Un mensaje de un niño al equipo contrario

Un mensaje de un niño al equipo contrario

Un mensaje de un niño al equipo contrario dejando claro cómo debe tratarse al rival ya que para él el fútbol es para divertirse y nada más.

¡Hola a todos, amigos!

Espero que estéis bien. Soy Bartolo, uno de los jugadores que se ha enfrentado a vosotros esta mañana.  Quería deciros unas palabras desde la emoción del partido. ¡Menudo honor compartir el campo con vosotros, chavales! Cada partido es una aventura nueva, ¿verdad?

A veces, en pleno lío del partido, se nos va la olla, ¡normal! Pero es que me encantaría recordaros lo molón que es este rollo del fútbol. No solo nos flipa jugar, sino que también nos ayuda a hacernos colegas y a aprender un montón de trucos de equipo.

Sé que durante el partido, entramos en contacto y en ocasiones recibimos golpes involuntarios. En esos momentos las emociones vuelan alto. Pero, tío, estamos aquí para disfrutar y aprender juntos. Cada uno tiene su historia, su rollo con el fútbol, y eso es lo que hace que cada partido sea más guay.

Quería lanzar una idea que creo que nos vendría de perlas. ¿Qué os parece si mantenemos el buen rollo siempre? Nos emocionamos por esos regates chulos, nos aplaudimos aunque a veces fallemos y celebramos los logros de los dos equipos. La buena sintonía no solo hace el juego más divertido, también nos ayuda a mejorar juntos.

Ah, y sobre las trampas, ¡no vale la pena! Todos sabemos que eso no mola nada. Cuando ganas con trampas, no acabas satisfecho. El fútbol es un deporte limpio, y los trucos sucios nos roban la chispa del juego. Jugamos para aprender, para divertirnos, no para hacer trampas. Además, cuando jugamos limpio, nos ganamos el respeto de todos.

Y sobre los insultos, ¡hemos de controlarnos! Lo digo por todos, mis compañeros de equipo también.Estamos aquí para pasarlo bien, no para desanimarnos entre nosotros. Si cometemos un fallo, pues vale, es parte del juego. Pero lanzar insultos no suma nada. Recordemos que, al final del día, todos somos niños disfrutando del fútbol.

Estoy seguro que, en el fondo, piensas como yo. Ganar no es lo único que importa. Sí, es guay ganar, pero lo más importante, como dice mi entrenador, es disfrutar del juego, aprender y hacer amigos. Al final, los trofeos quedan en la estantería, pero las experiencias chulas y las risas en el campo, esas sí que se quedan para siempre.

Así que, cracks, ¡que el próximo partido sea un fiestón! A seguir disfrutando, a aprender unos de otros, a respetar las reglas y, al final, nos damos la mano, ¡eso sí!

Con toda la energía,

Bartolo

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Tumblr
WhatsApp
Email
Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio