tiene tu club un plan de entrenamiento serio

¿Tiene tu club un plan de entrenamiento serio?

¿Tiene tu club un plan de entrenamiento serio? Un plan de entrenamiento estructurado y unificado para todos los equipos.

En un pequeño pueblo, existía un club llamado Estrella. A pesar de tener entrenadores jóvenes y entusiastas, el club no utilizaba un programa de entrenamiento unificado. Cada entrenador dirigía sus sesiones según su criterio y experiencia, lo que llevaba a una falta de cohesión y progreso en el desarrollo de los jugadores.

Como resultado de esta falta de enfoque, el equipo juvenil del club tenía dificultades para competir con otros clubes, mejor organizados y con programas de entrenamiento estructurados. A pesar de tener mejores jugadores, a menudo, perdían partidos. La moral del equipo se veía bastante afectada.

Un día, un entrenador llamado Carlos se unió al club. Carlos había tenido éxito como jugador y entrenador en otros equipos y entendía la importancia de un programa de entrenamiento bien diseñado. No tardó en darse cuenta de que la falta de un enfoque unificado era la raíz de los problemas.

Decidió abordar la situación con los directivos del club y les presentó su idea de implementar un programa de entrenamiento unificado. Explicó cómo esto ayudaría a mejorar el rendimiento de los jugadores y fortalecería la motivación del club.

Los directivos y entrenadores más veteranos del club no estaban muy a favor de la idea. Sabían el esfuerzo que implicaría la propuesta y no estaban muy dispuestos. Carlos insistió y les hizo ver cómo otros clubes habían conseguido bastante éxito al implementar un programa para toda la entidad.

Después de implementar el programa de entrenamiento unificado, el club experimentó una serie de beneficios significativos.

Gracias al enfoque estructurado y coherente, los jugadores comenzaron a mejorar en sus habilidades técnicas, tácticas y físicas.

El programa unificado fomentó un sentido de pertenencia y camaradería entre los entrenadores y jugadores. Aprendieron a trabajar juntos como un equipo unificado, lo que se tradujo en una mejor comunicación, cooperación y sinergia dentro del campo.

Con el tiempo, el club comenzó a obtener mejores resultados en las competiciones. Ganaron más partidos y torneos. Se consiguió una mayor confianza y motivación en los jugadores.

El éxito y la reputación del club mejoraron gracias al programa de entrenamiento unificado. Como resultado, el club pudo atraer a jóvenes con talento de la zona, que buscaban un ambiente de alta calidad.

Tanto jugadores como entrenadores se sintieron más orgullosos de formar parte del club. El ambiente de trabajo había mejorado. Los resultados positivos generaron mayor satisfacción y compromiso con los objetivos y valores del club.

He podido comprobar que en los clubes no hay una programación seria. Los entrenadores van a su aire, improvisan mucho y argumentan que no tienen tiempo para preparar sus entrenamientos. Esta es la realidad en el fútbol base. Como consecuencia, surgen diversos peligros: 

  1. Los entrenamientos son aburridos porque el entrenador improvisa lo que va a realizar ese día con sus jugadores. No tiene suficientes recursos y se repite mucho. Una y otra vez propone aquellos ejercicios que tiene en la cabeza. Son buenas propuestas pero siempre son las mismas ideas. Los jugadores acaban perdiendo el interés por entrenar
  1. Al final del año, muchos aspectos de la técnica y de la táctica no se trabajan porque siempre hay urgencias para mejorar aquello que no ha salido bien en el partido. Al entrenador solo le preocupa el éxito a corto plazo. Es interesante dedicar un tiempo a mejorar esos aspectos que se han detectado en el último partido. No digo que no se haga. Pero hay que hacerlo compatible con seguir un programa. Queremos que el jugador salga bien formado a largo plazo.
  1. El entrenador de fútbol base tiende a dedicar todo el tiempo de entrenamiento a los aspectos tácticos del equipo y se olvida de trabajar a fondo la técnica, tan necesaria a estas edades. Argumenta que en los ejercicios que propone ya está integrado el concepto técnico. Es cierto pero sin seguir un programa. Posiblemente no se ofrecen buenos fundamentos al jugador en los aspectos técnicos pese a que lógicamente se incluyen en los ejercicios que propone el entrenador.

El club debe tener un programa estructurado según las edades. Debe ser la pauta de trabajo. Es un programa que se puede ir mejorando año tras año pero debe existir. De esta forma queda claro qué es lo que se debe enseñar en cada etapa del club.

El simil más interesante puede ser el de un colegio o una universidad. Los profesores tienen un plan de estudios y unos contenidos para cada etapa del aprendizaje. Eso le ayuda al profesor a preparar sus clases de acuerdo con esos objetivos. Lo mismo ocurre en el fútbol aunque por desgracia la mayor parte de los clubes dejan que sean los entrenadores los que decidan qué tienen que enseñar en el campo de fútbol. Es un grave error.

Si quieres mejorar la calidad de tu club, es fundamental establecer un PLAN DE ENTRENAMIENTO ESTRUCTURADO.

Aquí te presento una estructura básica para diseñar dicho plan:

Antes de que un entrenador de tu club comience el plan de entrenamiento, es importante realizar una evaluación inicial de cada jugador para identificar sus fortalezas, debilidades y necesidades específicas. Debes realizar pruebas técnicas, físicas y tácticas, así como una evaluación de su nivel de condición física y aspectos mentales.

Teniendo como base la evaluación inicial, el entrenador establece objetivos claros y alcanzables tanto a nivel individual como colectivo. Estos objetivos están relacionados con el desarrollo técnico, táctico, físico y mental de los jugadores, así como con el rendimiento del equipo.

El plan de entrenamiento está formado por sesiones específicas que contengan los diferentes aspectos del juego. Por ejemplo, programa sesiones dedicadas al desarrollo de habilidades técnicas, como el control del balón y el pase. O sesiones de táctica colectiva, acondicionamiento físico y aspectos mentales. Recomendamos trabajar de forma integrada. Sin embargo hemos de tener en cuenta que no siempre es el mejor método para el aprendizaje a largo plazo. 

Existe un gran debate que nos llevaría tiempo resolver. Existen diversas metodologías para el aprendizaje del fútbol: analítico, mixto, integrado. Cada una de ellas aporta aspectos positivos y negativos que habría que tener muy en cuenta.

Este enfoque se centra en la enseñanza y el aprendizaje de habilidades futbolísticas en un contexto de juego. En lugar de separar las habilidades técnicas y tácticas, se busca integrarlas directamente en situaciones de juego reales. 

Los ejercicios y juegos se diseñan de manera que los jugadores apliquen las habilidades que están aprendiendo en situaciones reales de juego. El objetivo es que los jugadores puedan transferir lo que han aprendido en los entrenamientos a situaciones de juego real.

Ventajas del Método Integrado

  • Los jugadores desarrollan una comprensión más profunda de cómo aplicar las habilidades en situaciones de juego real.
  • Se fomenta la toma de decisiones y el pensamiento táctico desde el principio.
  • Los entrenamientos se vuelven más dinámicos y atractivos para los jugadores.

Inconvenientes del Método Integrado

  • Puede ser más difícil de implementar, ya que requiere una planificación cuidadosa para crear situaciones de juego que sean adecuadas para el nivel de los jugadores.
  • Algunos jugadores podrían necesitar un enfoque más analítico para desarrollar habilidades técnicas específicas.

Se enfoca en descomponer las habilidades y técnicas en componentes más pequeños y específicos. Los entrenadores trabajan con los jugadores en ejercicios aislados para desarrollar aspectos individuales, como el control del balón, el pase o el regate. Una vez que los jugadores han dominado estas habilidades a nivel individual, se busca integrarlas en situaciones de juego más complejas.

Ventajas del Método Analítico

  • Los jugadores pueden concentrarse en perfeccionar habilidades específicas de manera más precisa.
  • Es útil para corregir errores técnicos y mejorar la técnica básica.
  • Puede ser más fácil de implementar y adaptar para jugadores de diferentes niveles.

Inconvenientes del Método Analítico

  • Puede haber una desconexión entre las habilidades individuales y su aplicación en situaciones de juego real.
  • Los jugadores podrían perder la comprensión del contexto táctico al centrarse en ejercicios aislados.

El enfoque mixto busca combinar elementos de los métodos integrado y analítico. Se trata de equilibrar la enseñanza de habilidades técnicas con su aplicación en situaciones de juego. Los entrenadores pueden comenzar con ejercicios más analíticos para desarrollar habilidades específicas y luego progresar hacia ejercicios más integrados que simulan situaciones de juego real.

Ventajas del Método Mixto

  • Combina lo mejor de ambos enfoques, permitiendo el desarrollo de habilidades individuales y su transferencia a situaciones de juego real.
  • Permite adaptarse a las necesidades y niveles de los jugadores de manera más flexible.

Inconvenientes del Método Mixto

Cada uno de estos métodos tiene sus propias ventajas e inconvenientes, y la elección del enfoque dependerá de factores como la filosofía del entrenador, el nivel de los jugadores y los objetivos del equipo. Algunos entrenadores optan por una combinación de estos métodos para lograr un desarrollo integral y equilibrado de los jugadores.

Personalmente recomiendo el método mixto para un club de fútbol base y es importante que los entrenadores de tu club estén convencidos de esto.

Para convencerles, es importante razonarlo. Este enfoque mixto busca combinar lo mejor de los métodos integrado y analítico, lo que permite abordar tanto las habilidades técnicas como las tácticas de manera equilibrada. 

  1. El objetivo del fútbol base no es solo enseñar habilidades técnicas, sino también formar jugadores con una comprensión táctica profunda. El método mixto permite a los jugadores desarrollar habilidades individuales a través de ejercicios analíticos y luego aplicar esas habilidades en situaciones de juego real.

2.  Los jugadores pueden variar en términos de nivel de habilidad, experiencia y capacidad de comprensión. El método mixto ofrece flexibilidad para adaptarse a las necesidades individuales de los jugadores y permitir que cada uno progrese a su propio ritmo.

3. El fútbol es un juego en el que la técnica y la táctica están interconectadas. El método mixto asegura que los jugadores no solo adquieran habilidades técnicas, sino que también aprendan a aplicar esas habilidades en situaciones de juego real, fortaleciendo así su comprensión del juego en su totalidad.

4. La variedad en los entrenamientos puede mantener a los jugadores motivados y comprometidos. El método mixto ofrece una combinación de ejercicios analíticos y situaciones de juego real, lo que evita que los entrenamientos se vuelvan monótonos y aburridos.

5. Uno de los aspectos fundamentales del fútbol es la toma de decisiones rápida y precisa en el campo. El método mixto fomenta el desarrollo de la toma de decisiones al enfrentar a los jugadores a diversas situaciones de juego que requieren elecciones tácticas y técnicas.

6. A medida que los jugadores avanzan en las categorías y niveles de competición, necesitarán una comprensión más profunda del juego. El método mixto sienta las bases para un desarrollo continuo en el fútbol avanzado al haber proporcionado una base sólida en habilidades técnicas y tácticas.

El método mixto combina las ventajas de los enfoques integrado y analítico para brindar a los jugadores una formación completa y equilibrada. Al permitir que los jugadores desarrollen habilidades individuales y las apliquen en contextos de juego reales, ayuda a formar jugadores versátiles, inteligentes y bien preparados para los desafíos del fútbol competitivo.

El plan de entrenamiento debe ser progresivo, lo que significa que los ejercicios aumentan en complejidad y dificultad a medida que los jugadores avanzan en su desarrollo. Comienza con ejercicios básicos y fundamentales y, a medida que los jugadores adquieren habilidades y confianza, introduce ejercicios más desafiantes similares a las situaciones de juego real.

Implica dividir la temporada en diferentes fases o bloques de entrenamiento, cada uno con objetivos y énfasis específicos. Esto permite optimizar el desarrollo de los jugadores y evitar el sobre entrenamiento. Estas son sus fases:

Pretemporada:

En esta fase, el enfoque se centra en la mejora de la condición física general, el desarrollo de habilidades técnicas y la creación de una base táctica. Se trabajan aspectos como la resistencia, la fuerza y ​​la velocidad, al tiempo que se fortalecen los fundamentos técnicos.

Desarrollo:

Durante esta fase, se continúa trabajando en el desarrollo técnico, táctico y físico de los jugadores. Se introducen conceptos tácticos más avanzados y se enfatizan en la mejora de la toma de decisiones y la comprensión del juego. También se pueden programar partidos amistosos y torneos para poner en práctica lo aprendido.

Competitiva:

En esta fase, el objetivo principal es la competencia y el rendimiento en los partidos. Se continúa refinando la táctica y se realizan sesiones de entrenamiento más enfocadas en situaciones de juego real. Además, se puede realizar análisis de video y sesiones de retroalimentación para corregir errores y mejorar el desempeño.

De recuperación y evaluación:

Al final de la temporada, se dedica tiempo a la recuperación física y mental de los jugadores. Se pueden programar sesiones de baja intensidad, actividades recreativas y evaluaciones finales para analizar el progreso de los jugadores y establecer objetivos para la próxima temporada.

Es importante recordar que la periodización puede variar según las necesidades y recursos de cada club, y debe adaptarse constantemente.

Conseguir que todos los entrenadores trabajen en equipo con un programa unificado es lo ideal si deseas mejorar tu club. Puedes intentarlo por tu cuenta o acudir a un profesional con experiencia. Yo puedo ayudarte. Te adelanto que trabajar en equipo es algo que se consigue convenciendo a tus entrenadores y poniéndolos de acuerdo. Hay que ilusionarlos e involucrarlos porque de otra forma es imposible conseguirlo. Si lo impones, lo rechazarán o se irán.

Se centra en tres pilares fundamentales:

  1. Los entrenadores/formadores son la clave del éxito. La idea es comprobar con qué entrenadores se cuenta, valorar si son los entrenadores que se necesitan y trabajar con ellos a lo largo del año para que su labor con los jugadores sea realmente eficaz.
  1. Los entrenamientos. Si realmente queremos mejorar los resultados a medio y largo plazo, es necesario evaluar cómo son los entrenamientos y a partir de ahí establecer las correcciones necesarias en cuanto a metodología, programación y formas de juego.
  1. La estructura general. Una vez conocemos cómo se estructura el deporte en la entidad, podremos ofrecer propuestas de mejora estableciendo un equipo de trabajo eficaz que refuerce la labor de los entrenadores. Aquí resaltamos la figura de un coordinador o varios, fundamental para el trabajo que pretendo realizar.

Si estás interesado en recibir más información detallada no tienes más que solicitarla en este e-mail que te adjunto: 

pedromarcet@solofutbolformativo.org

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Tumblr
WhatsApp
Email
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio