6 consejos para ser entrenadores más emocionales y efectivos con sus jugadores

Ser entrenadores más emocionales y efectivos con sus jugadores

6 consejos para ser entrenadores más emocionales y efectivos con sus jugadores. Aunque gestionar lo emocional en nuestros equipos de fútbol a veces puede parecer un tanto complicado, no tiene por qué ser así y merece la pena tener en cuenta la dimensión emocional debido a su impacto innegable en el rendimiento.

En otras palabras, el éxito en la formación del equipo está vinculado a lo emocional. Los factores emocionales son cruciales para el desarrollo del fútbol, ya que pueden facilitar o dificultar los procesos cognitivos necesarios para mejorar.

“Sabemos que si el entrenador se siente motivado, interesado y confiado en sus habilidades, todo se hace más fácil. Por el contrario, si el entrenador siente miedo o ansiedad, nos enfrentaremos a muchos obstáculos.” 

6 consejos para ser más emocional y efectivo con sus jugadores

Estar relajados es esencial para dar lo mejor de nosotros mismos. Nos ayuda a estar más atentos a nuestros jugadores, a escucharlos mejor, a dar mejores instrucciones, a transmitirles confianza y cercanía.

¿Te cuesta relajarte? ¿Por qué no pruebas a respirar profundamente? Además, cuando liberamos tensiones, sonreímos más; la sonrisa es un lenguaje universal y nuestra mejor tarjeta de presentación. Incluso se dice que puede tener un efecto positivo en el ánimo del equipo.

Dado que la comunicación no verbal es la que transmite más información en el terreno de juego, debemos ser especialmente cuidadosos con este tema y dedicarle atención en tus entrenamientos y partidos.

Nuestras expresiones y gestos constituyen un sistema de señales conocido y usado por los miembros del equipo, pero que pueden ser confusos para aquellos de otras comunidades. Los gestos tienen diferentes significados según las diferentes culturas.

Por ejemplo, el movimiento de la cabeza de arriba a abajo no siempre se traduce como afirmación; de hecho, en algunos lugares puede enviar el mensaje contrario. Por ello, analizar y enseñar la comunicación no verbal previene problemas en el campo y evita malentendidos y juicios erróneos fuera de él.

Reconoce su derecho a aprender cometiendo errores. Es imposible aprender algo sin equivocarse; nuestra experiencia en el fútbol así nos lo dice. Es un derecho de cada jugador que debemos reconocer y hacer respetar.

Además, recuerda que todos tienen un ritmo de aprendizaje diferente y que cada uno aprende aspectos distintos en cada ocasión.

Anímalos resaltando aspectos positivos. “Aprender nuevas tácticas es un gran desafío táctico y emocional”. Iniciar este viaje produce inseguridades, por lo que las palabras de ánimo y estímulo de los entrenadores ayudan a los jugadores a reconocer y valorar sus propios logros, a motivarse y a conocer las distintas etapas del proceso de aprendizaje. Siempre, aunque a veces no lo parezca, están mejorando y progresando.

Muchos entrenadores afirman que “la falta de interés en el tema repercute negativamente en el rendimiento” y, por lo tanto, en el aprendizaje. Si esta afirmación es cierta, y creemos que lo es, debemos asegurarnos de que todos los temas que abordamos en el campo responden a una necesidad o a un interés real de nuestros jugadores. Así garantizamos tener el compromiso del equipo: la motivación.

Hay muchas formas diferentes de aprender y todas son válidas. Los estilos de aprendizaje son las preferencias y tendencias altamente individualizadas de una persona que influyen en su aprendizaje. Cada jugador utiliza diferentes herramientas para acercarse a la información, y estas pueden no coincidir con las de sus compañeros o con las del entrenador.

Algunos entrenadores suelen valorar en exceso a los jugadores que coinciden con su propio estilo de juego y no comprenden lo suficiente a los jugadores que muestran un estilo contrario. Averigua qué tipo de entrenador eres tú, qué tipo de jugadores tienes y, a partir de ahí, propongamos entrenamientos respetuosos que integren todos los estilos en el campo.

El éxito en el proceso de entrenamiento y enseñanza depende en gran medida de este consejo. Cada jugador trae al campo una experiencia diferente: unos valores, unas creencias, unas inquietudes, unas expectativas, etc. 

Conocer a nuestros jugadores y favorecer que se conozcan entre sí nos servirá para ayudarlos a aprender y a alcanzar sus propias metas.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Tumblr
WhatsApp
Email
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio