no son simplemente ejercicios, sino juegos. 

Debemos entender su mentalidad de juego y crear un ambiente donde disfruten compitiendo entre ellos para alcanzar el objetivo que les planteamos en el juego. 

Este ambiente de juego no implica solo risas, sino una actitud competitiva y de diversión mientras intentan superar el reto. Así que, avanzan hacia la meta, intentan marcar goles, se pasan el balón y anotan puntos, mientras tú llevas el conteo. Con un juego bien organizado, los chicos estarán entusiasmados y motivados.

Claro, ahora es momento de introducir una variante. Los jugadores deben cruzarse y realizar el disparo a puerta, uno con la pierna izquierda y otro con la derecha. 

Continuarás inventando y creando juegos, evaluando su utilidad y si necesitan mejoras. La idea es que los niños se diviertan. 

 Pero es fundamental que pongas en práctica todo lo que hemos hablado aquí. No te quedes en la simple lectura de estas ideas. Debes ponerlas en práctica hoy mismo, en tus entrenamientos de esta semana. Si no lo haces, lo olvidarás. Así que inténtalo y después podemos discutir cualquier cosa que te parezca interesante. Estoy aquí para ayudarte.

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?

Si deseas profundizar más en el tema, acude a este enlace

Cómo ser un buen entrenador de fútbol

Curso para entrenadores

Cualquiera puede hacer de entrenador si te sacas el título que se precisa. Pero lo que yo te planteo es SER UN BUEN ENTRENADOR. Para eso es necesario formarte bien. Este curso te puede aportar todos aquellos conocimientos que te ayudarán a mejorar como entrenador en esa difícil tarea de formar a los jugadores que están bajo tu responsabilidad.

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?

¿Cómo conseguir que tus entrenamientos sean divertidos?

    Facebook
    Twitter
    LinkedIn
    Pinterest
    Tumblr
    WhatsApp
    Email
    Telegram

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Scroll al inicio