Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Cómo eliminar la violencia en el fútbol. En los clubes y escuelas de fútbol no hay un control adecuado de la violencia en el deporte por parte de los responsables. No se toman medidas eficaces para solucionarlo, a pesar de la gravedad del asunto. 

Lucas es un niño de 10 años que disfruta jugando al fútbol. Sin embargo, un día durante un partido, un jugador del equipo contrario le empezó a insultar mientras le empujaba con desprecio. Lucas se asustó tanto que perdió esa ilusión por jugar. Ya no se divertía. 

Sus padres contaron el incidente al club. Los responsables escucharon amablemente pero no tomaron medidas para solucionar el problema real. No le dieron ninguna importancia porque para ellos se trataba de situaciones normales del fútbol, nada más.

María, una jugadora de 12 años con mucho talento para el fútbol, solía mostrar mucha seguridad y confianza en el campo. Pero un día, durante un torneo, el entrenador rival empezó a gritar al equipo de María utilizando palabras muy desagradables. María se sintió tan afectada que perdió la concentración en el partido.

Los padres, al darse cuenta, empezaron a defender a sus hijos con gritos y amenazas. El ambiente en el campo era muy desagradable. Se respiraba una gran tensión y violencia. 

La directiva del Club reunió a los padres. Dejaron claro que su comportamiento no había sido acertado, pese a que el entrenador del equipo rival parecía ser el causante de todo el problema.

el problema de la violencia en el fútbol

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

La violencia en el fútbol base es una preocupación importante y puede ser una de las razones por las cuales muchas familias dudan en apuntar a sus hijos a este deporte.

No se trata solo de la violencia física, con acciones como golpear, empujar, agredir a jugadores, entrenadores, árbitros o espectadores. Incluimos también la violencia verbal, presente en el fútbol formativo con mucha más frecuencia de la que imaginamos. Consiste en utilizar el lenguaje para ofender, ridiculizar, insultar, amenazar o intimidar. 

Esto también es violencia aunque muchas personas no reconocen haber generado violencia cuando actúan con este tipo de lenguaje. Argumentan que simplemente ha dicho la verdad. El problema no es lo que le dices sino cómo lo dices.

De lo que casi no se habla es de la violencia emocional que se refiere a acciones que producen un daño psicológico, como 

  • el acoso: Imaginemos que en un equipo de fútbol base hay un jugador que destaca y constantemente molesta y ridiculiza a un compañero de equipo que acaba de entrar en el equipo. Aprovecha todo momento para insultarle, burlarse de él, delante de todos sus compañeros, incluso lo llega a amenazar físicamente.
  • el menosprecio constante: Situaciones bastante habituales se dan cuando un jugador es físicamente superior a los demás, destaca por su juego, o incluso por su nivel socioeconómico y se mete con otro jugador del equipo con comentarios despectivos, con gestos de burla o ninguneándole durante el partido o en cualquier otro momento.
  • la exclusión: En este caso, un grupo de jugadores decide excluir intencionadamente a un compañero de equipo. Lo ignoran y no le pasan el balón durante los entrenamientos y partidos. Incluso lo  excluyen de las actividades sociales del equipo, como las salidas después de los partidos o los eventos del equipo.
  • la discriminación: Cuando a un jugador se le trata de forma diferente debido a la raza, su género u otra características personales. Recibe comentarios ofensivos, insultos y se le excluye en las actividades que realizan los demás del equipo. Es tratado de forma desigual, no solo por parte de sus compañeros de equipo, sino también por los entrenadores o incluso los padres.

Aclaraciones

Queda claro que estas formas de violencia producen efectos permanentes y negativos en la autoestima de los jugadores.

Los comportamientos violentos, tanto físicos como verbales, tienen como consecuencia directa el miedo, la inseguridad y el estrés en los niños. Ya no disfrutan con ese deporte ni encuentran en él nada saludable. Todo lo contrario, la violencia destroza el deporte de nuestros hijos.  

Por motivos que voy a ir explicando, en los clubes y escuelas de fútbol no hay un control adecuado de la violencia en el deporte por parte de los responsables. No se toman medidas eficaces para solucionarlo, a pesar de la gravedad del asunto. 

Si quieres eliminar el terrible drama de la violencia en tu club, aquí tienes algunas ideas para que puedas aplicarlas con eficacia en tu entidad.

el problema de la violencia en el futbol

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

El primer paso para conseguirlo es poder llegar a  reconocer su magnitud

Organizar en tu club charlas o reuniones es un buen método para alcanzar esa sensibilización. Aprovecha ese momento para presentar datos objetivos y ejemplos reales para entender mejor cómo la violencia afecta a los jugadores, sus familias y la entidad en general. Si realmente lo que quieres es resaltar en el club la importancia de este tema utilizar como apoyo estadísticas y ejemplos reales.

El objetivo de estas reuniones es informar a todos los que forman parte del club que la violencia en el fútbol base puede afectar negativamente el desarrollo emocional, psicológico y social de los jugadores. 

Es muy eficaz utilizar ejemplos muy variados que ilustren cómo la violencia puede dejar secuelas a largo plazo en la autoestima y la confianza de los jóvenes deportistas:

Caso1:  Intimidación

Juan es un joven jugador de fútbol. Durante un partido, otro jugador del equipo contrario comienza a insultarlo constantemente. Esta intimidación continúa en varios partidos y afecta a la autoconfianza Juan. Empieza a dudar de sus habilidades y siente ansiedad antes de los partidos. Esto no solo influye en su rendimiento deportivo, sino también en su autoestima y en otras áreas de su vida.

Caso 2:Exclusión

María es una entusiasta jugadora de fútbol en su equipo local. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, nota que sus compañeras de equipo la excluyen y nunca cuentan con ella para nada. Se siente marginada y sola, lo que influye en su actitud hacia el deporte y su autoimagen. La experiencia de exclusión que ha vivido María le ha afectado en su desarrollo social.

Caso 3: Violencia en el Campo

Roberto solía disfrutar del fútbol, pero recientemente ha estado experimentando estrés y ansiedad cada vez que tiene que ir a los partidos. Esto se debe a que ha sido testigo presencial de incidentes violentos en el campo. En concreto presenció una pelea entre padres al finalizar un partido. El temor a la violencia ha llevado a Roberto a cuestionar si el fútbol es realmente un ambiente seguro y divertido. Posiblemente lo abandone.

Caso 4: Agresión Física

David, un joven jugador, fue víctima de una agresión física durante un partido. Un jugador del equipo contrario le golpeó violentamente y quedó lesionado sin poder continuar el partido. Aunque las lesiones físicas fueron leves, David empezó a sentir una gran aversión al fútbol. La experiencia lo dejó traumatizado. La agresión física tuvo un efecto duradero en su confianza. Ya no disfrutaba de su deporte favorito.

Estos ejemplos ayudan en la sensibilización de los componentes de tu club. Se dan cuenta de la importancia y gravedad del problema de la violencia. 

La siguiente fase es utilizar una buena comunicación en situaciones tensas para no llegar a la violencia. Se trata de proporcionar ejemplos de cómo expresar desacuerdos o frustraciones de manera respetuosa y constructiva, en lugar de recurrir a la violencia verbal o física. 

Son técnicas muy útiles si aprenden a ponerlas en práctica.

Usar declaraciones de “yo” para expresar cómo se sienten en lugar de culpar a alguien directamente. Por ejemplo, en lugar de decir “Tú me estás molestando”, pueden decir “Me siento incómodo cuando suceden estas situaciones”.

Utilizar frases positivas que expresen sus sentimientos y necesidades sin atacar o culpar. Por ejemplo, “Me gustaría que pudiéramos resolver esto de manera pacífica” o “Prefiero que hablemos sobre esto en un tono respetuoso”.

Escuchar atentamente y sin interrumpir cuando alguien más está hablando, fomenta un sentimiento de respeto y abre la puerta a una comunicación menos violenta.

Participar en discusiones en grupo sobre cómo afrontar desacuerdos de manera constructiva. Se van presentando ejemplos de conflictos comunes mientras se guía a los participantes a encontrar soluciones pacíficas.

Expresar sus emociones, pero sin recurrir a insultos o palabras hirientes. Por ejemplo, pueden decir “Estoy frustrado por esta situación” en lugar de lanzar insultos.

Respetar las opiniones y puntos de vista que son diferentes. Se trata de expresar que no se está de acuerdo pero sin menospreciar a los demás.

Ponerse en el lugar del otro y considerar cómo se sentirían si estuvieran en su situación. Esto promueve una comunicación más comprensiva evitando la violencia.

Una tercera fase en la lucha contra la violencia consiste en formar a los miembros de tu club para que sean capaces de identificar y afrontar comportamientos violentos.  Se trata de  reconocer cuándo se está cruzando la línea entre la disputa saludable y la agresión.

Una herramienta muy eficaz son los talleres prácticos donde los miembros del club participan en auténticas simulaciones de situaciones conflictivas. Son prácticas que ayudan a los jugadores, entrenadores y padres a adquirir habilidades para resolver conflictos de manera pacífica.

Funciona muy bien la idea de compartir historias y testimonios de personas que han experimentado una transformación positiva al dejar atrás la violencia en el deporte. Esto anima a otros a cambiar su actitud y su comportamiento.

Por ejemplo,

Caso de Andrés Escobar:

En 1994, el futbolista colombiano Andrés Escobar fue asesinado trágicamente después de meterse un gol en propia puerta durante la Copa Mundial. Su auto gol fue la causa de la eliminación de Colombia del torneo. Este caso nos muestra cómo la presión y el enfoque negativo pueden llevar a consecuencias devastadoras. La historia de Escobar sirve como recordatorio de la importancia de la deportividad y el respeto en el deporte.

andrés escobar

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Caso de John Sitton:

Siton

John Sitton, un exjugador y entrenador de fútbol inglés, se hizo famoso por un incidente en 1995 cuando le grabaron unas imágenes gritando e insultando violentamente a sus jugadores durante el descanso de un partido. Después del incidente, Sitton admitió que su actuación había perjudicado al equipo y se disculpó públicamente.  A partir de este momento, se esforzó para cambiar su actitud y estilo de liderazgo. Como entrenador, fue adoptando un estilo más positivo y respetuoso.

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

 

Caso de Thiago Motta:

Motta

El futbolista brasileño Thiago Motta solía tener fama por su carácter fuerte en el campo y su tendencia a mezclarse en conflictos. Sin embargo, después de ser sancionado varias veces por su conducta violenta, Motta reconoció la necesidad de cambiar su actitud si quería hacer algo con el fútbol. Con mucho esfuerzo personal, aprendió a controlar su temperamento y se convirtió en un jugador más tranquilo y respetuoso que le ayudó a estar más centrado en el fútbol.

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Caso de Eric Cantona:

Cantona

Eric Cantona es un ex-futbolista francés conocido por un incidente en 1995 cuando agredió a un espectador en el campo durante un partido. Esa imagen dio la vuelta al mundo. El incidente ayudó a Cantona a reflexionar sobre su comportamiento y sus acciones. Se produjo un cambio de actitud total. Aprendió a utilizar su experiencia negativa para destacar la responsabilidad de tienen todos los jugadores para evitar la violencia tanto dentro como fuera del campo.

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Estos casos reales nos muestran con claridad que las personas, al reconocer los efectos negativos de la violencia en el deporte, experimentan una transformación positiva y se comprometen a cambiar su actitud y su mal comportamiento. 

Con la reflexión y el esfuerzo personal, estas personas lograron convertirse en modelos a seguir para la promoción de la deportividad y el respeto en el deporte.

Sin ánimo de ser exhaustivo, comento algunos de esos valores con la idea de se promocionen  en tu club. Utilízalos como eficaces escudos contra la violencia.

El trabajo en equipo

La violencia en el deporte puede debilitar el espíritu de trabajo en equipo y generarse un ambiente de desconfianza y división entre los miembros del equipo. Cuando los jugadores actúan con violencia, es menos probable que colaboren entre ellos. Se trata, por tanto, de promover en el club un ambiente de respeto y cooperación. De esta forma, el equipo funciona mejor a la hora de lograr objetivos comunes.

El Respeto

La violencia en el deporte, ya sea física o verbal, es una clara violación del respeto hacia los demás participantes. Desafiar con violencia a los rivales, árbitros o incluso compañeros de equipo, destroza la esencia misma del respeto que se espera en el deporte. En cambio, cuando promueves el respeto en tu Club, estás transmitiendo una actitud de amabilidad y cortesía hacia todos los involucrados.

La campaña “Respect” de la UEFA tiene como objetivo fomentar el respeto en el fútbol europeo. Se ha traducido en sanciones más estrictas para la violencia y comportamientos antideportivos, con el objetivo de crear un ambiente más respetuoso.

Disciplina y Autocontrol

La violencia puede ser un síntoma de falta de disciplina personal y autocontrol. Los deportistas que recurren a la violencia a menudo carecen de la disciplina necesaria para actuar con habilidad ante situaciones difíciles. Si promueves la disciplina personal y el autocontrol en tu club les ayudas a enfrentarse a desafíos de manera controlada y respetuosa.

El tenista Rafael Nadal es conocido por su dedicación y disciplina en la pista. El autocontrol que transmite ha contribuido a su gran éxito en el tenis profesional.

La superación personal

en el deporte lleva a jugadores y entrenadores a enfrentarse a desafíos y dificultades con determinación y perseverancia. La violencia puede interrumpir este proceso al distraerles en sus objetivos de juego y centrarse en los conflictos. Al tratar de promover en tu club un ambiente sin violencia, permites a los deportistas a concentrarse en mejorar sus habilidades y alcanzar sus metas sin distracciones.

El nadador Michael Phelps superó obstáculos personales a lo largo de su vida. De pequeño tenía problemas de hiperactividad. Lo solucionó a través de la natación, como una vía para liberar el exceso de energía y así poder concentrarse. 

En pleno éxito como nadador, le penalizaron con tres meses de inhabilitación por uso de drogas. Eso frenó su carrera pero aprendió a seguir adelante.

Al ser uno de los atletas más destacados del mundo, Phelps experimentó, a lo largo de su carrera, una enorme presión debido a las altas expectativas que se fue marcando. Controlar adecuadamente la presión y mantener un rendimiento excepcional a lo largo del tiempo es un gran desafío. Se centró en su entrenamiento y rendimiento para convertirse en el atleta más condecorado en la historia de los Juegos Olímpicos.

Si promueves en tu club  estos y otros valores fundamentales, mejoras la experiencia de tus deportistas y creas un ambiente enriquecedor para todos. Son valores que se aplican en el campo de juego y también en la vida diaria. Por lo tanto, estás contribuyendo a la formación de individuos responsables y respetuosos.

Para afrontar de una manera seria la violencia en el deporte, apóyate en verdaderos expertos: psicólogos deportivos, asesores de conflictos y especialist en educación emocional. Su experiencia a través de charlas, conferencias o talleres, ofrecerá a todos los interesados una perspectiva más profunda y profesional sobre cómo enfrentarse a este grave problema.

Es evidente que una acción puntual no tendrá mucha eficacia. Si realmente quieres sensibilizar a las personas de tu club, organiza sesiones periódicas para recordar y reforzar los mensajes clave sobre la importancia de un ambiente deportivo libre de violencia.

Es evidente que cuando existe en tu club una sensibilización sobre los impactos negativos de la violencia y proporcionas herramientas para afrontar los conflictos de manera positiva, estás sentando las bases para un deporte más sano y respetuoso.

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Tras la sensibilización viene un segundo paso que consiste en establecer códigos de conducta claros y específicos para jugadores, entrenadores, padres y espectadores de tu club. Estos códigos deben destacar la importancia del respeto mutuo, la deportividad y la conducta adecuada en el campo.

Este código de conducta, que te presento ahora, puede servir para ponerlo en práctica en el club y va dirigido a jugadores, entrenadores, padres y espectadores.

  • Da ejemplo a los demás mostrando una conducta apropiada.
  • Prioriza siempre la formación a la competición.
  • Fomenta el espíritu deportivo en los entrenamientos y partidos.
  • Evita críticas públicas o humillantes hacia los jugadores y realiza correcciones constructivas.
  • Trata a los árbitros, jugadores y otros entrenadores con respeto, incluso en situaciones tensas.
  • Apoya y anima a todos los jugadores, independientemente del resultado del partido.
  • Respeta las decisiones de los entrenadores y  de los árbitros, evitando críticas negativas, tanto en público como en privado.
  • No interrumpas el trabajo de los entrenadores durante los partidos o entrenamientos.
  • Fomenta un ambiente positivo y respetuoso entre los padres y otros espectadores.
  • Enseña a los hijos la importancia del respeto, la deportividad y el trabajo en equipo.

Pasos necesarios:

Una vez has dejado claro el código de conducta, asegúrate de comunicar este código a todos los involucrados y de revisarlo periódicamente para tener claro si se está cumpliendo.

Todos los que forman parte del club deben tener acceso a los códigos de conducta. Lo ideal es imprimirlos para poderlos distribuir personalmente. Además, y de forma simultánea, es aconsejable publicarlos en la web del club y realizar pequeñas presentaciones, aprovechando las reuniones y eventos que se organicen por este motivo u otros. De esta forma nadie podrá decir que no los conoce.

Una buena experiencia es pedir a los jugadores, entrenadores y padres que firmen una declaración de compromiso con el código de conducta. No cabe duda que esta medida responsabiliza a los involucrados y refuerza la idea de mejorar las manifestaciones de respeto en el club.

Para que el proyecto no se olvide con el tiempo, es muy aconsejable mantener en el club una comunicación constante sobre el código de conducta, a lo largo de toda la temporada. Para conseguirlo, nada más sencillo que enviar recordatorios por correo electrónico, publicar mensajes en las redes sociales del club y comentarlos en las reuniones que se vayan realizando.

Funciona muy bien la idea de destacar ejemplos positivos de respeto y deportividad en tu propio Club. ¿Por qué no premias a los jugadores, entrenadores y equipos que demuestren comportamientos ejemplares? Sin duda alguna que estos buenos modelos animarán a otros a seguir su ejemplo.

Pero, como siempre he dicho, los entrenadores son los principales modelos de respeto y deportividad. Por esta razón, gran parte del esfuerzo de la directiva debe centrarse en inculcar en ellos la responsabilidad de mantener la calma y ser respetuosos con los árbitros, con el equipo rival y con los jugadores.

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Nos encontramos en muchas ocasiones entrenadores muy jóvenes o poco preparados para asumir una responsabilidad tan grande. Por este motivo, la directiva necesita prepararlos, mediante diferentes entrenamientos,para que  aprendan a comunicarse correctamente. Se trata de  ayudarles a expresar sus opiniones y preocupaciones de manera respetuosa y constructiva. Son herramientas que todo entrenador formador debe poseer.

La Escucha Activa:

Se trata de aprender algo tan sencillo como es el escuchar atentamente a los demás cuando hablan. Se escucha con respeto cuando prestas atención a lo que el otro te está diciendo. La escucha activa es una herramienta que, además, permite comprender mejor las preocupaciones y puntos de vista del que te habla. 

Comunicación No Verbal:

Detrás de nuestros gestos hay un mensaje que hemos de ser capaces de interpretar. Esta habilidad te permite descubrir la importancia de las expresiones de la cara y posturas del cuerpo. Hemos de ser conscientes de cómo el lenguaje corporal puede influir de forma positiva o negativa en la percepción de sus mensajes.

Claridad y Concisión:

Cuando se expresan las ideas de manera que no quedan muy claras, pueden producirse malentendidos desagradables. Hay que hacer un esfuerzo por expresarse de forma directa y evitar divagaciones. La persona que te escucha puede sentirse ofendida por no haber sido lo suficientemente claro.

Empatía:

Es una herramienta fundamental que enseña a ponerse en el lugar de los demás y a considerar sus sentimientos. Si utilizas correctamente la empatía tu comunicación siempre será respetuosa.

Comunicación Positiva:

Se trata de expresar tus opiniones y preocupaciones de manera firme pero respetuosa. Has de ser capaz de encontrar un equilibrio entre ser demasiado agresivos y pasivos. Lo explico con un ejemplo:

En la charla antes del partido, el entrenador le comenta a un jugador que su deseo es que pueda jugar más tiempo en los partidos. Pero tiene que ganárselo en los entrenamientos y que confía que lo va a conseguir. En lugar de decirle que no juega porque no entrena bien, lo hace de manera respetuosa.

Correcciones Constructivas:

Los entrenadores están constantemente dando instrucciones y correcciones. En lugar de hacerlo de forma destructiva hay que aprender a ofrecer feedback constructivo, centrándose en el comportamiento y no en la persona.

Después de un partido, un entrenador desea proporcionar feedback a un jugador que ha estado luchando para mantener su posición en el campo.

Feedback Destructivo (Acentuando la Culpa):

“Siempre te equivocas a la hora de defender. Hemos perdido porque has puesto poca intensidad en tu juego. Necesitas mejorar urgentemente.”

Feedback Constructivo (Centrado en el Comportamiento):

“Quiero hablar sobre algunas situaciones defensivas en el partido. Hubo momentos en los que la línea defensiva se desorganizó, lo que nos puso en situaciones difíciles. Creo que podríamos trabajar juntos para mejorar la comunicación y el posicionamiento en esos momentos. 

¿Podemos planificar algunas estrategias para abordar esto en los próximos entrenamientos?”

En este ejemplo, el feedback destructivo culpa al jugador de manera negativa y no ofrece soluciones constructivas. En cambio, el feedback constructivo se enfoca en el comportamiento (desorganización en la línea defensiva) en lugar de atacar a la persona.

resolver conflictos paso a paso

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

En el club se producen con cierta frecuencia conflictos. Muchos entrenadores o directivos no están preparados para resolverlos con la eficacia necesaria. Es importante proporcionar a los responsables del club técnicas para resolver conflictos de manera efectiva.

Pongamos un ejemplo bastante frecuente. En un equipo de fútbol, dos jugadores discuten sobre quién debe ocupar la posición de delantero centro. Se pelean y el entrenador tiene que separarlos.

Paso 1: 

Antes de intentar resolver el conflicto, hay que reconocer y definir claramente cuál es el problema en cuestión. Es muy útil saber la causa que ha provocado el enfrentamiento. La pregunta ¿qué ha pasado? Puede servir para conocer el problema.


Paso 2: 

Las partes involucradas explican por separado sus puntos de vista. En esta fase es fundamental escuchar sin interrumpir y demostrar un gran interés en sus argumentos. Intenta destacar lo positivo de su argumento y valorarlo. Eso transmite un sentimiento de que valoras lo que dicen. Le das importancia. Si es necesario, se piden aclaraciones para entender completamente sus puntos de vista. Estás demostrando empatía y comprensión con lo que está ocurriendo.

Paso 3: 

El ambiente debe ser de calma y respeto. Por lo tanto, evita reacciones excesivamente emocionales.  Para moderar eficazmente el conflicto, tu actitud ha de ser abierta y tranquila. Tu comportamiento ayuda a rebajar la tensión que puede existir en ese momento.

Paso 4: 

La clave de la resolución de conflictos está en ser capaz de localizar intereses comunes. Has de adquirir esa habilidad para encontrar un punto de partida que genere soluciones beneficiosas para las personas involucradas en el conflicto. 

Para entenderlo bien, en el caso de los dos jugadores que discuten por ser delanteros, has conseguido identificar, a base de dialogar con ellos,  que ambos quieren lo mejor para el equipo y desean conseguir las máximas oportunidades de cara al gol. Este interés común proporciona un punto de partida para encontrar una solución.

Paso 5: 

Ambos deben proponer soluciones posibles. Aquí has de tener claro que se trata de fomentar la creatividad en la búsqueda de alternativas que satisfagan los intereses de ambos.

En este caso, los jugadores proponen diferentes posibilidades. Una de ellas es rotar en la posición de delantero centro. Ambos están de acuerdo y al entrenador le parece que puede ser bueno para el equipo.

Paso 6: 

Si hay más de una opción, hay que evaluar cada una de las opcionesde manera imparcial. Exponer con claridad los beneficios y las posibles consecuencias de cada solución propuesta.

Paso 7: 

Entras en la fase negociadora. Hay que busca áreas en las que ambas partes estén dispuestas a comprometerse. Se trata de conseguir que las partes encuentren soluciones cediendo en algunos aspectos mientras satisfacen sus necesidades principales.

Después de la discusión, los jugadores acuerdan rotar en la posición de delantero centro según el partido, comprometiéndose a apoyar al equipo.

Paso 8: 

Una vez se alcanza una solución, no ha terminado tu tarea. Hay que ponerla en marcha y darle seguimiento.

Durante varios partidos, los jugadores rotan en la posición de delantero centro según lo acordado. Después de cada partido, evalúan cómo funcionó la estrategia. Si es necesario pueden realizarse ajustes siempre poniéndose de acuerdo con ambos jugadores.

Estos 8 pasos para la resolución de conflictos es todo lo que se necesita saber para resolver los desacuerdos de manera constructiva y encontrar soluciones que beneficien a todos. 

Podríamos profundizar mucho más en cada uno de los pasos pero la idea es no extendernos demasiado en cada punto y ofrecer una visión de conjunto.

Preparación de tus entrenadores

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

El entrenador debe adquirir y perfeccionar algunos aspectos, si queremos que no caiga en actitudes violentas.

  1. Controlar las emociones
  2. Mostrar un Liderazgo positivo
  3. Controlar la presión de la competición
  4. Actuar con Respeto

Desgraciadamente, una gran parte de entrenadores no son capaces de controlar sus impulsos, especialmente en los partidos. Gritan, se enfadan e incluso se muestran agresivos. 

Para evitar estas conductas violentas en tu club hay que concienciar a los entrenadores sobre la importancia de mantener siempre un perfecto control emocional. Es un tema difícil porque el fútbol es pasión y está lleno de emociones. Pero, cuando los entrenadores entienden lo importante que es evitar comportamientos violentos, con bastante facilidad, mantienen la calma y evitan reacciones impulsivas que no llevan a nada. La clave está en entender las razones.

Los entrenadores refuerzan y mejoran su control emocional si ponen en práctica estas 5 ideas:

Reconocer y aceptar

Lo primero que deben hacer es reconocer cómo son sus emociones en algunos momentos del partido y aceptar que sus respuestas necesitan un mayor control.

Imagina que un entrenador de fútbol está frustrado porque su equipo no está jugando bien durante un partido. En lugar de reaccionar impulsivamente, la idea es que el entrenador se tome un momento para reconocer y comprender su frustración antes de responder. Esto ayuda al entrenador a afrontar la situación de manera más equilibrada, tomando decisiones basadas en una comprensión más clara de sus propias emociones y evitando respuestas impulsivas

Relajación

En el momento en que el entrenador nota cierta tensión en sus emociones, es bueno que sepa aplicarse, en ese mismo momento, técnicas de relajación. Con esta simple medida, el entrenador reduce el estrés en situaciones de partido intensas. La respiración consciente, que consiste en prestar atención deliberada a la respiración, concentrándose en cada inhalación y exhalación, ayuda a calmar las emociones y tomar decisiones más racionales

Visualización

La psicología del deporte aporta una herramienta vital que utilizan todos los deportistas de élite para mejorar su rendimiento y que los entrenadores pueden utilizar. Se trata de practicar la técnica de la visualización cuando el entrenador se encuentra en una situación complicada. Consiste en imaginar en su mente cómo sería un comportamiento tranquilo y controlado ante esa situación. La visualización ayuda a preparar mentalmente a los entrenadores para enfrentarse con éxito a momentos emocionales

Expectativas realistas

Cuidado con las altas expectativas que, en ocasiones, los entrenadores se marcan. Deben ser capaces de establecer expectativas realistas sobre los resultados y el comportamiento de los jugadores.

Si un jugador comete un error en el campo, el entrenador tiene que estar preparado para reconocer que los errores son parte del juego y mantener siempre una actitud positiva. En lugar de reaccionar con un enfado, lo que le ofrece es orientación y apoyo emocional.

Evaluarse

Siempre va bien que el propio entrenador adquiera el hábito de evaluarse después del partido. Simplemente se pregunta cómo ha reaccionado ante los errores de los jugadores o del árbitro. Si ha sido capaz de controlar sus emociones. Si los entrenadores son capaces de reflexionar de forma honesta, demostrarán un buen control emocional y desaparecerán por completo los comportamientos violentos.

Estas 5 ideas son suficientes para conseguir que los entrenadores de tu club  controlen mucho mejor sus emociones evitando situaciones violentas.

Los entrenadores deben ser un modelo para sus jugadores en lo que se refiere al respeto, la deportividad y el compromiso. Esa buena imagen arrastra a los demás y evita, en gran parte, el comportamiento violento en tu club. 

Siempre es bueno impulsar a los entrenadores de tu club a mejorar en alguno de los valores mencionados. Es muy eficaz ir refrescando con frecuencia, a lo largo de toda la temporada estas ideas:

  • Dejar claro a sus jugadores, desde el principio de la temporada, que se espera un buen comportamiento por su parte en el campo y fuera de él. Especialmente en lo que se refiere al respeto.  
  • Estar siempre disponibles para escuchar a sus jugadores y, así, poder responder a sus inquietudes. Es una buena medida para que sus jugadores se sientan más cómodos y compartan sus opiniones en lugar de enfadarse.
  • El entrenador debe ser un ejemplo de buen comportamiento en todo momento. Sabemos que su actitud influye directamente en sus jugadores.
  • Entender los sentimientos de sus jugadores. La empatía fortalece las relaciones y crea un ambiente de apoyo.
  • Reconocer y celebrar el comportamiento deportivo y respetuoso de los jugadores. Es una buena forma de reforzar la importancia de los valores del club.
  • Centrarse en el crecimiento y en el desarrollo personal de los jugadores, más allá de los resultados del juego.

Aplicando estas ideas, los entrenadores de tu club se convierten definitivamente en líderes positivos y ejemplares. Es una tarea que requiere de una cierta continuidad a lo largo de toda la temporada.

La propia competición tiene siempre una cierta presión ante las expectativas que siempre lleva consigo el enfrentamiento. Sabemos que un entrenador, que se encuentra bajo esta presión, con frecuencia tiende a reaccionar de forma negativa. Para controlar la presión y el estrés durante los partidos, es bueno que aprendan algunas estrategias.

Estrategia 1:

Una buena preparación del partido reduce la incertidumbre y el estrés. Cuanto más preparados esté, más confiado se sentirá en su capacidad para abordar situaciones desafiantes.

Estrategia 2: 

Concentrarse en aspectos que se pueden controlar, como tácticas, estrategias y la comunicación con el equipo. Los factores externos, que no pueden controlarse, no deben ser motivo de preocupación ya que no los puedes controlar.

En lugar de preocuparse, por ejemplo, por las decisiones del árbitro, el entrenador se centra en aconsejar a su equipo y conseguir, de esta forma, jugar su mejor partido.

Estrategia 3: 

Recordar la importancia relativa de un partido en el contexto más amplio puede ayudar a los entrenadores a reducir la presión innecesaria.

Para conseguirlo, puede darse el caso de un entrenador que se recuerde a sí mismo, ante un partido importante, que, independientemente del resultado, el desarrollo y crecimiento de los jugadores es el objetivo principal.

Estrategia 4: 

Si el entrenador se centrarse en el momento actual en lugar de preocuparse por el futuro o lamentar el pasado, puede conseguir reducir mucho la presión.

Si los entrenadores de tu club son capaces de poner en práctica estas 4 estrategias, se reducirá en gran medida esa presión en la competición que provoca en tantas ocasiones situaciones violentas.

La competición altera tanto la conducta de los entrenadores que llegan incluso a faltar al respeto no solo a los suyos sino también a los rivales. Los entrenadores de tu club deben ser respetuosos con sus propios jugadores, con los árbitros, los entrenadores y jugadores rivales.

La competición altera tanto el comportamiento del los entrenadores que siempre es bueno recordarles que no pueden utilizar tácticas agresivas como estas:

  • Insultos, lenguaje ofensivo o comentarios hirientes con a intención de intimidar a los rivales.
  • Acciones violentas que pongan en riesgo la seguridad física de los jugadores.
  • Perder tiempo deliberadamente para frustrar al equipo contrario o interrumpir su ritmo.
  • Reclamaciones al árbitro de forma agresiva generando un ambiente violento en el público y en los jugadores.
  • Fingir lesiones o reacciones excesivas para que el árbitro sancione al rival con tarjeta amarilla o roja.

Es importante recordar que estas tácticas agresivas van en contra de los valores deportivos y pueden tener un impacto negativo en el ambiente y la seguridad en el campo.

Los entrenadores bien formados influyen positivamente en el comportamiento de los jugadores y crean un entorno de aprendizaje respetuoso.

combate la violencia en el deporte involucrando a los padres

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Si queremos conseguir eliminar la violencia en el club en necesario dedicar tiempo a los padres para que sintonicen con este principio. Han de ser capaces de comportarse correctamente en el campo y dar un buen ejemplo a sus hijos. 

Es importante que, al comienzo de la temporada, se convoque una reunión informativa para los padres de los jugadores en la que se destaque la importancia de su papel en la promoción de un ambiente respetuoso y libre de violencia en el club.

Tras esta primera reunión, es bueno establecer canales de comunicación abiertos con los padres para que, a lo largo de toda la temporada, puedan compartir con facilidad sus preocupaciones y sugerir ideas que ayuden a mejorar el ambiente en los partidos.

Dos de los valores que hay que inculcar a los padres son la deportividad y el respeto durante los partidos. En las gradas, deben animar a los jugadores de manera positiva, siendo un ejemplo de buen comportamiento y de deportividad.

Para que los padres no olviden estas ideas, a lo largo de la temporada, el club necesita enviar recordatorios periódicos sobre los valores del club y la importancia de su apoyo en la promoción de un ambiente respetuoso.

No está de más organizar sesiones de orientación para padres sobre la importancia de la comunicación positiva con sus hijos para apoyar su progreso en el deporte. En estas sesiones también se  aprovecha para informar sobre la forma adecuada de resolver situaciones de conflicto.

Hay que ser muy constantes y pacientes, si queremos buenos resultados con los padres. Es muy adecuado organizar campañas de sensibilización, dirigidas a los padres, sobre la violencia en el deporte base. Son la solución para promover valores como son el respeto y la empatía.

Los padres deben siempre respaldar a los entrenadores y conseguir que los jugadores mantengan una relación de respeto con ellos. Esto se consigue al reforzar en casa el mensaje de respeto y deportividad que ya reciben en el club.

Como puede apreciarse, 

la participación activa y positiva de los padres en el club es fundamental para crear un entorno de respeto y deportividad.

que se informe de acciones violentas en el deporte

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Crear un sistema de comunicación anónima, facilita a jugadores, entrenadores, padres y espectadores, poder informar sobre incidentes de violencia, ya sean físicos, verbales o emocionales.

Es importante que se garantice la confidencialidad de los informantes para que las personas se sientan seguras al informar sobre algún incidente, sin temor a represalias.

El sistema de comunicación anónima debe ser fácilmente accesible para todos. En la web del Club puede aparecer un formulario con este motivo. También puede colocarse un buzón físico en las instalaciones del club o un número de teléfono confidencial al que se puedan enviar informes.

Como siempre, las personas olvidan rápido. Desde el Club hay que esforzarse por comunicar con frecuencia a todos los que forman parte de la entidad de la existencia del canal de comunicación. Lo habitual es enviar correos electrónicos, colocar carteles en las instalaciones y comentarlo en las reuniones informativas.

Los informes recibidos deben seguir un procedimiento claro determinando cómo se investigan, quiénes son los responsables de hacerlo y cómo se toman las medidas apropiadas.

Cada informe se sigue y se resuelve de manera profesional, de tal forma que los componentes del Club aprecian que existe la firme voluntad de eliminar la violencia.

Una de las acciones principales es ir proporcionando retroalimentación a los informantes sobre las medidas tomadas en respuesta a sus informes. Esto refuerza la sensación de que se les escucha y que su contribución es valiosa.

Al final de la temporada, el club utiliza toda esta información confidencial para detectar áreas problemáticas y toma medidas preventivas para enfrentarse a los problemas, antes de que ocurran en la realidad.

Un canal de información anónimo, bien utilizado, es muy efectivo. Proporciona una vía segura para que los involucrados informen sobre incidentes de violencia y problemas de comportamiento. Es una gran herramienta para mantener un ambiente seguro y respetuoso en tu club.

cómo resolver conflictos

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Hemos comentado anteriormente cómo se resuelve un conflicto y la importancia que tiene en el mundo del deporte. En el momento que surja un conflicto, se designa un equipo de mediación compuesto por personas bien capacitadas. Estos mediadores son entrenadores, líderes del club o incluso profesionales externos con experiencia en mediación.

En situaciones de conflicto, cuanto antes se intervenga, mejor. El equipo de mediación debe intervenir antes de que la situación crezca y se complique.

Es mejor que las partes involucradas se reúnan con los mediadores en un entorno neutral y seguro. Puede ser una sala de reuniones designada o un lugar privado en las instalaciones del club.

La función de los mediadores consiste en facilitar la comunicación entre las partes en conflicto. 

  • Escuchan a ambas partes y les ayudan a expresar sus preocupaciones de manera respetuosa y constructiva. 
  • Trabajan con ellos para identificar posibles soluciones al conflicto. 
  • Ayudan a encontrar compromisos que beneficien a ambas partes.

Una vez que se llega a un acuerdo mutuo, los mediadores ayudan a formalizarlo por escrito para que queden más claras las acciones que se deben realizar.

En todo el proceso de mediación es importante garantizar confidencialidad para animar a las partes en conflicto. Esto ayuda a todos a ser honestos durante las discusiones.

Después de llegar a un acuerdo, el comité realiza un seguimiento para asegurar que las partes cumplen con lo acordado y que el conflicto se ha resuelto de manera satisfactoria.

La mediación y resolución de conflictos son herramientas poderosas para afrontar las diferencias en tu club y mantendrá un ambiente de respeto y colaboración entre todos los involucrados.

que se informe de acciones violentas en el deporte

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

No somos muy partidarios de establecer sanciones en un club pero en ocasiones es necesario dejar claro que estamos firmemente dispuestos a eliminar la violencia en la práctica deportiva.

Para poder mostrar hasta dónde se puede llegar, es importante desarrollar una política clara de sanciones. Estas sanciones se comunican de forma que llegue a todos los que pertenecen al club.

La idea no es amenazar sino hacer justicia. Por este motivo, hay que asegurar que las sanciones sean proporcionales a la gravedad del comportamiento. Deben ser justas y consistentes para todos los involucrados.

No es lo mismo cometer una actuación violenta de forma esporádica que hacerlo de forma habitual. Se trata de incorporar un sistema de sanciones graduales. Para las primeras infracciones se aplican simples advertencias. Pero, si las acciones se repiten o son más graves, hay que optar por sanciones más severas.

Para casos mucho más graves, como es el caso de agresiones físicas o violencia continuas, hay que aplicar una suspensión temporal. Estas suspensiones envían un mensaje claro de que la violencia no es tolerada en el club.

Reserva las expulsiones para situaciones muy graves donde otras medidas no sean efectivas. La expulsión debe ser un último recurso, pero debe aplicarse cuando sea necesario para garantizar la seguridad y la integridad del club.

Las decisiones de sanciones y consecuencias se deben comunicar de manera clara y oportuna a todas las personas involucradas. La transparencia es esencial para mantener la confianza.

Si se impone una sanción, es bueno ofrecer apoyo durante el período de sanción y facilitar la reintegración una vez que se haya cumplido. Esto demuestra que el objetivo que busca el club es el aprendizaje y el cambio de comportamiento.

Las sanciones son una herramienta para prevenir comportamientos violentos en el futuro. Normalmente, cuando se comunican las consecuencias de la acción violenta, consigues disuadir a los miembros del club a participar en actos de violencia.

Al establecer reglas y aplicarlas de manera justa y consistente, estás enviando un mensaje claro de que la violencia no es aceptable y que todos deben asumir la responsabilidad de sus acciones.

campaña de violencia en el deporte

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Entramos en uno de los temas más interesantes en lo que se refiere a la lucha por evitar la violencia en el Club. Sugiero algunas ideas para que se pueda organizar una buena campaña.

Los responsables del club o las personas elegidas para dirigir la campaña, deben seleccionar un tema central. Surgirán ideas como: 

  • la importancia del respeto, 
  • la prevención de la violencia o 
  • la promoción de la deportividad. 

Una vez escogido el tema, hay que definir un mensaje claro y positivo relacionado con dicho tema.

Por ejemplo, si eliges como tema central la Promoción de la Deportividad, este puede ser el mensaje: 

“Juguemos con Pasión, Respeto y Deportividad”

Es un ejemplo, seguro que pueden surgir lemas mucho más atractivos y mejor formulados. 

En este caso, el mensaje refleja la idea positiva del deporte como una plataforma para expresar pasión y competir, pero también destaca la importancia del respeto y la deportividad en todo momento. 

La campaña busca como objetivo, animar a los jugadores, entrenadores, padres y espectadores a mantener un espíritu competitivo saludable, donde se priorice el juego limpio, el respeto mutuo y una actitud positiva.

El siguiente paso de la campaña consiste en diseñar carteles y materiales promocionales con el lema ya mencionado. Estos materiales se exhiben en lugares visibles del club, se distribuyen en los partidos y se comparten en redes sociales. 

Durante los partidos, es interesante poder recordar a todos los presentes la importancia de jugar con respeto y deportividad. Además, los entrenadores incorporan este mensaje en sus discursos de motivación antes y después de los partidos, para dejar claro su importancia.

Se utilizan variedad de formatos para transmitir el mensaje: videos, carteles, publicaciones en redes sociales, folletos y charlas informativas.

El Club planifica lanzamientos estratégicos de su campañas, en momentos clave de la temporada: al inicio de la temporada, durante algunos de los eventos deportivos importantes o en el “día de la Familia”.

Involucrar a los propios jugadores en la creación y promoción de las campañas, les proporcionará un sentido de responsabilidad hacia la filosofía del club.

Los responsables de la campaña procuran organizar charlas y talleres especiales para abordar el tema elegido con profundidad. También invitan a expertos en psicología deportiva, comunicación y prevención de la violencia.

Una buena idea es dedicar una fecha específica de la temporada al “Día de Concienciación” y organizar actividades relacionadas con el tema de la campaña, con charlas, juegos en equipo y más. Es bueno  ser muy original para que esas jornadas sean realmente atractivas.

Es fundamental poder involucrar a los padres en las campañas de concienciación a través de comunicaciones específicas, reuniones o sesiones formativas. Los padres son un fuerte apoyo para alcanzar el objetivo deseado.

Las campañas de concienciación son muy eficaces a la hora de transmitir mensajes de respeto y deportividad en el club. Se consigue llegar a todos los miembros, obteniendo un cambio muy positivo en su comportamiento.

Cómo eliminar la violencia en el fútbol

Es importante que los jugadores comprendan que la violencia no solo es inaceptable en el contexto deportivo, sino también en la vida cotidiana. Al inculcar valores positivos y fomentar una cultura de respeto y juego limpio, se crea un entorno en el que los jugadores se sienten seguros, motivados y dispuestos a seguir participando de modo ejemplar en el fútbol base.

Como puedes ver son bastantes las variables que debes introducir en tu Club para erradicar la violencia. Puedes intentar confeccionarlo y aplicarlo por tu cuenta o acudir a un profesional con experiencia. Yo puedo ayudarte.

El principal problema que nos encontramos es que los entrenadores y los padres, también los de tu club, acepten que muchas de sus actitudes en el campo son violentas. No suelen reconocerlo. De ahí su dificultad.

Se centra en tres pilares fundamentales:

  1. Los entrenadores/formadores son la clave del éxito. La idea es comprobar con qué entrenadores se cuenta, valorar si son los entrenadores que se necesitan y trabajar con ellos a lo largo del año para que su labor con los jugadores sea realmente eficaz.
  1. Los entrenamientos. Si realmente queremos mejorar los resultados a medio y largo plazo, es necesario evaluar cómo son los entrenamientos y a partir de ahí establecer las correcciones necesarias en cuanto a metodología, programación y formas de juego.
  1. La estructura general. Una vez conocemos cómo se estructura el deporte en la entidad, podremos ofrecer propuestas de mejora estableciendo un equipo de trabajo eficaz que refuerce la labor de los entrenadores. Aquí resaltamos la figura de un coordinador o varios, fundamental para el trabajo que pretendo realizar.

Si estás interesado en recibir más información detallada no tienes más que dejar tu e-mail en este formulario y nos pondremos inmediatamente en contacto

Estoy interesado/a en este proyecto y solicito que puedan ponerse en contacto conmigo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Tumblr
WhatsApp
Email
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio