Fútbol y estudios

Fútbol y estudios: Consejos para compaginarlos

Fútbol y estudios parece que se pelean constantemente pero quiero mostrar que pueden ser perfectamente compatibles siempre que el entorno que rodea al jugador sea propicio para preservarlo.

Contenidos

Una noticia espeluznante

Hace poco leí la espeluznante noticia basada en unos estudios realizados en las que se aseguraba que el 60 % de los jugadores de fútbol que han llegado a la élite, están arruinados. Las razones que el estudio deja entrever son las drogas, delincuencia, maltrato y alcohol.

Me quedé parado leyendo la noticia y empecé a tirar del hilo para descubrir qué es lo que estaba ocurriendo alrededor de todo esto.

Razones para elegir fútbol y estudios

Tras leer bastante, por fin saqué conclusiones que deseo contaros. El común denominador de todos estos jugadores es que han consagrado su vida a este deporte y para eso han pagado la cuota de abandono en los estudios y en cualquier otro tipo de conocimientos. Son niños ricos pero desgraciados porque no saben hacer nada más.

Apuesta exclusiva en el fútbol

gool

Toda su juventud ha sido una pelota de fútbol. Y conforme han ido subiendo de caché, eso lo han combinado con las fiestas, el descontrol, etc. Recuerdo ahora la película “Gool” donde el entrenador tiene una conversación con la estrella del equipo. Se dedicaba a salir de noche en lugar de cumplir con el descanso pactado y tras la publicación en un periódico deportivo de las fiestas desafortunadas de éste, su entrenador le amonesta haciéndole ver que no eran ningún ejemplo para los jóvenes que se iniciaban en este deporte.

Digo que es como un niño porque con 24 años no es capaz de pensar en nada más que el presente: disfrutar de las circunstancias tan favorables que se le están presentando y vivir al día. No existe ningún pensamiento responsable de cara al futuro cercano, ninguna intención de formación académica, nada.

Cuando les dices a estos jóvenes por qué no dedicas tiempo a estudiar, te responden sonrientes:

–¿Estudiar? ¿para qué? Si no vale la pena. El fútbol me llena completamente. No necesito más.

La necesidad de ganar como sea

Los grandes equipos equipos que despuntan en el fútbol base tienen que ganar como sea y además te lo reconocen: por su reputación y por su historia, están obligados a ganar y todo lo que no sea una victoria es un fracaso del entrenador y del club. No existe ninguna otra razón de ser de la institución.

Por lo tanto, este periodo formativo del jugador no es más que una oportunidad para tener en la plantilla a los mejores jugadores que pueda y poder ganar el campeonato infantil, cadete o juvenil. Para el entrenador, es una forma de subir en prestigio personal y ascender puestos en el mundo del fútbol. Y para el club, lamentablemente, la única forma de medir el prestigio de una institución deportiva son los campeonatos ganados, el tener el mayor número de equipos en las categorías más altas, ganar ligas, etc.

Mensajes muy diferentes de los deportistas profesionales

Frente a esta dura realidad que presentamos, nos quedamos altamente sorprendidos cuando escuchas las entrevistas que les hacen a jugadores que han conseguido triunfar. No sé por qué pero todos, absolutamente todos comentan que si tuvieran que volver a empezar, harían lo mismo menos una cosa: pondrían mucho más esfuerzo por estudiar. Intentarían tener unos estudios y una titulación que les permitiera hacer algo de provecho una vez termine su periodo deportivo.

El caso de Vladimir

Vladi fútbol y estudios

Hace poco, vino un antiguo alumno (tiene ahora 16 años) y es el fichaje más caro del fútbol belga de un jugador promesa. Ha jugado ya en la selección sub 16 de su país y está feliz. Cuando le pregunté por sus estudios, me contó que en Bélgica hay un programa para estos jugadores de élite que les permite compaginar sus estudios con la exigente dedicación deportiva. Un ejemplo más de fútbol y estudios.

En España y en otros muchos países del mundo, esto no sucede y miles de niños con un enorme potencial están arriesgando su futuro con muy pocas esperanzas de éxito. Y, si tienen éxito, como he mencionado al principio, terminan su carrera profesional a los treinta y pico años sin saber nada más. Son unos completos inútiles y tienen que dejarse aconsejar por personas que se aprovechan de ellos y de su dinero para arruinarlos completamente. Fútbol y estudios mal enfocados.

¿Es esto lo que buscamos para nuestros hijos? ¿Somos conscientes del daño que les hacemos permitiendo y apoyando estas iniciativas?.

Javier Marcet, un ejemplo de fútbol y estudios

Javier Marcet fútbol y estudios

Ya sabes que mi padre llegó a ser futbolista profesional. En el Barça, en el Real Madrid y en el Espanyol. Tuvo la oportunidad de jugar en la Selección Española defendiendo los colores de su país. En una ocasión me contaba: 

“Cuando empecé a jugar al fútbol profesionalmente, tuve la suerte de tener a un padre con las ideas muy claras y en todos los contratos que realicé con el Barça, con el Real Madrid y con el Espanyol, siempre había una cláusula en la que se exigía al club respetar mis estudios y mis exámenes y eso me permitió sacarme dos carreras (economía y derecho) y alternar mi carrera deportiva con la académica.

Cuando me retiré del fútbol, ya tenía un montón de propuestas como directivo en una u otra empresa que me permitió tener una familia con ocho hijos y un trabajo estable toda mi vida. Mis compañeros de equipo, cuando terminaron su periodo deportivo, no tenían un título académico ni conocimientos para trabajar en ningún sitio. Les ayudé como pude pero lamentablemente se dieron cuenta de que habían perdido una oportunidad increíble para forjarse su futuro que no era el fútbol sino toda la vida que queda tras el fútbol.

Mientras ellos jugaban a las cartas en las concentraciones, yo sacaba mis libros de economía para preparar los exámenes. Algunos se reían de mí y me hacían bromas pero con el tiempo se dieron cuenta, ellos y yo también, que había valido la pena el esfuerzo realizado. Y no era el único que estudiaba pero éramos pocos, muy pocos, los que lo hacíamos”.

Combinar es complicado

Hoy en día es muy complicado combinar fútbol y estudios porque desde muy joven estás jugando dos partidos semanales, haces muchos desplazamientos, los entrenamientos terminan tarde y estás cansado y no hay quien se ponga a estudiar a no ser que tengas una enorme fuerza de voluntad y las ideas muy claras. Aún así, es muy complicado.

No hay excusas en combinar fútbol y estudios

Toni Frieros, redactor jefe del diario Sport, en una entrevista que efectué sobre el tema, comentaba que no hay excusa para no estudiar ya que hoy en día puedes estudiar on line y existen muchas facilidades. Es cuestión de querer y de organizarse bien para hacerlo compatible.  

Deberíamos intentar cambiar todo esto para facilitar a los jugadores con proyección más apoyo para estudiar, compatibilizando fútbol y estudios. El ambiente del fútbol, la presión de los partidos, la prensa, no facilitan nada esta posibilidad. Pero sobretodo, hoy en día hay en nuestros jóvenes una ausencia de la cultura del esfuerzo. Es necesario poner espíritu de sacrificio, disciplina y un compromiso para sacar sus estudios adelante. Hemos hablado de esto en otro artículo de este blog:

Creo que vale la pena que lo podáis leer con calma o si queréis podéis visionar el vídeo de mi canal de Youtube.

Tú, como entrenador o como padre, tienes mucho que aportar a este problema. Si lo que buscas como entrenador es su formación en este periodo del jugador, tendrás que preocuparte y apoyar en serio sus estudios. Y no vale decir que les pides las notas a todos. Hay que hacer algo más. 

Que debemos hacer para apoyarles en sus estudios

fútbol y estudios

Un consejo sobre fútbol y estudios

Una experiencia que puede servirte es la siguiente:

De la misma forma que al jugador le marcamos objetivos deportivos y actitudinales a corto, medio y largo plazo, puedes realizar un seguimiento individualizado de sus estudios. Soy consciente de que te estoy complicando la vida pero en el fútbol formativo, hemos de implicarnos más. El fútbol debe ser una motivación más para seguir estudiando. El mensaje que nuestros jugadores o nuestros hijos deben tener muy claro es que:

“si quieres seguir en el fútbol, hay que apretar en los estudios”. 


Jugadores vagos

No creo en los jugadores vagos, que no se esfuerzan en lo académico. Si son vagos en los estudios lo serán también en los entrenamientos y en los partidos. Pero podemos ayudarles a mejorar ese defecto. En realidad le estás haciendo mejor persona y mejor deportista. 

Objetivos de superación

Se trata de marcarse objetivos a corto plazo de superación constante. Si ha sacado un notable, debe llegar al excelente. Si le falla la lectura comprensiva, debe mejorar en este aspecto.

Padres desesperados

Muchas veces son los propios padres los que piden ayuda porque a ellos no les hacen mucho caso y el entrenador tiene, con frecuencia, más fuerza motivadora que los mismísimos padres. Un consejo positivo comentándole lo mucho que esperas de él es suficiente para que se lo tome muy en serio. Más de lo que creemos.

Un ejemplo real

Recuerdo aquel chico que en el primer trimestre me enseñó las notas. Eran muy buenas pero en inglés tenía ciertos problemas en un aspecto concreto. Tenía un 6 y marcaba mucho la diferencia con el resto de las notas. Le comenté que quizá esa nota debía trabajarse para la próxima evaluación. No le comenté nada más.

 Al final de curso vino otra vez con las notas y me enseñó un 9 en lugar del 6. La madre me comentó que lo que yo le había dicho en aquel momento había sido suficiente para tomarse mucho más en serio la asignatura de inglés. ¿Te das cuenta de lo mucho que puede influir un comentario tuyo en tus jugadores?

Seguimiento de los objetivos

Busco entrenadores implicados

 Lo que es importante para nuestros jugadores es que les hagamos el seguimiento de aquellos objetivos que les marcamos. También en los académicos. Porque somos muy dados a marcar metas pero luego nos olvidamos de lo que les hemos dicho y nunca más les preguntamos por ese objetivo. Es imposible olvidarse si realmente les queremos ayudar y no solo buscamos sus habilidades deportivas.

Si detecta que no le recuerdas nunca más aquel objetivo, pensará que en realidad no te interesa para nada lo que le dijiste y nuestras palabras pueden perder eficacia en el futuro.

¿Qué pasa cuando los estudios fallan?

fútbol y estudios fracaso

Me dirás qué pasa si un gran jugador de fútbol o de cualquier deporte falla en sus estudios. ¿Lo apartas del equipo?

 Si lo que buscas realmente es ayudar al jugador, no hay vuelta de hoja, hay que apartarlo del equipo hasta que las notas sean mejores. Si lo que persigues es tu victoria personal, ganar por encima de todo, le permitirás jugar justificando su falta con excusas imperdonables.

Tomar medidas gradualmente

He de puntualizar que el protocolo más lógico cuando esto ocurre debe tener unas fases cada vez más duras hasta llegar a la exclusión. La primera vez que se detecta este desfase académico, hay que hablar seriamente con el deportista para dejarle claro cuáles son las prioridades en su carrera deportiva: primero estudios y luego deporte. Debe ser una conversación seria pero motivadora para el jugador que le lleve a asumir el compromiso y se le pueda ayudar en sus dificultades para conseguirlo.

Si es reincidente es cuando ya se deben tomar las medidas más duras dejando claro que es por un tiempo limitado que coincidirá con su cambio de actitud ante los estudios. 

Exigir para ayudarle a combinar fútbol y estudios

Hemos de pensar que si realmente queremos ayudar a un joven deportista a salir adelante en su vida, no podemos ser blandos porque no le conviene. Y esto también va para los padres. Somos muy poco exigentes con nuestros hijos en las cosas importantes donde nos jugamos mucho.

 Les quitamos su derecho a la formación

Y esto es lo que justamente está ocurriendo con estos chavales desperdigados por los mejores clubes del mundo. Les estamos robando parte importante, por no decir fundamental, de su formación simplemente por nuestro egoísmo al priorizar la victoria personal a corto plazo, en lugar de su éxito personal a largo plazo.

 Un ejemplo de fútbol y estudios de las Olimpiadas

fútbol y estudios

Viendo la entrega de medallas de las gimnastas españolas en las Olimpiadas de Río de Janeiro, se les veía felices con su plata. ¡Cuántas horas repitiendo los ejercicios hasta llegar casi a la perfección! ¡cuántos sacrificios!

 Una de las comentaristas de la televisión nombra a la capitana del equipo, destacando de ella que es estudiante de tercero de medicina. Lo hace admirada y con curiosidad por saber de dónde saca el tiempo. Son tan pocos los deportistas que se toman en serio sus estudios. Es muy difícil compatibilizarlos.

Por suerte, posiblemente estén en uno de esos Centros de Alto Rendimiento que se montaron en España para las Olimpiadas del 92 y allí tienen, en el propio centro de entrenamiento, un colegio para poder compaginar los entrenamientos con los estudios.¿ Qué será de estas niñas cuando dentro de cinco años terminen su carrera como gimnastas, si no han estudiado?

Aprovechar la ilusión por ser futbolistas profesionales

frases de futbolistas

 He tenido la oportunidad de preguntar a miles de niños que practican deporte si desean llegar a ser profesionales de su deporte. La gran mayoría, responde que sí, que es su sueño.

 Es el sueño de tantos jóvenes en el mundo entero. Desde el primer momento sientes la gran responsabilidad y las enorme oportunidad que se presenta.

¿Por qué no aprovechar esta gran ilusión por triunfar como futbolista para plantearles metas más interesantes? Qué fácil es decir a un jugador de 16 años: te voy a convertir en un gran jugador. Me preocupo de enseñarte noche y día todas las técnicas y estrategias que te ayudarán a conseguir este objetivo y luego, ya veremos si llegas. Dependerá de ti.

 Complicarnos la vida

Es el momento de complicarnos un poco más la vida e intentar lo mismo pero anteponiendo sus estudios y aclarando que sin un interés por sacarse una titulación académica, todo lo demás es inútil. No vale para nada por lo ya comentado al principio.

Existe en todas las escuelas de fútbol el departamento de análisis, el psicólogo deportivo, el fisioterapeuta, el preparador físico, etc. Por encima de todos estos debe figurar el departamento académico, formado por especialistas que trabajan exclusivamente para que todos nuestros jugadores se tomen en serio el fútbol y sus estudios y estén motivados para alcanzar también el máximo rendimiento posible en sus calificaciones. Si no lo hay, por lo menos es una función más del entrenador. 

 Dos casos reales

Y me paro aquí para contar un caso bastante habitual. Muchas veces coincide, no siempre, que los jugadores mejor dotados, no tienen buenas condiciones para los estudios. ¿Qué podemos hacer con ellos? Explicaré dos casos reales cambiando sus nombres y edades para no dar pistas que pueden aclarar mi asombrosa afirmación.

 José
deporte competitivo

José es un niño prodigio del fútbol, quizá el jugador con más talento que ha pasado por mis manos. Recogido en la calle donde pasaba su infancia adquiriendo una experiencia de vida prematura. Los libros no le conocían. Los padres trabajan por las tardes y no podían atenderle. 

Falta de hábitos

Cuando pasó a vivir en la residencia, la primera dificultad con la que se encontró fue su falta de hábitos en los estudios. De repente, pasó a tener una hora de estudio diaria y unos profesores que se preocupaban de él porque veían que nuestro seguimiento era constante y que con la ayuda de todos podíamos cambiar esta ausencia de vida académica. 

Los niños son esponjas y son capaces de adquirir más conocimientos de los que pensamos. Pero era evidente que este gran jugador iba muy retrasado con respecto a los niños de su edad por sus especiales circunstancias.

Podíamos haber desistido ya que al principio los informes de los profesores eran muy negativos, aunque nunca desalentadores, por tratarse de grandes profesionales que lo dan todo por cada uno de sus alumnos. Lo fácil hubiera sido decidir que se dedicara al fútbol y que fuera haciendo lo que pudiera en sus estudios.

 Un cambio progresivo

Pero no fue así. Conscientes de que nos jugábamos ahora el futuro del chaval, pusimos todos los medios posibles para ir cambiando su actitud en los estudios. Le proporcionamos un profesor de apoyo complementario, mantuvimos reuniones constantes con el colegio y le animamos cada vez que conseguía un éxito académico aunque fuera muy pequeño.

Aunque no llegamos a tiempo por las inmensas lagunas en matemáticas y en lenguaje, nos dimos cuenta de que con paciencia podríamos conseguirlo. Repitió curso pero nuestras esperanzas en una mejora estaban completamente abiertas. Mientras, su progresión deportiva era impresionante.

 Informes positivos
fútbol y estudios

Efectivamente, el siguiente curso empezó de otra manera. Los informes en el colegio eran muy positivos. Mostraba mucho más interés y poco a poco esas lagunas desaparecieron. Ha terminado el curso con buenas notas. El niño es otro. Ha adquirido confianza en si mismo y unas hábitos en los estudios que prometen: ya no se olvida los deberes en el colegio, es capaz de permanecer una hora estudiando sin moverse de la silla, no evita el esfuerzo de memorizar las cosas, dedica tiempo a la lectura, etc.

 Preocuparse de su futuro

Si esto no es preocuparse del futuro de un jugador, apaga y vámonos. Como futbolista, es un portento pero no estaríamos haciendo las cosas bien si no le apoyamos en el aspecto académico. Fútbol y estudios deben ir unidos en su formación. En muchos lugares, esto no puede hacerse por la falta de tiempo, porque los padres no tienen la fuerza necesaria, porque tienen que dejarles solos en casa para poder trabajar y traer el pan a casa, etc.

 Gran responsabilidad del entorno 

Por otro lado, hago una llamada a los entrenadores de todo el mundo que trabajan con niños. No sabes la gran responsabilidad que tienes cuando os confían ese grupo de jugadores que forman vuestro equipo. No valor únicamente su talento deportivo. Preocúpate también de su vida académica y de su formación como persona.

¡Tenéis tanto por hacer! Después de los padres sois posiblemente los que más podéis influir en ellos. Con vuestro buen ejemplo, con vuestros comentarios, con vuestras actuaciones.

 Dedicarles tiempo. Es la mejor medalla que podéis ganar: que os recuerden como una de las personas que más ha influido en su vida.

La historia de Rafa.
Mejorar el aprendizaje de mis jugadores

Rafa es un jugador que conocí con 16 años. En la reunión que mantuvimos con el padre manifestó que estaba en un periodo de adolescencia total y que no querías estudiar. Lo único que deseaba era jugar al fútbol. ¿Te suena esta historia? Quizá sea la de tu propio hijo.

Otro padre le aconsejó que fuera a una escuela de fútbol donde se preocupen de él. Quizá ellos pueden conseguir ilusionar a tu hijo por los estudios aprovechando esta ilusión por el deporte. Ellos le harán ver que para llegar a ser futbolista debe cuidar su nivel académico.

Padres desesperados

Desesperado nos lo entregaba, en busca del milagro que él no había podido conseguir. Lo único que había obtenido con su insistencia en que estudiara fue una ruptura total en la relación entre padre e hijo. La situación estaba siendo muy crítica y parecía bastante desesperado.

 Existen otras posibilidades

Tras hacer un estudio serio de sus condiciones intelectuales, nos dimos cuenta de que con 16 años estaba muy limitado y no todos los chicos hay que apretar para que estudien algo que es imposible alcanzar por sus condiciones intelectuales y sus hábitos. Sin embargo, existen otras posibilidades que no pueden desperdiciarse para cubrir sus espaldas en un futuro no muy lejano cuando se dé cuenta que quizá ya no sirve ni para el fútbol ni para los estudios.

Existen profesiones dentro del fútbol y fuera de ellas muy atractivas. Rafa destacaba por sus buenos conocimientos del ordenador y su capacidad de leer los partidos en el campo. Pensamos que podría aprender la técnica de análisis de partidos a través del programa que utilizamos  para asesorar a los jugadores.

Buenas salidas profesionales
aprender a jugar fútbol

Si a los 16 años empieza a dominar esta incipiente tecnología del deporte, con 25 o 30 años será un auténtico experto. Hoy en día es una buena salida profesional para aquellos que se dedican al deporte. 

Quien dice esto, si lo que se aprecia en la persona es una cierta habilidad formativa, se le puede orientar para que se saque la titulación de entrenador nacional que le permite trabajar durante mucho tiempo después de su periodo como futbolista. 

Otros pueden especializarse en el arbitraje, en la fisioterapia, la preparación física, el periodismo deportivo, etc. Incluso podemos detectar habilidades manuales para la pintura, la mecánica, la electrónica, etc.

 Ya no solo piensa en fútbol

Rafa ahora está mucho más centrado porque ya no solo piensa en fútbol sino que se le ha presentado la oportunidad de hacer algo que también le gusta y que puede serle muy útil a largo plazo. Además, dentro de la gran disciplina que exige el deporte. No hay duda de que en dos o tres años su actitud y la relación con su padre habrá cambiado gracias al fútbol y en todo lo que hay alrededor suyo.

 Vale la pena el esfuerzo

Qué diferente es todo esto a lo que describimos más arriba. ¿Vale la pena el esfuerzo realizado? ¿vale la pena reorientar la ilusión de tantos jóvenes deportistas para que en lugar de sacrificarlo todo por el fútbol, puedan combinar este bello deporte con una preparación profesional o académica que les ayude a salir adelante en un futuro no tan lejano?

Primero estudiar y luego el fútbol

futbol y estudios

Cuando leí un artículo en la prensa deportiva que se metía con la principal cantera de fútbol de la ciudad porque entre otras cosas no se preocupaba de que los jugadores instalados en su masía sacaran adelante sus estudios, me dio mucha pena porque realmente esos niños se merecen de los adultos mucho más que todo esto. 

Te pregunto a ti, ahora, ¿cómo estás tratando a tus jugadores? Me dará mucha alegría comprobar que sigues muy de cerca los estudios de cada uno de los jugadores, que les ayudas a superar aquellas dificultades que se detectan en sus estudios diarios, que buscas la tutoría y el apoyo del colegio para que cada uno de los chicos salgan adelante, que les animas individual y colectivamente a sacar buenas notas de forma prioritaria. 

Objetivo principal de fútbol y estudios

formacion de futbol

Con todo que tu haces por ellos y que te cuesta un esfuerzo complementario, ha servido para dejar claro a tus jugadores que no existe otro camino que no sea el de los estudios como principal objetivo.

Actitud de los padres

Los padres somos los primeros que debemos hacerles ver a nuestros hijos que el fútbol, aunque puede ser muy beneficioso, no garantiza una profesión, y que debemos compaginarlo con los estudios. Muchos lo dicen pero luego no lo demuestran con hechos y le dedican más tiempo a controlar cómo entrena y cómo juega que a su rendimiento académico. Ya sabemos que los niños aprenden no de lo que les decimos sino de lo que hacemos. Nuestra actitud es el reflejo de nuestras intenciones.

Predicar con el ejemplo

Si nos ven leer con frecuencia un buen libro, ellos se inclinarán por la lectura, si nos ven aprovechar el tiempo en todo momento, ellos lo harán. Si nos ven poner esfuerzo en las pequeñas cosas de la casa o del trabajo, superar dificultades con deportividad, entonces ellos lo harán porque sus padres siempre han sido un ejemplo de todo esto.

Enseñarles estrategias

Los padres debemos enseñarles a compaginar libros y fútbol, organización y aprovechamiento del tiempo de estudio, respeto a las horas de sueño y descanso. Si tienen un horario pactado, les será más sencillo rendir más en el deporte y en el estudio.

Los padres pueden ser una barrera

En ocasiones son los propios padres los que pueden originar el problema, prestando más atención al deportista que al estudiante, interesándose más por el fútbol que por los estudios. Posiblemente hayamos hablado durante más tiempo con nuestro hijo del partido del fin de semana que de las clases en el aula, de su entrenador que de su profesor. Seguimos a nuestros hijos en sus competiciones deportivas pero olvidamos las tareas escolares o sus otras aficiones.

Intentemos hablar más con nuestros hijos de estudios o de otras cosas aparte del fútbol, de sus profesores y de sus compañeros de clase, acudamos a tutoría con frecuencia y hagamos seguimiento conjunto.

El entrenador es un apoyo importante 

valores deportivos

Personalmente he notado siempre un gran impulso en los estudios de los jugadores que he entrenado porque somos un apoyo muy importante para los padres ya que muchas veces lo que les decimos desde aquí tiene un impacto mayor que lo que le puedan decir sus padres ya que somos para ellos una voz autorizada a la que hacen mucho caso.

Papel fundamental de la familia

El fútbol, con sus entrenamientos y competiciones puede frenar fácilmente los estudios de nuestros jugadores porque, al ser jóvenes, viven al día y no les preocupa el futuro. La familia juega un papel fundamental, es clave en el dispositivo que necesita un adolescente deportista. El apoyo de los padres en el deseo del hijo por mejorar en el fútboles es imprescindible. Si los padres se implican correctamente, el resultado será el que buscamos. En muchas ocasiones, deberemos cambiar la rutina familiar por apoyar a nuestro hijo, horarios de trabajo, vacaciones, viajes e, incluso, en algunos casos de vivienda.

Aprovechar la motivación del deporte

porque competición deportiva

En realidad, la motivación que poseen los niños deportistas por conseguir rendimiento deportivo hace que acepten con entusiasmo esas metas ambiciosas en sus estudios. Ellos mismos llegan a imponerse una disciplina muy seria para conseguir buenos resultados en el colegio. Pero es necesario que los padres y los entrenadores les apoyen y les hagan ver con claridad su relevancia.

Una experiencia vivida a lo largo de los años

Lo he podido comprobar a lo largo de estos años en la gran mayoría de jóvenes  deportistas que he conocido. El día a día del fútbol, con sus entrenamientos y la competición, a algunos les aparta de su objetivo en sus estudios. Al detectarlo en los últimos informes del colegio, se les advierte que el éxito del proyecto del que participaban no es completo sin sus buenas calificaciones en los estudios. 

Esfuerzo en todas las situaciones de la vida

De qué iba a servir ascender a división de honor si terminábamos el curso con algunas asignaturas suspendidas. De qué vale tanto esfuerzo en el deporte si no lo aplicamos en todas las situaciones de nuestra vida. Para mí, esto sería un fracaso. Una vez lanzas el reto, la actitud de estos jugadores cambia radicalmente poniendo sus estudios en su lugar.

Aprender a cumplir con el compromiso

Cuando nuestros hijos dejan de entrenar por un examen, o por tener que estudiar, debemos preguntarnos si el empacho del último día sirve realmente para algo. De nada sirven las prisas de última hora y no es formativo eliminar el compromiso del entrenamiento porque tiene un examen. Hay que ayudarles enseñándoles a organizarse con tiempo los exámenes. Que se den cuenta que todo es compatible si nos organizamos bien.

Los castigos sin entrenamiento

Cuando los padres castigan a sus hijos con no jugar al fútbol, por unos malos resultados en estudios, deben saber que castigar sin deporte es una decisión errónea. Debemos considerar la práctica del fútbol de nuestros hijos como una actividad complementaria y beneficiosa para su formación, por lo tanto no les castiguemos con quitarles el fútbol. Castiguemos no dándoles dinero el fin de semana, sin jugar a la videoconsola, sin el móvil o sin salir con los amigos.

Debemos hacer lo más conveniente para que los jóvenes saquen mejores notas y practiquen su deporte favorito, sin amenazas y como complemento de sus formación. El deporte es la mejor forma de reducir enfermedades, de despertar al chico perezoso y la mejor forma de que los jóvenes se mantengan alejados de malas adicciones como las drogas o el alcohol. El deporte contribuye a que el joven ocupe su tiempo de diversión en algo positivo, reduciendo el peligro callejero o la pasividad del sofá.

Los estudios y jugar al fútbol, son complementarios

valores deportivos

Pese a que el nivel de exigencia escolar ha bajado mucho, llevar adecuadamente los estudios y el deporte es complicado para los millones de niños que se encuentran en esta situación.

Nuestros hijos deportistas deben poner esfuerzo e interés para compaginar correctamente las dos cosas en el poco tiempo que les queda.

No es fácil porque tras el entrenamiento están cansados y cuesta más concentrarse y sacar las cosas adelante.

Si procuramos dejarles claro que lo primero son los estudios y luego el resto de los compromisos, y uno de ellos es el deporte que practica, les estamos enseñando que nada se consigue sin esfuerzo. 

Yo pienso que que las dos cosas son compatibles si uno quiere realmente tomárselo en serio, con esfuerzo y responsabilidad.

Es muy bueno que nuestros hijos no solo piensen en el deporte y que tengan en la cabeza otro tipo de actividades como es el estudio, la lectura, la música, los idiomas, etc.

Todos sabemos muy bien que la mayor parte de nuestros hijos no se van a dedicar profesionalmente al fútbol, con lo que hemos de centrarnos primero en los estudios.

Por lo tanto, los padres pueden ayudar mucho a su hijo si le dejan muy claro que debe compaginar sus estudios (actividad principal) con el deporte (actividad secundaria).

Estrategias sobre fútbol y estudios

pesimista optimista

Recomendamos dos tipos de estrategias para conseguir que nuestros hijos jueguen al fútbol y y se preocupen de sus estudios con eficacia: enseñarles a organizar el tiempo y aprovechar muy bien los momentos de estudio.

Organizarse el tiempo

Para ayudarles a organizarse el tiempo, es fundamental  que cada día tenga unas horas asignadas a los estudios. Es bueno que los padres pacten con los hijos esas horas y queden plasmadas en un horario. De esta forma, habréis conseguido responsabilizarles en un tema tan importante como es el estudio.

A la hora de pactar este horario de actividades, debes tener en cuenta como padre que siempre pueda tener unos espacios libres que le permitan llevar a cabo otras actividades como salir con los amigos, practicar una afición, leer, ver la televisión…

Un punto importante que debemos tener en cuenta en la planificación son las horas de sueño ya que un buen descanso les ayudará a rendir más, tanto en el estudio como en el deporte.

Los más pequeños deben dormir 10 horas diarias y los mayores entre 8 y 9 horas. Es algo que debemos tener muy en cuenta.

No dejar las cosas para última hora

Creo que es clave saber organizarse y preparar con tiempo los exámenes y las tareas. No las puedes dejar para última hora ya que la carga es muy grande y es entonces cuando necesitas quitarle horas de sueño o de entrenamiento.

Ya hemos dicho que no existe nunca un motivo para dejar de asistir a un entrenamiento por temas de exámenes o trabajos. Es una buena forma de reforzar esta responsabilidad de organizar con tiempo la actividad académica. 

Es una nueva oportunidad para desarrollar el compromiso en sus estudios y en el deporte. Estamos seguros de que le será muy útil más adelante en su vida personal.

Aprovechar al máximo el tiempo de estudio

drogba embajador de la paz

Pero hay una segunda estrategia que queremos comentar, la de saber aprovechar al máximo las horas dedicadas a las actividades académicas. Si se acostumbran a esto, tendrán más tiempo para dedicarse a otras actividades verdaderamente interesantes y totalmente secundarias.

Aprender a estudiar

En primer lugar, deben aprender cuanto antes a estudiar, con estrategias adecuadas que facilitan la comprensión y asimilación de los contenidos que deben dominar.

Es una pena ver a tantos jóvenes que pierden toda la tarde para realizar una tarea que puede hacerse en media hora.

Aprovechar al máximo las clases

En segundo lugar, un buen deportista, que sabe que no va a tener toda la tarde para su estudio, debe empezar por aprovechar al máximo las clases. Debe poner mucha atención, preguntar siempre lo que no entiende, tomar apuntes de todo y ser muy ordenado. Una clase bien aprovechada es casi una lección aprendida.

Evitar las distracciones

Por último, como norma general, deben evitar todo tipo de distracciones en sus horas de estudio. Evita que escuchen música o que la televisión esté encendida o que los hermanos pequeños molesten entrando en la sala donde está estudiando. En la mesa debe haber muy pocas cosas para ayudarle a concentrarse en sus tareas y debe tener previsto todo lo que necesita para aquella tarea para evitar levantarse en todo momento. Todos estos hábitos le ayudarán a rendir más en el fútbol y en sus estudios y le permitirá tener tiempo para practicar en serio su deporte favorito.

Cómo pueden ayudar los padres

Los padres, por tanto, podemos ayudar mucho a nuestros hijos mostrando interés por sus estudios desde el primer día de clase hasta el último y proporcionándole el espacio y el tiempo adecuado para realizar sus tareas.

Le ayudas dejándole claro que siempre es posible compaginar sus tareas con la práctica deportiva y orientándole a la hora de fabricarse un horario.

No dejes nunca de asistir a las reuniones del colegio y a las entrevistas con el tutor o tutora. Aprovecha para explicarles el tiempo que dedica tu hijo al deporte y seguro que encontrarás una buena colaboración en ellos.

Felicitale por los progresos y el esfuerzo que pone en sus estudios.

Pregúntale cómo le han ido los exámenes y los deberes…y valora el esfuerzo que está realizando. Es la mejor forma de ayudar a tu hijo en el fútbol y en sus estudios.

Conclusiones sobre fútbol y estudios

Es evidente que tras este rato de conversación queda muy claro que los estudios son fundamentales para nuestros deportistas. Hemos de mostrarles que lo maravilloso de estudiar y aprender algo es que ya nadie puede arrebatárnoslo

Hemos de motivarlos a que pongan esfuerzo en sus estudios ya que lo que siembres hoy dará sus frutos mañana. Estudiar hoy es algo que tendrá repercusiones en el futuro en el que vivamos.

El estudio nos abre puertas a mundos que ni siquiera conocíamos. Y nuestros jóvenes deportistas nos lo agradecerán.

Tres libros para consultar

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Tumblr
WhatsApp
Email
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio