Lo que un padre puede destruir.

Lo que un padre puede destruir. (2ª parte)

Lo que un padre puede destruir. Rubén y Jorge son dos chavales de 12 años que juega en uno de nuestros equipos. El curso pasado se ha subido de categoría y han venido 3 ó 4 jugadores de bastante nivel a reforzar el equipo para afrontar correctamente esta categoría tan complicada.

Nos da miedo admitir a padres nuevos que vienen de equipos muy competitivos por el ambiente que pueden dar. La primera reunión con los padres del equipo la preparamos muy bien para que quedara muy claro que estaban en un lugar donde existe un ambiente entre los padres de mucha cordialidad y respeto. Advertíamos desde el principio que la unión hace la fuerza y que los chascarrillos y la murmuración lo único que consigue es el mal ambiente en la institución. También indicamos que al árbitro había que respetarlo siempre, aunque posiblemente se iba a equivocar muchas veces.

La liga empezó y no tardamos en detectar que dos padres se colocaban junto a la portería y no paraban de gritar, dirigir a los jugadores y protestar airadamente todas las acciones que el árbitro pitaba en contra nuestra. Al día siguiente tuvimos que hablar con los padres de forma individual para advertirles que su comportamiento no era el adecuado y pactado. Si no eran capaces de comportarse, debían irse a pesar de que sus hijos son dos grandes jugadores y muy buenas personas.

De nuevo, los problemas vienen de los padres. No se daban cuenta de que con su actitud iban a cargarse la felicidad de sus hijos. Muchas veces no piensan más que en ellos mismos, con la excusa de que son sus hijos. Se toman el fútbol como algo muy personal: ¡Este partido hay que ganarlo! ¡ son los segundos del grupo! 

Meten una presión muy grande a su hijo y parece que son ellos los que en realidad van a salir a jugar. Están más motivados que sus propios hijos. Y esto no puede ser. Hemos de mostrar una actitud muy distinta a nuestro hijo y a nuestro entorno. Más control de las emociones, más distancia con la competición, una visión más amplia de lo que realmente queremos con el deporte de nuestro hijo.

Varios sucesos más ocurrieron durante las siguientes semanas hasta que dijimos: ¡Basta!

Hay que hablar urgentemente con estos padres porque no estamos cómodos ni nosotros ni los demás padres. No podemos consentir que esto vaya aumentando. Les citamos para una fecha concreta y les dijimos la verdad. Su comportamiento había empeorado tras la última reunión y había que tomar decisiones urgentes. Que tu hijo abandone el equipo y que se termine todo el mal ambiente que se está creando.

¿Por qué actuaban así estos padres? En primer lugar, pensamos que ellos no son conscientes de hacerlo mal. Al contrario, cuando se les comentó que estaban haciendo mal las cosas, la respuesta inmediata fue que no era cierto. Por lo tanto, esto nos hace pensar que hay que aclarar qué es lo que nos parece bien y lo que nos parece mal en el comportamiento de los padres porque posiblemente hay conceptos muy diferentes entre unos y otros. 

En segundo lugar, hemos de ayudarles a eliminar los vicios adquiridos en otros lugares y que tienen tan arraigados en su propio actuar que lo encuentran normal cuando no lo es. Para conseguirlo, hace falta mucho esfuerzo y comprensión por nuestra parte y por parte de los padres, voluntad sincera de querer cambiar de actitud. Si no existen estos dos elementos, es imposible que el padre cambie.

Son ya muchos los padres que con el tiempo han ido cambiando de actitud y ahora lo comentan a otros padres y se sienten felices porque realmente es ahora cuando están disfrutando del fútbol y de su hijo.

Uno de los síntomas que más nos llama la atención es que cuando nos ganamos a un padre cambiando radicalmente su actitud, el que sale ganando en primer lugar es el hijo porque se le nota más suelto, sin tanta presión con lo que sus capacidades, que suelen ser muchas, se desarrollan a toda velocidad y sin límites.

Un ejemplo de lo que afirmamos es la historia de un jugador que no conseguíamos sacarle todo el rendimiento que pensábamos que podía sacar. El padre lo traía a todos los entrenamientos y partidos y su actitud era muy exigente con el chaval. Tras el entrenamiento, le hablaba de cómo debía haber actuado y en los partidos lo mismo. El niño era una auténtica olla a presión. Tenía miedo de decepcionar a su padre y entrenaba cohibido. Siempre estaba muy serio.

Pero un día todo cambió. El padre tuvo que ausentarse por un tiempo y el niño empezó a entrenar como si fuera otro niño bien distinto. Más suelto, más confiado en sí mismo, más audaz en sus acciones. Nos quedamos de piedra al ver la verdadera cara de este gran jugador. En poco tiempo consiguió destacar muchísimo y se le veía muy feliz jugando al fútbol.

¿Nos damos cuenta de lo que estamos haciendo con nuestros hijos? En lugar de ayudarles, nos lo estamos cargando. No hay mala intención pero quizá esto que estás leyendo puede ayudarte a pensar que no hay derecho que los padres seamos así de egoístas. No podemos buscar nuestra propia satisfacción con nuestro hijo.

Lo que un padre puede destruir.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Tumblr
WhatsApp
Email
Telegram

4 comentarios en “Lo que un padre puede destruir. (2ª parte)”

  1. Yo soy jugador de futbol y mi padre venia a todos los entrenamientos y a todos los partidos y siempre me estaba exigiendo hasta que un dia me plante y le dije que hasta hay habiamos llegado que no queria que viniera mas a un partido ni a un entrenamiento mas, desde entonces me empece a soltar y a dar todo lo bueno de mi al no tener a mi padre encima.
    Me presente a hacer las pruebas en la Fundacion Marcet y me cogieron y estube un anyo en la Fundacion Marcet entrenando duro, aprendi mucho, tuve a los mejores profesores que he tenido que son Ricardo Mendoza, Jorge Coihuin, Luis Gustavo Monteiro, Fernando Santiago, Sebas y Alberto Aybar.
    Tambien conoci a los mejor companyeros que he tenido y les agredezco que me acogieran entre ellos como uno mas.
    En la Fundacion Marcet creci como jugador y como persona y se lo agradecere toda la vida.
    Yo soy Jose Manuel Cerezuela.

  2. Yo soy jugador de futbol y mi padre venia a todos los entrenamientos y a todos los partidos y siempre me estaba exigiendo hasta que un dia me plante y le dije que hasta hay habiamos llegado que no queria que viniera mas a un partido ni a un entrenamiento mas, desde entonces me empece a soltar y a dar todo lo bueno de mi al no tener a mi padre encima.
    Me presente a hacer las pruebas en la Fundacion Marcet y me cogieron y estube un anyo en la Fundacion Marcet entrenando duro, aprendi mucho, tuve a los mejores profesores que he tenido que son Ricardo Mendoza, Jorge Coihuin, Luis Gustavo Monteiro, Fernando Santiago, Sebas y Alberto Aybar.
    Tambien conoci a los mejor companyeros que he tenido y les agredezco que me acogieran entre ellos como uno mas.
    En la Fundacion Marcet creci como jugador y como persona y se lo agradecere toda la vida.
    Yo soy Jose Manuel Cerezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 comentarios en “Lo que un padre puede destruir. (2ª parte)”

  1. Yo soy jugador de futbol y mi padre venia a todos los entrenamientos y a todos los partidos y siempre me estaba exigiendo hasta que un dia me plante y le dije que hasta hay habiamos llegado que no queria que viniera mas a un partido ni a un entrenamiento mas, desde entonces me empece a soltar y a dar todo lo bueno de mi al no tener a mi padre encima.
    Me presente a hacer las pruebas en la Fundacion Marcet y me cogieron y estube un anyo en la Fundacion Marcet entrenando duro, aprendi mucho, tuve a los mejores profesores que he tenido que son Ricardo Mendoza, Jorge Coihuin, Luis Gustavo Monteiro, Fernando Santiago, Sebas y Alberto Aybar.
    Tambien conoci a los mejor companyeros que he tenido y les agredezco que me acogieran entre ellos como uno mas.
    En la Fundacion Marcet creci como jugador y como persona y se lo agradecere toda la vida.
    Yo soy Jose Manuel Cerezuela.

  2. Yo soy jugador de futbol y mi padre venia a todos los entrenamientos y a todos los partidos y siempre me estaba exigiendo hasta que un dia me plante y le dije que hasta hay habiamos llegado que no queria que viniera mas a un partido ni a un entrenamiento mas, desde entonces me empece a soltar y a dar todo lo bueno de mi al no tener a mi padre encima.
    Me presente a hacer las pruebas en la Fundacion Marcet y me cogieron y estube un anyo en la Fundacion Marcet entrenando duro, aprendi mucho, tuve a los mejores profesores que he tenido que son Ricardo Mendoza, Jorge Coihuin, Luis Gustavo Monteiro, Fernando Santiago, Sebas y Alberto Aybar.
    Tambien conoci a los mejor companyeros que he tenido y les agredezco que me acogieran entre ellos como uno mas.
    En la Fundacion Marcet creci como jugador y como persona y se lo agradecere toda la vida.
    Yo soy Jose Manuel Cerezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Scroll al inicio